Apertura de la puerta santa de la Catedral de Santa María la Real de Pamplona

Año Misericordia logoLa Apertura del Año de la Misericordia en Navarra tendrá lugar el próximo día 13 de diciembre, III domingo de Adviento con la apertura de la puerta santa de la Catedral de Santa María la Real de Pamplona, a las 17:00 horas.

Como se recuerda en el subsidio para las celebraciones de apertura y conclusión del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, que ha sido preparado por la Comisión Episcopal de Liturgia de la Conferencia Episcopal Española, a partir de los materiales publicados, para este fin, por el Pontificio Consejo para la promoción de la Nueva Evangelización, el rito de apertura de la Puerta de la Misericordia en las Iglesias particulares concierne a las Iglesias de rito romano y a las Iglesias de ritos occidentales no romanos, cuya autoridad competente podrá aportar al mismo las adaptaciones requeridas por su cultura propia.

Igualmente en el subsidio se apunta en cuanto al celebrante como el obispo diocesano preside toda la celebración: lo exigen, por una parte, la índole del día del Señor y la tradición eclesial, y por otra, la circunstancia extraordinaria del Año Jubilar. La Misa del 13 de diciembre de 2015 se configurará como una Misa estacional1, para que los presbíteros, sobre todo los que son sus más estrechos colaboradores en el servicio de la dió- cesis, concelebren con el obispo; los diáconos, los acólitos y los lectores realizan cada uno el propio ministerio, y los fieles son convocados para que acudan en gran número a la celebración.

Logo del Jubileo

El logo constituye un compendio teológico de la misericordia y del lema que lo acompaña. Con el lema, tomado de Lc 6,36, Misericordiosos como el Padre se propone vivir la misericordia siguiendo el ejemplo del Padre, que pide no juzgar y no condenar, sino perdonar y amar sin medida (cfr. Lc 6,37-38).

El logo – obra del jesuita Marko I. Rupnik – se presenta como un pequeño compendio teológico de la misericordia. Muestra, en efecto, al Hijo que carga sobre sus hombros al hombre extraviado, recuperando así una imagen muy apreciada en la Iglesia antigua, ya que indicaba el amor de Cristo que lleva a término el misterio de su encarnación con la redención. El dibujo se ha realizado en modo tal de destacar el Buen Pastor que toca en profundidad la carne del hombre, y lo hace con un amor capaz de cambiarle la vida. Además, es inevitable notar un detalle particular: el Buen Pastor con extrema misericordia carga sobre sí la humanidad, pero sus ojos se confunden con los del hombre. Cristo ve con el ojo de Adán y este lo hace con el ojo de Cristo.

Así, cada hombre descubre en Cristo, nuevo Adán, la propia humanidad y el futuro que lo espera, contemplando en su mirada el amor del Padre. La escena se coloca dentro la mandorla que es también una figura importante en la iconografía antigua y medieval por cuanto evoca la con presencia de las dos naturalezas, divina y humana, en Cristo. Los tres óvalos concéntricos, de color progresivamente más claro hacia el externo, sugieren el movimiento de Cristo que saca al hombre fuera de la noche del pecado y de la muerte. Por otra parte, la profundidad del color más oscuro sugiere también el carácter inescrutable del amor del Padre que todo lo perdona.

El logo ha sido debidamente registrado ante los organismos internacionales competentes para evitar cualquier uso inapropiado y salvaguardar su propiedad. Es obvio que cualquier uso distinto al puramente religioso deberá ser aprobado por el Pontificio Consejo y cualquier abuso en este sentido será denunciado.

En este caso, su utilización por parte de la Delegación Episcopal del Año Santo Jubilar de la Diócesis de Pamplona y de Tudela (Navarra-España) cuenta con la autorización expresa de Alessandro BIANCONE (Segreteria per il Giubileo della Misericordia) con fecha 16 de octubre de 2015.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).