Padres: enseñemos a rezar a nuestros hijos

garcia_burilloMons. Jesús García Burillo       Queridos diocesanos:

Acaba de clausurarse en Roma el Sínodo de las Familias, en el que los obispos han reflexionado y dialogado sobre la institución familiar y la sociedad actual. Muchas han sido las cuestiones tratadas al respecto, hoy me detengo en una de ellas: la importancia de los padres como educadores y transmisores de la fe a sus hijos.

El número 67 del documento final del Sínodo propone: “es importante que los padres se involucren activamente en el camino de preparación para los sacramentos de la iniciación cristiana, en calidad de primeros educadores y testimonios de fe para sus hijos”. En efecto, el padre y la madre tienen esa especial misión en la Iglesia, que les lleva a enseñar el camino de la fe a sus hijos desde su infancia. Un camino que se inicia con la oración, como medio de “tratar de amistad con quien sabemos nos ama”, conforme al magisterio de Santa Teresa.

En muchas familias ahora ya no se reza. ¿Por qué razón? Las prisas, las distracciones, la falta de hábito… Decía el Papa Francisco el pasado mes de marzo que nos hemos acostumbrado a vivir en una sociedad que ha olvidado a Dios, “donde los padres ya no enseñan a los hijos a rezar ni a santiguarse. Yo os pregunto: vuestros hijos, vuestros niños, ¿saben hacer la señal de la cruz? ¿Se lo habéis enseñado? Pensad y responded en vuestro corazón. ¿Saben rezar el Padrenuestro? ¿Saben rezar a la Virgen con el Ave María? Pensad y respondeos. Este habituarse a comportamientos no cristianos y de comodidad nos narcotiza el corazón” (Audiencia General, 5 de marzo de 2015)

Verdaderamente es una tarea hermosa el acompañar a los hijos en sus primeros pasos, también en lo que afecta a la vida espiritual. La familia es una comunidad de fe, esperanza y amor, por eso a la familia se la llama «iglesia doméstica». Un hogar debe ser también un lugar de oración y de evangelización. Como señala el Sínodo, los padres están llamados a transmitir la fe a los miembros de su familia. En cierta manera están asumiendo el papel de guías espirituales de sus propios hijos y son para ellos sus primeros catequistas.

Pero ¿cómo podemos hacerlo? Antes que nada, recordemos que los niños aprenden por imitación, son como esponjas que absorben todo lo que ven y escuchan a su alrededor. Por ello, el primer paso consiste en que los hijos vean a sus padres rezar. Sólo así el hábito de oración surgirá en ellos con naturalidad. Es más, si el pequeño ve a su papá o a su mamá integrando la oración en sus quehaceres y rutinas diarias, podrá percibir la presencia de Dios en su hogar como algo espontaneo, bueno y necesario; y aprenderá actitudes que irán generando en él la sensibilidad religiosa. Se trata del despertar religioso. Los padres deberán enseñar a rezar a sus hijos, antes que con las palabras, con su testimonio de vida, “dando ejemplo” y siendo testigos de Cristo resucitado. El proceso de imitación que tienen los hijos respecto de sus padres hará el resto.

El segundo paso consiste en rezar con ellos. Hay que hacer participar al niño en la oración: que aprendan a santiguarse, a hacer la señal de la Cruz, a repetir algún canto, a rezar el padrenuestro o el avemaría, o simplemente a estar en silencio hablando Dios. Un ratito de oración antes de acostarse para dar gracias a Dios por el día que acaba, o al levantarse para pedirle que bendiga una nueva jornada, puede ser el comienzo de la vida de oración. Existen oraciones sencillas con las que todos hemos aprendido a rezar. ¿Quién no recuerda “Jesusito de mi vida”, o “Cuatro esquinitas tiene mi cama”? Es la prueba de que la oración queda grabada en la experiencia de los niños como algo gratificante, que pertenece a la vida de la familia, como reunirse, hablar, reír, discutir o divertirse.

Queridos padres: no os dejéis vencer por el desafecto social hacia lo espiritual. Acompañar a vuestros hijos en la fe es el mejor legado que podéis dejarles. La oración es un momento precioso para hacer más sólida la vida familiar, la amistad ¡Aprendamos a rezar cada vez más en familia y como familia!

Con mi bendición,

+ Jesús García Burillo,

Obispo de Ávila

Mons. Jesús García Burillo
Acerca de Mons. Jesús García Burillo 96 Artículos
Nació en Alfamén, Provincia y Archidiócesis de Zaragoza, el 28 de mayo de 1942. Tras finalizar la carrera de Profesor de E.G.B., inició los estudios eclesiásticos en Valladolid, ciudad a la que se trasladó desde muy joven, terminándolos en la Universidad de Comillas de Madrid. Fue ordenado sacerdote en Valladolid, el 25 de julio de 1971. En la misma Universidad de Comillas obtuvo, en 1970, la Licenciatura en Teología y en 1977 el Doctorado en Teología Bíblica. Ha desempeñado el cargo de Vicario Episcopal en la Diócesis de Madrid, de la Vicaría III (1985-1996) y de la Vicaría VIII (1996-1998). Fue preconizado Obispo Auxiliar de Orihuela-Alicante el 19 de junio de 1998. Recibió la Ordenación Episcopal en Alicante el 19 de septiembre del mismo año. Preconizado Obispo de Ávila el 9 de enero de 2003, tomó posesión de la diócesis el pasado 23 de febrero de 2003, domingo. CARGOS DESEMPEÑADOS: Capellán de la Residencia Universitaria Torrecilla (Valladolid, 1971-75); Coadjutor de la parroquia de San Andrés de Villaverde (Madrid, 1977-79); Dir. de la Residencia Divino Maestro (Valladolid, 1964-66); Dir. de la Revista "Ekumene" (1966-71); Coordinador del Movimiento "Ekumene" en Andalucía (1966-71); Secretario General de la Vicaria III (Madrid, 1979-85); Vicario Episcopal de la Vicaría III (Madrid (1985-96); Vicario Episcopal de la Vicaría VIII (Madrid (1996-98). Obispo Auxiliar de Orihuela-Alicante (1998-2002) CARGOS EN LA CONFERENCIA EPISCOPAL: Miembro de las Comisiones Episcopales de Pastoral (1999-) y Relaciones Interconfesionales (1999-). ACTIVIDADES: Profesor de E.G.B. (1962-64); Prof. titular en Estudio Agustiniano (Valladolid, 1972-74); Colaborador del C.S.I.C. (1974- 76); Profesor del Instituto Internacional de Teología a Distancia (Madrid, 1977-98); Profesor de Radio ECCA (1977-98). PUBLICACIONES: Destacan entre todas ellas: Catequesis de primera comunión, en colaboración (Madrid: Studio 1968); su Tesis doctoral El ciento por uno. Historia de las interpretaciones y exégesis, (Madrid: C.S.I.C. 1977). Ha colaborado en el Departamento de Producción del Instituto Internacional de Teología a Distancia (1977-1998).