Cristo Rey. ¿Qué has hecho de este año?

Mons. Francesc Pardo i ArtigasMons. Francesc Pardo i Artigas         Este domingo finalizamos el año de la liturgia de la Iglesia con la fiesta de Cristo Rey.

Dicha expresión —para algunos poco acertada, y que se debe contextualizar en el tiempo— equivale a decir: “Cristo es el Señor”.

Así es como se ha alabado a Cristo, se le ha cantado, invocado… pero algunos, en tiempos ya lejanos, utilizaban la expresión para golpear y vejar a los que consideraban enemigos de Jesucristo. No es que me lo hayan explicado, sino que lo he vivido personalmente. Por todo ello se nos impone vivir el verdadero significado de la fiesta.

Del mismo modo, al finalizar un año de nuestras celebraciones, hemos de ser conscientes que es un tiempo ya pasado y que no volveremos a vivir. De aquí la pregunta: ¿Qué hemos hecho de este año?

Un salmo nos invita a orar: “Enseñadnos a contar nuestros días para adquirir la sabiduría del corazón”.

Para entender bien la fiesta y valorar el año litúrgico que finaliza, debemos cambiar de diccionario, utilizar el de Jesús de Nazaret, y después revisar cómo lo hemos vivido desde el primer domingo de adviento del año pasado.

“¿Tú eres rey?”, pregunta el representante del hombre más poderoso de la tierra, el emperador de Roma, a un pobre hombre para quien se pide la pena de muerte, la crucifixión: un tal Jesús de Nazaret. La respuesta del nazareno es totalmente desconcertante: “¡Sí, yo soy rey!”. Su misión es dar testimonio de la verdad, para ello ha venido al mundo.

Es cierto que Jesús se proclama rey, pero utiliza su “diccionario” para expresar el significado de su “ser rey”.

Está claro que Jesús no presentaba ni el aspecto, ni el talante, ni las aspiraciones de lo que todos entendemos por ser rey, de acuerdo con la historia humana. Nada que ver con palacios, escolta, lujos, aristocracia, poder, riqueza, refinamiento… Y pese a ello, responde: “Soy rey”. Para Jesús ser rey es dar testimonio de la verdad, y la afirmación sugiere algunas pistas. Si nos fijamos en su vida y en las expresiones evangélicas que manifiestan por qué ha venido y qué hace, descubrimos:

–   El Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar la vida.

 

–  No ha venido a condenar, sino a buscar y salvar a quien estaba perdido.

–    “Yo he venido para que tengáis vida, y vida eterna”.

–    Para que aquellos que no ven, puedan ver.

–    Para buscar la oveja perdida.

–    Para perdonar les pecados, para sanar…

–    Para proclamar el amor de Dios, que es Padre.

–    Para perdonar a los enemigos…

–    Ha venido para vencer a la muerte, muriendo. Señor de la Vida.

Es desde esta “verdad” como podemos mirar atrás y contemplar el año que hemos vivido. La revisión no ha de ser motivo de tortura, sino que ha de servir para vivir en paz y confianza y adquirir la “sabiduría del corazón”.

–   ¿Hemos servido sinceramente a los que siguen el camino de la vida junto a nosotros, familiares, vecinos, compañeros de profesión, hermanos en la comunidad cristiana y a las personas que viven con déficits materiales o espirituales?

–   ¿Hemos sido propensos a juzgar y condenar, sin esforzarnos lo suficiente en ofrecer ayuda? ¿Hemos perdonado a quien nos ha ofendido?

– ¿Hemos procurado acoger la Vida que nos ofrece Jesucristo celebrando la Eucaristía y después ayudando a las personas en su vida?

–  ¿Hemos sido capaces de mostrar por medio de nuestra vida y nuestras palabras confianza en Dios? ¿Hemos dado testimonio de nuestra confianza en Jesucristo?

En el diccionario de Jesús, reinar es amar y servir hasta la última gota de sangre y hasta el último suspiro de vida. ¿Ha sido así en el nuestro?

 

+Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 371 Artículos
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.