«Vidas para Dios y los hermanos»

cardenalsistachMons. Lluís Martínez Sistach       El sábado 21 de noviembre, a las once y media, tendrá lugar en la catedral de Barcelona la solemne beatificación del capuchino fray Frederic de Berga y veinticinco compañeros de martirio, en una ceremonia presidida por el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

Fue Benedicto XVI quien determinó que las beatificaciones, que hasta entonces se celebraban habitualmente en Roma, se pudieran celebrar en las Iglesias locales o en las diócesis en que vivieron y dieron testimonio de su fe los sirvientes de Dios beatificados. En nuestra diócesis ya vivimos recientemente la beatificación en Santa María de Mataró del sacerdote diocesano Josep Samsó y en la catedral del capuchino Josep Tous, fundador de la Congregación de las religiosas de la Madre del Divino Pastor.
Ahora, dentro de un mes, viviremos en nuestra diócesis la beatificación de un numeroso grupo de capuchinos que dieron la vida por Cristo durante la persecución religiosa de 1936. El viernes 5 de junio el Papa Francisco firmó en Roma el documento que autorizaba la promulgación del decreto de martirio del capuchino Frederic de Berga y veinticinco religiosos más de la provincia de los Capuchinos de Cataluña.

Estos mártires enriquecen nuestra Iglesia diocesana. Su beatificación es una oportunidad para dar gracias a Dios por su fidelidad y por su testimonio hasta dar la vida por Cristo, y se celebra dentro del Año de la Vida Consagrada, que se inició el 30 de noviembre de 2014, primer domingo de Adviento, y se clausurará el 2 de febrero de 2016, fiesta de la Presentación del Señor y Jornada Mundial de la Vida Consagrada. Por eso, me parece que es una oportunidad para dar gracias a Dios y valorar la vida de los religiosos y las religiosas actuales, hombres y mujeres que, dóciles a la moción del Espíritu Santo, han escogido un camino de especial seguimiento de Jesucristo para dedicarse radicalmente al servicio de Dios y de los hermanos.

La vida consagrada es una prueba elocuente de que cuanto más se vive en Cristo más se le puede servir en los demás, llegando hasta las avanzadas de la misión y aceptando los riesgos más grandes, e incluso la muerte. Estas vidas de los capuchinos mártires muestran, de esta manera, con la elocuencia del don de la propia vida, que la caridad divina es fundamento y estímulo del amor gratuito y operante.

La persecución religiosa aniquiló materialmente la provincia de los Capuchinos de Cataluña; sin embargo, terminada la guerra, el padre Josep de Besalú manifestó su gran satisfacción al saber que durante la persecución religiosa ningún religioso renegó de su fe, y escribía: «Doy las más sinceras gracias a Dios que no ha permitido que ni uno solo de los hijos de nuestra provincia catalana haya flaqueado en la fe durante el periodo de sangrienta persecución religiosa que tan satánica y salvaje se mostró». Invito a todos los diocesanos a unirse a esta acción de gracias a Dios con motivo de la próxima beatificación.

 

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Articles
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.