El triple filtro de Socrates

Mons. Juan José OmellaMons. Juan José Omella       Tenemos sobrada conciencia de que en nuestras conversaciones, muchas veces, introducimos temas que afectan a otras personas: “¿Sabes lo que le ha sucedido a fulano? ¿Sabes lo que me han dicho de zutano?”  Y empezamos a hacer comentarios sin estar seguros de lo que decimos y en ausencia de la persona afectada. Hacemos añicos la fama de esa persona e incurrimos contra el octavo mandamiento que nos dice: no levantarás falsos testimonios ni mentirás.

¡Cuánto bien nos haría a todos cuidar más nuestra lengua y no hablar más de la cuenta. Y sería muy bueno, cosa no siempre fácil de hacer, comentar más las cosas buenas de los demás y felicitarles por ello.
Mirad qué consejo tan sabio dio, en su tiempo, el filósofo griego Sócrates a un amigo que le abordó un día diciéndole:

«¿Sabes lo que escuché acerca de tu amigo?» . «Espera un momento», replicó Sócrates, «antes de que me hables sobre mi amigo, puede ser una buena idea filtrar tres veces lo que vas a decir. Es por eso que lo llamo el examen del triple filtro.»

  • El primer filtro es la verdad. “¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto?» «No», dijo el hombre, «realmente escuché sobre eso y…».
    «Bien», dijo Sócrates, «entonces no sabes si es cierto o no”. Permíteme ahora aplicar.
  • El segundo filtro: la bondad.  “¿Es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo?» «No», dijo el hombre, «por el contrario.»  «Entonces», replicó Sócrates, «deseas decirme algo malo sobre él, pero no estás seguro de que sea cierto”. “Pero podría querer  escucharlo… solo que falta.
  • El tercer filtro: el filtro de la utilidad. “¿Me sirve de algo saber lo que vas a decirme de mi amigo?» «No», dijo el hombre, «la verdad es que no.»  «Bien», concluyó Sócrates, «si lo que deseas decirme no sabes si es cierto, ni es algo bueno de él e incluso no es algo útil para mi, ¿para qué quiero saberlo?»Y de este modo Sócrates cortó el comentario que pretendían hacerle sobre su amigo. Hermosa manera de cortar esa corriente tan perniciosa de comentarios, de dimes y diretes sobre los demás.
    ¡Qué bueno es saber vencer el morbo sobre las cosas malas de los demás! ¡Qué bueno es no escuchar esos comentarios ni propagarlos! Si lo practicásemos seguramente que la convivencia entre familias y entre vecinos sería mucho más hermosa y armoniosa.
    Tomemos es compromiso de no escuchar, de no propagar todo aquello que no sabemos si es cierto, si no es algo bueno y si no es útil para nosotros. Y recordemos las palabras de Jesús: “No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados”.

    Con mi afecto y bendición

+ Juan José Omella Omella

Administrador Diocesano de Calahorra y La Calzada-Logroño,
Arzobispo Electo de Barcelona

Card. Juan Jose Omella
Acerca de Card. Juan Jose Omella 295 Artículos
Mons. Juan José Omella Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire. El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 es nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero de 2002. Con anterioridad, desde 2000 fue Presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal. Es también Consiliario Nacional de Manos Unidas.