Con tu historia y con la mía, se teje la vida de nuestra Diócesis

Plasencia Rodriguez Magro AmadeoMons. Amadeo Rodríguez         Queridos diocesanos:

Todos somos la misma Iglesia del Señor; y lo somos en el día a día de nuestra Iglesia diocesana, a la que pertenece nuestra parroquia, lugar fundamental de nuestra experiencia cristiana. Las parroquias, en la Diócesis, son el ámbito habitual en el que desarrollamos nuestra condición de cristianos bautizados.

Por ellas transitamos desde que recibimos el agua del Bautismo, acompañados siempre por el estímulo comunitario que nos ofrece la vida de los otros. Se puede decir que cada parroquia, en el conjunto de sus fieles, es la catequesis viviente en la que cada bautizado se va introduciendo, tanto cuando da los primeros pasos de su iniciación, como a lo largo de toda la vida.

Sin embargo, esa vida comunitaria que compartimos en nuestras parroquias no anula nuestra experiencia cristiana individual. Del mismo modo que el trato de Dios con nosotros es personal, cada uno de nosotros, en su libre respeusta, es una historia que se elabora en lo que hacemos, sentimos y buscamos cada día, aunque todo lo hagamos en la comunión de la Iglesia. La historia de nuestra vida cristiana la vamos hilvanando en las diversas manifestaciones de nuestra identidad cristiana: en la oración, en la participación en los sacramentos, en la escucha y el servicio de la Palabra, en el testimonio, en la fraternidad y en la caridad que sentimos y vivimos. Es justamente con nuestra historia individual como, entre todos, alimentamos y enriquecemos el devenir de la Iglesia, es decir, como construimos su gran historia. El lema de este año para el día de la Iglesia diocesana me parece realmente precioso: “Una Iglesia y miles de historias gracias a ti”. Eso tiene como consecuencia que con tu historia y con la mía se teje la vida de nuestra Diócesis de Plasencia.

Como muy bien sabéis, nuestra Iglesia realiza su caminar diario por toda nuestra geografía rica, diversa y plural cargada con una gran mochila llena de ilusiones y de proyectos concretos, los que vamos haciendo entre todos: unos son de evangelización, como ahora la Misión Diocesana, otros de transmisión de la fe, otros de espiritualidad, otros de celebración de los sacramentos, otros de fraternidad cada día más sólida entre nosotros y otros de servicio generoso en favor de los más humildes y excluidos, con lo proyectos sociales que promueve, sobre todo, Cáritas Diocesana, y siempre con esa sensibilidad que nos hace tener una actitud de servicio a flor de piel.

Es para esos proyectos que tenemos para lo que os pido que ayudéis, que colaboréis, que no os quedéis al margen de esta historia nuestra diocesana. Os lo digo a los niños, a los jóvenes, a las familias, a los mayores, a los enfermos, a los catequistas, a los educadores, a los voluntarios, a los contemplativos y contemplativas, a los consagrados, a los sacerdotes… a los que buscáis a Dios y a todos cuantos vivís de la fe en el territorio de nuestra Iglesia diocesana de Plasencia. Y si os fiáis de nosotros, aunque no compartáis nuestra fe, os lo digo y pido a todos y a todas cuantos convivís con nosotros en esta tierra en la que estamos para servir como Iglesia del Señor,

Con mi afecto y bendición.

+ Amadeo Rodríguez Magro,

Obispo de Plasencia

Mons. Amadeo Rodríguez
Acerca de Mons. Amadeo Rodríguez 174 Articles
Mons. Amadeo Rodríguez Magro nació el 12 de marzo de 1946 en San Jorge de Alor (Badajoz). Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Badajoz, del que luego sería formador. Recibió la ordenación sacerdotal el 14 de junio de 1970. Su primer destino pastoral fue de coadjutor de la parroquia emeritense de San Francisco de Sales (1970-1974), de la que posteriormente sería párroco (1977-1983). Tras obtener la licenciatura en Ciencias de la Educación (sección Catequética) en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma (1983-1986), D. Amadeo fue nombrado por su Obispo, D. Antonio Montero, vicario episcopal de Evangelización y director de la Secretaría Diocesana de Catequesis (1986-1997), siendo también designado vicario territorial de Mérida, Albuquerque y Almendralejo; y finalmente vicario general (1996-2003). Fue además secretario general del Sínodo Pacense (1988-1992) y secretario de la conferencia de Obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz (1994-2003). En 1996 fue nombrado canónigo de la Catedral de Badajoz, cuyo cabildo presidió de 2002 a 2003. Realizó su labor docente como profesor en el Seminario, en el Centro Superior de Estudios Teológicos, en la escuela diocesana de Teología para Laicos (1986-2003) y de Doctrina Católica y su Pedagogía en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura (1987-2003). También formó parte del consejo asesor de la Subcomisión Episcopal de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española. El 3 de julio de 2003 San Juan Pablo II le nombra obispo de Plasencia y recibe la ordenación episcopal en la Catedral de Plasencia el 31 de agosto de 2003. En la Conferencia Episcopal Española es el vicepresidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y presidente de la Subcomisión Episcopal de Catequesis desde 2014, de la que ya era miembro desde 2003. También ha formado parte de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias de 2005 a 2011. El 9 de abril de 2016 se hizo público su nombramiento como obispo de Jaén. Tomó posesión de su cargo el día 21 de mayo de 2016.