Albergue de peregrinos en Fuenterroble de Salvatierra, punto de encuentro ecuménico en la Vía de la Plata

Salamanca Blas RodríguezEl pasado 7 noviembre se inauguró la Casa de Noruega que se ha construido en el patio de la casa parroquial del Albergue de peregrinos de Fuenterroble de Salvatierra, en la diócesis de Salamanca. En el acto estuvo presente, entre otras personalidades, el director de los Centros de Peregrinación de Noruega, D. Peter Gunnar Hagelien. Entrevistamos al presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago -Acasan-, el sacerdote Blas Rodríguez, promotor de esta iniciativa.

¿Por qué esta casa de Noruega?

Se trata de un homenaje a la expedición que se realizamos hace dos años a este país nórdico. Nuestra idea es transformar el albergue de peregrinos de Fuenterroble en un campo de las naciones y punto de encuentro ecuménico, con la ayuda de voluntarios. Gracias al trabajo de estos voluntarios estamos construyendo distintas casas entorno al patio y las instalaciones que ya existen.

El albergue se ha quedado pequeño, y con estas nuevas construcciones podemos dar cabida al gran número de peregrinos extranjeros que cada año realizan la peregrinación a Santiago de Compostela por la Vía de la Plata. Dentro del albergue ya existe la casa de América, y más adelante dentro del proyecto contemplamos la construcción de la casa de Italia,… y así sucesivamente iremos recordando las peregrinaciones que vamos realizando, formando un conjunto de las naciones.

¿Qué servicios ofrece?

Está confeccionada conforme a los materiales y arquitectura del país nórdico y permite conocer un recorrido histórico por este país, su vinculación reciente con Fuenterroble y la historia, entre otros, de San Olaf, protagonista de una ruta peregrina en el país, o de la princesa Cristina de Noruega, que se casó en Castilla con un hermano del rey Alfonso X, “El Sabio”. La casa, además, cuenta con dos camas y un lavabo para acoger a los peregrinos de este país que visiten nuestra localidad.

¿Qué es lo que pretendéis con este tipo de alojamiento?

El objetivo principal es que los peregrinos de todas las nacionales que pasan por aquí puedan encontrarse como en su casa en pleno corazón de la Vía de la Plata. Y en segundo lugar, convertir el albergue de Fuenterroble en un punto de encuentro ecuménico de convivencia y referencia en la peregrinación a Santiago de Compostela por la Vía de la Plata, donde podemos compartir juntos también la fe, ya que la mayoría de los peregrinos que nos visitan son luteranos, ortodoxos, católicos, anglicanos,…

Estas casas son un paso más para la unión de los países y ofrecen la oportunidad de seguir proyectando actividades en conjunto, todo lo que sea crear puentes de comunicación y comunión entre unos y otros siempre es positivo y realmente hermoso.

¿Qué tipo de peregrinos pasan por la Vía de Plata?

Por aquí pasa gente de todo el mundo: noruegos, finlandeses, alemanes, franceses, americanos, australianos,… el camino de Santiago es universal. La peregrinación es algo tan innato en el hombre que a la gente le va ponerse en camino. Ahora mismo estamos viviendo una época en la que estamos redescubriendo lo sano, agradable e importante que es caminar,…

¿Cuántos peregrinos se alojan durante todo el año en vuestro albergue?

En el albergue de Fuenterroble acogemos una media de 3.000 peregrinos al año. Si tenemos en cuenta que por la Vía de la Plata transcurren cada año entre 5.000 y 7.000 peregrinos, sin duda es reseñable que casi la mitad pernocten en nuestro albergue.

¿Qué actividades ofrecéis en el albergue?

Además del albergue promocionamos la Vía de la Plata, la peregrinación y la espiritualidad del Camino de Santiago. Siempre es abrir una ventana al mundo para que todos nos podamos enriquecer de los dones, las cualidades e inquietudes y talentos de los peregrinos que se ponen en camino.

(Diócesis de Salamanca)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).