Beato Francisco Palau y Quer

Tortosa Obispo Enrique BenaventMons. Enrique Benavent         En el marco de la celebración del año de la vida consagrada presentamos este mes la figura del beato Francisco Palau y Quer, fundador de dos congregaciones religiosas: las Carmelitas Misioneras Teresianas, que en nuestra diócesis dirigen un colegio en Amposta y otro en San Carlos de la Rápita; y las Carmelitas Misioneras, que, hasta hace unos meses, también colaboraban pastoralmente en la parroquia de la Virgen del Rosario de Tortosa.

El Padre Palau nació en Aitona en 1811, en el seno de una familia cristiana. Ingresó en el seminario de Lérida en 1825. En 1830, llevado por el deseo de una vida dedicada a la contemplación, deja el seminario e ingresa en el Carmelo. Mantuvo siempre su vocación, a pesar de las dificultades, adversidades, revoluciones y exilios que sufrió. En efecto, durante la revolución de 1835, a consecuencia de la persecución religiosa, tuvo que abandonar el convento de Barcelona donde hacía el noviciado. Nunca más pudo volver a la vida comunitaria en su orden. Ahora bien, el amor y la fidelidad a su vocación de carmelita se mantuvieron inalterables. Con el permiso de su provincial fue ordenado sacerdote en 1836 por el obispo de Barbastro, y durante un tiempo pudo ejercer el ministerio en su pueblo. En 1837 fue acusado de desafección a las autoridades y le prohibieron confesar y predicar. No pudo soportar esta inactividad pastoral y pasó a territorio dominado por los carlistas para poder predicar con libertad.

En 1840, cuando Berga cae en manos de los liberales, el Padre Palau se exilió a Francia, donde vivió hasta el año 1846. Fue un tiempo de vida eremítica y de fecundidad espiritual. De hecho, siempre mantuvo el ideal de vida contemplativa, que pudo hacer realidad especialmente en las épocas de exilio: Francia (1840-1846 y 1847-1851), y los años en los que fue desterrado a Ibiza (1854-1860). Lo que más sorprende de esta agitada vida es la síntesis entre el ideal de vida contemplativa y la fecundidad apostólica. Entre 1851 y 1854 se establece en Barcelona a las órdenes del obispo Costa y Borràs, donde, entre otras iniciativas, organizó un tipo de catequesis de adultos denominada “la escuela de la virtud”, y colaboró con varias publicaciones católicas defendiendo siempre la libertad de la Iglesia para predicar su doctrina. Por toda esta actividad fue acusado de promover la huelga del año 1854 y desterrado a Ibiza, donde permaneció hasta el año 1860. A partir de ese momento la predicación será su actividad fundamental.

Ejerció una fuerte influencia espiritual en las personas a las que inculcó su carisma al mismo tiempo contemplativo y apostólico, que hoy se mantiene vivo en las congregaciones religiosas fundadas por él.

El camino de fe y la historia de la vocación del Padre Francisco Palau son apasionantes. Sufrió debido a las contradicciones de la sociedad de su tiempo, pero ninguna dificultad lo hizo volver atrás en el deseo de entregarse totalmente a Dios y de trabajar apasionadamente por la Iglesia. Es más, podemos afirmar que cada dificultad, prueba, persecución o destierro, lo fortalecía más en su espíritu y lo animaba a continuar luchando por sus ideales, que no eran otros que la evangelización de la sociedad de su tiempo.

Que su testimonio nos aliente a todos los que hoy estamos llamados a ser evangelizadores en un momento de dificultades sociales y culturales

+ Enrique Benavent Vidal
Obispo de Tortosa

Mons. Enrique Benavent Vidal
Acerca de Mons. Enrique Benavent Vidal 146 Artículos
Nació el 25 de abril de 1959 en Quatretonda (Valencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Moncada (Valencia), asistiendo a las clases de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” donde consiguió la Licenciatura en Teología (1986). Es Doctor en Teología (1993) por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos de Juan Pablo II el 8 de noviembre de 1982, durante su primera Visita Apostólica a España. CARGOS PASTORALES En su ministerio sacerdotal ha desempeñado los cargos de: coadjutor de la Parroquia de San Roque y San Sebastián de Alcoy (provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia) y profesor de Religión en el Instituto, de 1982 a 1985; formador en el Seminario Mayor de Moncada (Valencia) y profesor de Síntesis Teológica para los Diáconos, de 1985 a 1990; y Delegado Episcopal de Pastoral Vocacional, de 1993 a 1997. Durante tres años, de 1990 a 1993, se trasladó a Roma para cursar los estudios de doctorado en la Pontificia Universidad Gregoriana. Es profesor de Teología Dogmática en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia”, desde 1993; profesor en la Sección de Valencia del Pontifico Instituto “Juan Pablo II” para Estudios sobre Matrimonio y Familia, desde 1994; Director del Colegio Mayor “S. Juan de Ribera” de Burjassot-Valencia, desde 1999; Decano-Presidente de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia, desde 2004, y Director de la Sección Diócesis de la misma Facultad, desde 2001; además, desde 2003, es miembro del Consejo Presbiteral. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Valencia el 8 de noviembre de 2004. El 17 de mayo de 2013 el Papa Francisco le nombró Obispo de Tortosa. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE, desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la fe y desde 2005 de la de Seminarios y Universidades.