La Iglesia pierde su sentido si no es misionera

Mons. Rafael ZornozaMons. Rafael Zornoza         En la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española. Llenos de deseos y proyectos que servirán a la Iglesia y al mundo actual. Un nuevo Plan Pastoral 2016-2020 elaborado teniendo en cuenta la exhortación apostólica del Papa Francisco, “Evangelii Gaudium”, centrada en el anuncio de la alegría del Evangelio en el mundo de hoy.

 

Hemos de cooperar en un pensamiento que ha de fructificar en diálogo para que llegue a plasmarse en experiencia vivida y compartida. En el pensamiento del Santo Padre hemos escuchado repetidas veces el deseo de
aprender una teología con una orientación que nos haga ser discípulos misioneros, apóstoles misioneros con un talante enteramente dirigido a la evangelización práctica.

¿Cómo conseguirlo? Seguramente será posible una vez que hagamos nuestros tres de los rasgos que, a mi modo de ver, tienen más fuerza en su Exhortación Apostólica. Los presento con la intención de hacer juntos esa búsqueda.

En primer lugar es necesario integrar que estamos en “una Iglesia en salida” (cf. EG 20. 24). El Papa Francisco ha renovado aquel pensamiento presente en H.U. V. Balthasar cuando decía que el centro de la iglesia está en la periferia, pues la misión hace salir a Cristo de si mismo para ir al encuentro de los pecadores y alejados. Siempre debemos vivir en situación de salida para que llegue a todos el evangelio, el amor de Dios Se comprende de este modo que debamos ser “discípulos misioneros que primerean, se involucran, acompañan, fructifican y festejan”.

En segundo lugar hemos de recordar que el Kerigma es el centro de la evangelización (EG 164-165). El permanente anuncio del amor que salva por Cristo apela a la libertad, a nuestra cercanía, al diálogo, a la paciencia. Estamos llamados a anunciar a Cristo salvador que nos redime del pecado y la muerte eterna. Es el centro de la predicación de la fe que la iglesia hoy ha de repetir constantemente como instrumento para que los hombres se encuentren con Dios. Esto no compromete de modo que estamos llamados a ser presencia de Cristo en todo momento y lugar.

No podemos olvidar, finalmente, la dimensión social de la evangelización (EG 176-179) pues, como nos recuerda Francisco, el kerigma tiene un sentido social cuyo su centro es la caridad. El efectivo amor fraterno se muestra eminentemente en Mt 25, donde Jesús mismo muestra que el servicio de la caridad apela a la esencia de la iglesia. La Doctrina Social de la Iglesia, aún siendo “doctrina” ha de dar paso en la práctica de nuestro servicio la evangelización a una caridad evangelizadora.

No es fácil integrar nuestra enseñanza y aprendizaje de la fe en estos aspectos de modo que se renueve la perspectiva de la pastoral a la que hemos de servir, motivados por el deseo de profundizar en una fe vivida al servicio de la nueva evangelización. Por esto debemos pedir a Dios la gracia de asimilarlo haciendo vida la sabiduría de Dios y cumplir la misión que nos ha encomendado.

+ Rafael Zornoza

Obispo de Cádiz y Ceuta

Mons. Rafael Zornoza
Acerca de Mons. Rafael Zornoza 253 Articles
RAFAEL ZORNOZA BOY nació en Madrid el 31 de julio de 1949. Es el tercero de seis hermanos. Estudió en el Colegio Calasancio de Madrid con los PP. Escolapios, que simultaneaba con los estudios de música y piano en el R. Conservatorio de Madrid. Ingresó en el Seminario Menor de Madrid para terminar allí el bachillerato. En el Seminario Conciliar de Madrid cursa los Estudios Teológicos de 1969 a 1974, finalizándolos con el Bachillerato en Teología. Ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1975 en Madrid fue destinado como vicario de la Parroquia de San Jorge, y párroco en 1983. Impulsó la pastoral juvenil, matrimonial y de vocaciones. Fue consiliario de Acción Católica y de promovió los Cursillos de Cristiandad. Arcipreste del Arciprestazgo de San Agustín y miembro elegido para el Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Madrid desde 1983 hasta que abandona la diócesis. Es Licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, donde también realizó los cursos de doctorado. Preocupado por la evangelización de la cultura organizó eventos para el diálogo con la fe en la literatura y el teatro e inició varios grupos musicales –acreditados con premios nacionales e internacionales–, participando en numerosos eventos musicales como director de coros aficionados y profesor de dirección coral. Ha colaborado además como asesor en trabajos del Secretariado de Liturgia de la Conferencia Episcopal. En octubre de 1991 acompaña como secretario particular al primer obispo de la de Getafe al iniciarse la nueva diócesis. Elegido miembro del Consejo Presbiteral perteneció también al Colegio de Consultores. Inicia el nuevo seminario de la diócesis en 1992 del que es nombrado Rector en 1994, desempeñando el cargo hasta 2010. Ha sido profesor de Teología en la Escuela Diocesana de Teología de Getafe, colaborador en numerosos cursos de verano y director habitual de ejercicios espirituales. Designado por el S.S. el Papa Benedicto XVI obispo titular de Mentesa y auxiliar de la diócesis de Getafe y fue ordenado el 5 de febrero de 2006. Hay que destacar en este tiempo su dedicación a la Formación Permanente de los sacerdotes. También ha potenciado con gran dedicación la pastoral de juventud, creando medios para la formación de jóvenes cristianos, como la Asociación Juvenil “Llambrión” y la Escuela de Tiempo Libre “Semites”, que capacitan para esta misión con la pedagogía del tiempo libre, campamentos y actividades de montaña. Ha impulsado además las Delegaciones de Liturgia, Pastoral Universitaria y de Emigrantes, de importancia relevante en la Diócesis de Getafe, así como diversas iniciativas para afrontar la nueva evangelización. Pertenece a la Comisión Episcopal de Seminarios de la Conferencia Episcopal Española –encargado actualmente de los Seminarios Menores– y a la Comisión Episcopal del Clero. Su lema pastoral es: “Muy gustosamente me gastaré y desgastaré por la salvación de vuestras almas” (2Cor 12,13). El 30 de agosto de 2011 se ha hecho público su nombramiento por el Santo Padre Benedicto XVI como Obispo electo de Cádiz y Ceuta. El 22 octubre ha tomado posesión de la Diócesis de Cadiz y Ceuta.