Fernando García Cadiñanos: "Luchar contra los problemas ambientales no se puede hacer sin luchar contra la pobreza"

Plasencia Francisco García Cadiñanos“La creación es obra del amor de Dios e invitación al cuidado responsable”

Fernando García Cadiñanos es Profesor de Moral Social en la Facultad de Teología de Burgos. Iglesia en Plasencia le ha entrevistado sobre la Encíclica Laudato Si del papa Francisco.

–¿Cuál es el objetivo de esta encíclica del Papa?

El objetivo de la encíclica es provocar una reflexión comunitaria, tanto al interior de la Iglesia como en la sociedad, sobre el presente y el futuro de nuestro mundo. El papa Francisco, al observar nuestro mundo, descubre que estamos sumidos en una crisis socio-ambiental, donde la cultura del descarte nos ha llevado a expulsar de nuestra sociedad a cientos de personas y también a destruir nuestro planeta. Él quiere provocar al diálogo para cambiar de rumbo la marcha de la humanidad. Y lo quiere hacer como aportación antes de la Cumbre sobre el Clima que se va a desarrollar en el mes de diciembre en París, y que tiene la misión de frenar la emisión de gases que provocan el cambio climático.

–¿Por qué el título Laudato Si?

El título lo asume de una bella oración de S. Francisco de Asís que es el inspirador de fondo de todo el documento. En estas dos palabras se resume muy bien la actitud que tenemos que tomar ante nuestro mundo: la alabanza, la admiración, la contemplación… Si nuestra mirada ante lo creado se torna desde esta perspectiva, en lugar de ser la de dominación que es la que se ha impuesto en los últimos años, nuestra relación con la casa común que es nuestro planeta y con los ciudadanos que viven en ella, se tornará en cuidado y responsabilidad. Además, S. Francisco es el que mejor une esa dinámica a la que invita la encíclica: el cuidar a las criaturas a las que considera sus hermanas y el cuidar a los pobres, que son sacramento especial de Dios.

–¿Qué destacaría de ella?

Hay muchos aspectos que se pueden destacar. Desde mi punto de vista tres: la actitud de diá- logo con la que se presenta. Este es el objetivo que dice al inicio: que desea entablar un diálogo con toda la humanidad sobre esta crisis socioambiental. En ese diálogo él ofrece su aportación, pero detrás de ella está la aportación de muchos elementos del debate ecologista, del debate científico, de las aportaciones de las distintas Iglesias, especialmente la ortodoxa… Y junto a ello, destacaría la esperanza profunda que se vislumbra en todo el documento y la enorme confianza en las posibilidades de acción del ser humano: no es una encíclica que nos lleve a un callejón oscuro ante los problemas sobre los que reflexiona, sino que abriga la esperanza y plantea acciones muy concretas de renovación. Y en tercer lugar destacaría lo bien que conjuga la acción personal, la acción política y la acción cultural: ante esta crisis hay que conjugar estos tres caminos. Por una parte la conducta de cada persona en la vida cotidiana; junto a ello, la acción política, tanto a nivel local como internacional, que tiene una responsabilidad importante. Finalmente, la acción cultural, que está en la base de todos: hay que trabajar por una cultura ecológica.

–¿Cómo nos puede ayudar como cristianos?

El papa nos invita a la conversión ecológica y a integrar el cuidado por la casa común como un elemento más en nuestro quehacer cristiano: no es indiferente las relaciones que establecemos con el resto de elementos de la creación, tanto animados como inanimados. La creación es obra del amor de Dios e invitación al cuidado responsable.

–¿Qué novedades ofrece?

La principal es la unión que hace entre crisis ambiental y crisis social: es decir, luchar contra los problemas ambientales no se puede hacer sin luchar contra la pobreza. Y al revés: ambas forman una unidad. De ahí su propuesta de una ecología integral. En ese sentido, Laudato Si no es una encíclica ecológica como lo entendemos vulgarmente: nos invita a reflexionar integralmente sobre ese cuidado a la casa común, lo que encierra ciertamente una ecología ambiental, pero también una ecología política (las formas de la política), una ecología cultural (la importancia de toda cultura), una ecología social (la participación ciudadana), una ecología en los hábitos de vida… En definitiva, sobre nuestros valores, modelos de desarrollo, maneras de relacionarnos y de vivir.

(Diócesis de Plasencia)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).