“Todos los caminos llevan a Roma; al cielo me parece que no”

Mons. Rafael ZornozaMons. Rafael Zornoza       Este fin de semana he tenido la oportunidad de disfrutar con centenares de jóvenes de la Diócesis laVigilia de la Inmaculada, y ella, nuestra madre, nos inspira la alegría del Cielo. Nuestra espera del Señor es seguir el camino del amor, que entendemos no sólo para nosotros, sino que debemos ofrecer a todos. Este es el secreto de la vida. Dice el refrán que “todos los caminos llevan a Roma”. Al cielo me parece que no. Todos los caminos no llevan a la plenitud del hombre, a la realización de la vida. Ni muchísimo menos. Hay muchos caminos que llevan a al precipicio, a la frustración y al fracaso. ¡No embotéis vuestra mente!

Parece que nuestra sociedad, a pesar de la crisis, opulenta, no puede vivir sin enajenar la mente. Es una característica social el fenómeno de la droga y el alcohol, no solo un tema comercial económico, sino que demuestra que se carece de sentido para vivir, de manera que el hombre no necesita solo distraerse sino huir, enajenarse por no enfrentarse consigo mismo, por no enfrentarse con la realidad. Este hombre que es incapaz de comprometerse, de amar, de ser fiel en el matrimonio, de dar la vida por los otros… tiene que buscar las grandes emociones, hacer de todo, inventarse cada vez más cosas más extrañas, para poder disfrutar las emociones de la vida; pero la gran emoción del compromiso es incapaz de degustarla, y la gran emoción del amor se queda a la mitad y a la primera de cambio es vencida por la tentación. Cuando realmente es el amor la profunda inspiración de su corazón, entra en un laberinto sin salida que le lleva por el camino contrario. ¿Qué modelo de vida se nos ofrece en esta sociedad, en los medios audiovisuales, en la cultura…? El vacío que termina siendo destructivo para el hombre. La diversión como huida y enajenación. Este no es el camino de la verdad, de la vida, de la realización personal, y por tanto la senda que construye la sociedad.

El tiempo del Adviento no es un tiempo fundamentalmente para dedicarnos a poner adornos, para proyectar comidas, para comprar regalos. Es tiempo de conversión, para que nos situemos en nuestras vidas y le preguntemos al Señor: ¿Qué esperas de mi, cómo puedo estar vigilante, cómo puedo transitar por los caminos de la vida, del amor, del servicio, que da verdaderamente la satisfacción de amar? ¿Cómo ser útil y sintonizar y vibrar con el corazón de Cristo? ¿Cómo vivir esperándote, recibiéndote, despierto, consciente? Madre Inmaculada, ruega por nosotros.

+ Rafael Zornoza

Obispo de Cádiz y Ceuta

Mons. Rafael Zornoza
Acerca de Mons. Rafael Zornoza 252 Artículos
RAFAEL ZORNOZA BOY nació en Madrid el 31 de julio de 1949. Es el tercero de seis hermanos. Estudió en el Colegio Calasancio de Madrid con los PP. Escolapios, que simultaneaba con los estudios de música y piano en el R. Conservatorio de Madrid. Ingresó en el Seminario Menor de Madrid para terminar allí el bachillerato. En el Seminario Conciliar de Madrid cursa los Estudios Teológicos de 1969 a 1974, finalizándolos con el Bachillerato en Teología. Ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1975 en Madrid fue destinado como vicario de la Parroquia de San Jorge, y párroco en 1983. Impulsó la pastoral juvenil, matrimonial y de vocaciones. Fue consiliario de Acción Católica y de promovió los Cursillos de Cristiandad. Arcipreste del Arciprestazgo de San Agustín y miembro elegido para el Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Madrid desde 1983 hasta que abandona la diócesis. Es Licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, donde también realizó los cursos de doctorado. Preocupado por la evangelización de la cultura organizó eventos para el diálogo con la fe en la literatura y el teatro e inició varios grupos musicales –acreditados con premios nacionales e internacionales–, participando en numerosos eventos musicales como director de coros aficionados y profesor de dirección coral. Ha colaborado además como asesor en trabajos del Secretariado de Liturgia de la Conferencia Episcopal. En octubre de 1991 acompaña como secretario particular al primer obispo de la de Getafe al iniciarse la nueva diócesis. Elegido miembro del Consejo Presbiteral perteneció también al Colegio de Consultores. Inicia el nuevo seminario de la diócesis en 1992 del que es nombrado Rector en 1994, desempeñando el cargo hasta 2010. Ha sido profesor de Teología en la Escuela Diocesana de Teología de Getafe, colaborador en numerosos cursos de verano y director habitual de ejercicios espirituales. Designado por el S.S. el Papa Benedicto XVI obispo titular de Mentesa y auxiliar de la diócesis de Getafe y fue ordenado el 5 de febrero de 2006. Hay que destacar en este tiempo su dedicación a la Formación Permanente de los sacerdotes. También ha potenciado con gran dedicación la pastoral de juventud, creando medios para la formación de jóvenes cristianos, como la Asociación Juvenil “Llambrión” y la Escuela de Tiempo Libre “Semites”, que capacitan para esta misión con la pedagogía del tiempo libre, campamentos y actividades de montaña. Ha impulsado además las Delegaciones de Liturgia, Pastoral Universitaria y de Emigrantes, de importancia relevante en la Diócesis de Getafe, así como diversas iniciativas para afrontar la nueva evangelización. Pertenece a la Comisión Episcopal de Seminarios de la Conferencia Episcopal Española –encargado actualmente de los Seminarios Menores– y a la Comisión Episcopal del Clero. Su lema pastoral es: “Muy gustosamente me gastaré y desgastaré por la salvación de vuestras almas” (2Cor 12,13). El 30 de agosto de 2011 se ha hecho público su nombramiento por el Santo Padre Benedicto XVI como Obispo electo de Cádiz y Ceuta. El 22 octubre ha tomado posesión de la Diócesis de Cadiz y Ceuta.