La archidiócesis de Barcelona ya cuenta con veintiséis beatos más

Barcelona descarga (45)La archidiócesis de Barcelona cuenta con nuevos beatos. Se trata de Fray Frederic de Berga y veinticinco compañeros de la Orden de los capuchinos menores que murieron entre los años 1936-1939. La ceremonia de beatificación, con un tono muy franciscano, reunió el pasado sábado 21 de noviembre a miles de personas entre capuchinos, familiares de los mártires y fieles de la diócesis. Llena a rebosar, los primeros bancos de la Catedral de Barcelona quedaron invadidos por frailes capuchinos. Presidida por el Cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, la celebración comenzó con el rito de beatificación y, en concreto, con la lectura de la Carta apostólica que elevaba a los veintiséis capuchinos a los altares. La misa estuvo concelebrada por el Cardenal Sistach y por el nuncio, Mons. Renzo Fratini, así como por casi todos los demás obispos de la Tarraconense.

Una arqueta con una historia escondida

Después de leer la carta apostólica, se cantaron los gozos que se habían creado para la ocasión mientras se descubría un retablo dedicado a los mártires. Con la imagen del Cristo de San Damián como protagonista, los compañeros de Fray Frederic de Berga y él mismo llenaban los alrededores del retablo, que maravilló a todos los asistentes mientras entonaban «Dadnos vuestra fe valiente, hermanos mártires capuchinos».

Las reliquias de los beatos entraron en procesión hasta el altar donde el Cardenal Amato las incensó. La arqueta de madera donde se habían depositado los restos tenía una historia escondida: había sido utilizada, durante los años de la Guerra Civil, como un sagrario por uno de los capuchinos martirizados. También el cáliz utilizado durante la celebración pertenecía a un mártir.

Acto de misericordia en comunión 

La misa alternó el latín, el catalán y el castellano. En su homilía, el Cardenal Amato recordó que «durante la persecución religiosa de los años 30 del siglo pasado, la Iglesia española se convirtió en un verdadero campo de muertes con la eliminación de víctimas inocentes». También recalcó que muchos eran jóvenes, con sueños de antemano, y aún así se dieron completamente a Dios.

La ceremonia de beatificación finalizó con las palabras de agradecimiento del Cardenal Sistach -quien admitió que es «un honor muy grande a nivel de nuestra fe» – y del ministro general de los frailes menores capuchinos, Mauro Johri, quien recordó que aún hoy hay personas que dan su vida por Dios tal como hicieron sus hermanos. Una vez terminada la eucaristía, el Cardenal Amato, junto con el Cardenal Sistach, saludó a las autoridades políticas: a la consejera de Gobernación, Meritxell Borràs; al consejero de Justicia, Germà Gordó; y al Director General de Asuntos Religiosos, Enric Vendrell.

La festividad que se ha escogido para celebrar el testimonio de fe de los capuchinos mártires es el 6 de noviembre.

Lista completa de estos veintiséis mártires, por el orden en que murieron, es la siguiente:

  • fray Prudenci de Pomar de Cinca.
  • fray Eloi de Bianya, junto a fray Cebrià de Terrassa y los estudiantes fray Miquel de Bianya y fray Jordi de Santa Pau.
  • fray Modest de Mieres junto a fray Àngel de Ferreries.
  • fray Rafel de Mataró.
  • fray Feliu de Tortosa.
  • fray Agustí de Montclar.
  • fray Anselm d’Olot.
  • fray Benigne de Canet de Mar.
  • fray Tarsici de Miralcamp.
  • fray Marçal de Vilafranca.
  • fray Vicenç de Besalú.
  • fray Zacaries de Llorenç del Penedès.
  • fray Bonaventura d’Arroyo Cerezo.
  • fray Josep de Calella.
  • fray Timoteu de Palafrugell.
  • fra Eudald d’Igualada.
  • fray Alexandre de Barcelona.
  • fray Martí de Barcelonafra Doroteu de Vilalba.
  • fray Remigi de Papiolfra Pacià Maria de Barcelona.
  • fray Frederic de Berga, quien había sido provincial, como religioso más longevo encabeza la lista oficial de mártires, en este caso murió en Barcelona.

(Archidiócesis de Barcelona)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).