El Jubileo extraordinario de la Misericordia

Mons. Salvador Gimenez VallsMons. Salvador Giménez        El papa Francisco nos ha invitado a todos los cristianos a vivir la misericordia de Dios. Para ello ha convocado un jubileo de unos meses de duración, tiempo que nos ayudará a profundizar en la relación amorosa de Dios con la humanidad. Es ésta una realidad que ya la hemos experimentado a lo largo de nuestra vida desde el ámbito familiar y parroquial hasta nuestras intervenciones como adultos en mil colaboraciones solidarias. Es un tiempo de gracia que nos sirve a todos para reavivar y para proyectar con más autenticidad nuestra vida cristiana.

El inicio de este AÑO DE LA MISERICORDIA será el día 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción. La clausura está fijada para la fiesta de Cristo Rey a finales de noviembre. En el documento de convocatoria el Papa nos proponía el objetivo general: “Contemplar el misterio de la misericordia para que haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes”.

En la celebración que tendrá lugar el próximo martes en la plaza de san Pedro de Roma para dar comienzo al referido año habrá un dato significativo, el Papa abrirá la Puerta Santa por la que entrará y comenzará a vivir el Jubileo. Quienes lo deseen podrán cruzar también la Puerta y beneficiarse de las gracias que ello comporta con una adecuada revisión de vida, confesión sacramental y propósito de actuar en la propia vida al estilo compasivo de Jesucristo, el verdadero rostro de la misericordia del Padre.

Durante ese tiempo se ha organizado una serie de actividades oracionales, celebrativas y festivas que congregarán en Roma a multitud de cristianos. Podréis seguir por los medios de comunicación social el desarrollo de este gran acontecimiento. Os animo a que lo hagáis, viviréis una intensa experiencia eclesial.

En nuestra diócesis la apertura de este año tendrá lugar en la catedral el próximo domingo, día 13 de diciembre, a las 17 horas. El desarrollo del acto será similar al del Vaticano, adaptado a las características de nuestra realidad eclesial. Se añadirá un aspecto nuevo que, durante estos últimos años, se había puesto a principio de curso: el acto del envío de los distintos agentes pastorales a la realización de las diversas tareas parroquiales y diocesanas que la Iglesia les ha encomendado y el obispo les propone para cada período de tiempo. Es un momento muy significativo para toda la comunidad y todos llegamos a percibir la importancia de la pertenencia a la diócesis a la que, con nuestro esfuerzo y dedicación, presentamos al mundo con la fidelidad a Cristo y con la autenticidad pedida por la Iglesia y planteada como un gran desafío para la evangelización de nuestra sociedad. Agradezco sinceramente vuestra colaboración. Es grande el número de cristianos que se forman conscientemente para dar una adecuada respuesta y tratan de ser buenos testigos del Señor.  Os animo a la participación a quienes todavía no pertenecéis a ningún grupo cristiano de trabajo. Necesitamos sumar el trabajo de todos. Queremos el compromiso estable de muchas personas que presten sus cualidades al servicio de los demás.

Uniendo las dos intenciones expresadas acabo con una pequeña advertencia. La celebración del Año de la Misericordia no supone multiplicar las actividades pastorales sino que todo lo programado por los distintos organismos diocesanos y parroquiales, por los movimientos apostólicos adquiera el color compasivo y misericordioso que protagoniza Jesucristo en el evangelio. Se trata de que todos los cristianos muestren al mundo el rostro de la ternura, de la delicadeza y de la acogida que han aprendido. Se trata de renovar nuestro ser para que pueda cambiar nuestro pensamiento, nuestro corazón y nuestra propia acción. Nos proponemos anunciar constantemente la misericordia del Padre y la cercanía y compasión con nuestros hermanos.

+Salvador Giménez

Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 168 Artículos
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.