Recordando el trabajo de la comunidad diocesana

Mons. Salvador Gimenez VallsMons. Salvador Giménez        Es de bien nacidos ser agradecidos, dice un viejo refrán que todos hemos repetido en más de una ocasión. Lo aplicamos a realizaciones personales que concretamos en nuestros padres, amigos o profesores y también a obras colectivas, fruto del trabajo de muchas personas que se han esforzado en ofrecer para quienes recogen el testigo lo mejor que tenían y pensaban. Así lo hizo nuestra comunidad diocesana en un texto elaborado a finales del curso pasado que tenía como objetivo presentar los aspectos eclesiales de los años inmediatamente anteriores y dar a conocer los objetivos o las aspiraciones de los años venideros para nuestra diócesis de Lleida.

Y es mucho de agradecer por mi parte que recogía el testigo del obispo Piris como responsable de la diócesis y que deseaba cumplir de la mejor manera posible todos los acentos que tantos cristianos y comunidades fijaron en un folleto que, en pocas páginas, recogía muchas horas de reflexión, de reuniones y de beneficiosas actividades sociales. Quienes fuisteis protagonistas lo recordáis con cariño y con un compromiso expreso de articular propuestas para el futuro. Quienes no conozcáis la trayectoria diocesana me es grato daros información e invitar a sumar vuestro esfuerzo al nuestro. Tenéis las puertas abiertas en esta obra que quiere llegar a toda la sociedad.

Ha pasado un trimestre de este curso y me parece un buen momento para repasar el contenido del mencionado folleto titulado “Església de Lleida, què dius de tu mateixa?” y procurar que el trabajo realizado no se quede en el cajón del olvido. Nos es necesario para todos.

Empezaba con una breve introducción del obispo en la que pedía: “Amb la nostra vida, amb el nostre entusiasme, fem-los partíceps de la nostra joia de creure i donem-los raons de la nostra esperança. Amb mosdèstia, pero amb convenciment…” Palabras hermosas y comprometidas que nos llegan al corazón y nos obligan a preguntarnos ¿lo llevamos a cabo?

Continuaba con una magnífica ponencia del Dr. Joan Viñas en la que resumía los acontecimientos recientes de nuestra Iglesia con los documentos elaborados desde el Concilio Vaticano II hasta la Exhortación Apostólica del papa Francisco La alegría del Evangelio que han servido de soporte para nuestra vida diocesana. Terminaba proponiendo cuatro talleres que coincidían con las Cuatro Áreas de Cooperación de nuestra diócesis añadiendo un quinto taller sobre las vocaciones al ministerio, como uno de los retos más urgentes con vistas al futuro. Os los recuerdo: Anunciar el Evangelio en nuestra sociedad; la Parabra de Diós y los sacramentos en nuestras Iglesias; la solicitud por los más pobres y marginados; la comunión eclesial y la coordinación interdiocesana de nuestras Iglesias y finalmente, el desvelo de las vocaciones al ministerio: presbíteros, diáconos y animadores de comunidad.

Terminaba el folleto con un resumen de las aportaciones a la Asamblea Diocesana 2015. Hay muchas sugerencias de las diversas Áreas pastorales con los diversos retos y signos de esperanza que se vislumbran. En este corto espacio de información es imposible enumerar todas las afirmaciones que los grupos de trabajo aportaron para la buena marcha de la diócesis. Ya hice un breve comentario en una glosa a principio del curso. Desearía que el clero, los religiosos y todos los laicos continuaran con esa dinámica de búsqueda de una más auténtica evangelización y que nadie olvidara el trabajo del pasado para construir un futuro mejor sin saltos en el vacío. Os aconsejo una nueva lectura y reflexión del mencionado folleto. Nos servirá de mucho a todos.

+Salvador Giménez

Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 168 Artículos
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.