Abrir la Puerta Santa del Año de la Misericordia

Mons. Carlos EscribanoMons. Carlos Escribano     Con el sencillo gesto de abrir la Puerta Santa se iniciara oficialmente el Jubileo Extraordinario de la Misericordia, convocado por el Papa Francisco. En Roma se abrirá el 8 de  Diciembre, solemnidad de Inmaculada Concepción de la Virgen María, que coincide este año con los cincuenta años de la clausura del Concilio Vaticano II.

En todas las diócesis del mundo el gesto de abrir la Puerta Santa tendrá lugar en el tercer domingo de Adviento. En concreto en la Diócesis de Teruel y Albarracín tendrá lugar el sábado 12 de Diciembre en la Catedral de Teruel, a las 6 y media de la tarde. También nosotros abriremos la Puerta de la Misericordia en una sencilla celebración, a la que todos estáis invitados.  Como tendréis la oportunidad de comprobar, nuestra puerta recoge la respuesta del Papa en la Audiencia del pasado 18 de Noviembre: “¿Como se  llama la puerta de Dios? ¡Jesús!”. Sí, una imagen de Jesús, pintada por el hermano Alfredo Colás, franciscano de nuestra comunidad de Teruel, preside nuestra Puerta Santa de la Misericordia en la Catedral, dando paso a una preciosa catequesis artística sobre la Misericordia de Dios en la Sagrada Escritura que culmina invitándonos a comprometernos con los demás a través de las obras de misericordia, corporales y espirituales.

La Puerta santa que abramos ese día en la Catedral evoca la Puerta realmente importante: “la gran puerta de la Misericordia de Dios —y esa es una puerta hermosa—, que acoge nuestro arrepentimiento ofreciendo la gracia de su perdón. La puerta está generosamente abierta, pero es necesario un poco de coraje por nuestra parte para cruzar el umbral. Cada uno de nosotros tiene dentro de sí cosas que pesan. ¡Todos somos pecadores! Aprovechemos este momento que viene y crucemos el umbral de esta misericordia de Dios que nunca se cansa de perdonar, ¡nunca se cansa de esperarnos! Nos mira, está siempre a nuestro lado. ¡Ánimo! Entremos por esta puerta”. (Francisco, Audiencia General, 18-11-2015). Cualquiera que la atraviese debe experimentar el amor de Dios que consuela, que perdona y que ofrece esperanza. Es un momento de comunión y renovación espiritual. Atravesar la Puerta Santa requiere de una serena toma de conciencia. No es un gesto vacio o meramente formal. Es pedir a Dios que nos abrace con su misericordia, comprometiéndonos nosotros a ser misericordiosos con los demás.

En la exposición catequética de la Catedral, veréis que aparece también María, Madre de la Misericordia. A través de su intercesión y mediación, la misericordia de Dios “llega a sus fieles, de generación en generación” (Lc. 1, 50). También a nosotros, a nuestra generación,  que queremos atravesar esa puerta con motivo de este Año de la Misericordia, para convertirnos en solícitos servidores de nuestros hermanos utilizando con ellos la medicina de la misericordia, proponiéndoles remedios alentadores en vez de funestos presagios (Cf. Misericordiae Vultus nº 4).

En días sucesivos, a partir del 13 de Diciembre,  se irán abriendo las puertas de otros santuarios y lugares de culto elegidos en nuestra diócesis para facilitar nuestra peregrinación a los mismos, para poder vivir con intensidad e implicación la gracia del Jubileo e intentar convertirnos en “Misericordiosos como el Padre”. En todos los arciprestazgos se ha designado al menos un lugar emblemático para facilitar a todos los fieles el poder vivir con sencillez y gratitud este Año de la Misericordia.

Os invito nuevamente a participar en la ceremonia de apertura de la Puerta Santa del Jubileo extraordinario de la Misericordia, el 12 de Diciembre en nuestra catedral de Teruel.

   + Carlos Escribano Subías,
Obispo de Teruel y de Albarracín

Mons. Carlos Escribano Subías
Acerca de Mons. Carlos Escribano Subías 175 Artículos
Monseñor Carlos Manuel Escribano Subías nació el 15 de agosto de 1964 en Carballo (La Coruña), donde residían sus padres por motivos de trabajo. Su infancia y juventud transcurrieron en Monzón (Huesca). Diplomado en Ciencias Empresariales, trabajó varios años en empresas de Monzón. Más tarde fue seminarista de la diócesis de Lérida -a la que perteneció Monzón hasta 1995-, y fue enviado por su obispo al Seminario Internacional Bidasoa (Pamplona). Posteriormente, obtuvo la Licenciatura en Teología Moral en la Universidad Gregoriana de Roma (1996). Ordenado sacerdote en Zaragoza el 14 de julio de 1996 por monseñor Elías Yanes, ha desempeñado su ministerio en las parroquias de Santa Engracia (como vicario parroquial, 1996-2000, y como párroco, 2008-2010) y del Sagrado Corazón de Jesús (2000-2008), en dicha ciudad. En la diócesis de Zaragoza ha ejercido de arcipreste del arciprestazgo de Santa Engracia (1998-2005) y Vicario Episcopal de la Vicaría I (2005-2010). Como tal ha sido miembro de los Consejos Pastoral y Presbiteral Diocesanos. Además, ha sido Consiliario del Movimiento Familiar Cristiano (2003-2010), de la Delegación Episcopal de Familia y Vida (2006-2010) y de la Asociación Católica de Propagandistas (2007-2010). Ha impartido clases de Teología Moral en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón desde el año 2005 y conferencias sobre Pastoral Familiar en diferentes lugares de España. Finalmente, ha formado parte del Patronato de la Universidad San Jorge (2006-2008) y de la Fundación San Valero (2008-2010). Benedicto XVI le nombró obispo de Teruel y de Albarracín el 20 de julio de 2010, sucediendo a monseñor José Manuel Lorca Planes, nombrado Obispo de Cartagena en julio de 2009. Ordenado como Obispo de Teruel y de Albarracín el 26 de septiembre de 2010 en la S. I. Catedral de Teruel.