Morir para vivir

Cesar_Franco_SegoviaMons. César Franco     PINCELADAS. Todos los grandes amores se prueban en el sufrimiento. El dolor, mejor aún, la aceptación del dolor pertenece a lo más noble de la condición humana. Huir cuando llega el dolor es prueba de que no se ama. Por ello, cuando Santiago y Juan, apóstoles de Cristo, le piden sentarse a la derecha y a la izquierda en su Reino, Jesús les lanza este reto: «¿Podéis beber el cáliz que yo he de beber?». Dicho de otro modo: ¿seréis capaces de morir conmigo y como yo?

El cristianismo cambia totalmente la perspectiva del amor mundano, que pone su centro en ser amado. Cristo define su vida en estas palabras que, según los estudiosos del Nuevo Testamento, fueron pronunciadas por él tal como suenan: «El Hijo de Hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar la vida en rescate por muchos» (Mc 10,45). Aquí está la clave del cristianismo. No hay otra.

El adjetivo «cristiano» aparece por primera vez en Antioquía donde los seguidores de Jesús comienzan a ser llamados así. Esto no significa que hasta entonces no existiera la conciencia de quién era un cristiano. «Cristiano viene  de Cristo», dice san Agustín. Antes de que se acuñara el adjetivo «cristiano», aparecen expresiones en el Nuevo Testamento que expresan la pertenencia a Cristo de quienes le siguen: son «los suyos», los que «viven en Cristo», los que «están en él». El cristiano reconoce que toda su existencia depende de quien le amó y entregó la vida por él. Se explica así que Jesús no dé tanta importancia a sentarse a su derecha o a su izquierda en su reino cuanto a la disposición de pertenecerle totalmente asumiendo su propio destino.

En ese destino, la clave es servir y dar la vida como él. Jesús utiliza una metáfora que ilustra mucho lo que decimos. Pregunta a Santiago y Juan si son capaces de ser bautizados con el bautismo con que él será bautizado. El verbo griego de donde viene nuestro «bautizar», etimológicamente significa naufragar, hundirse en el mar, imagen que pasa a ser símbolo de la muerte. Es lo que ocurre en el bautismo cristiano: somos inmersos en la muerte de Cristo para nacer a una vida nueva. Se muere para vivir. Pero esto tan grandioso que ocurre en el rito bautismal hay que vivirlo día a día. Y esto sólo lo realiza el amor. Un amor capaz de dar la vida por los otros, es decir, de aceptar sufrir.

+ César Franco

Obispo de Segovia

Mons. César Franco Martínez
Acerca de Mons. César Franco Martínez 287 Articles
Mons. D. César Augusto Franco nació el 16 de diciembre de 1948 en Piñuecar (Madrid). Fue ordenado sacerdote el 20 de mayo de 1973. Es licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas en 1978. Diplomado en Ciencias Bíblicas por la Escuela Bíblica y Arqueología de Jerusalén en 1980. Es también Doctor en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas en 1983. CARGOS PASTORALES Fue Vicario Parroquial de las parroquias San Casimiro (1973), Santa Rosalía (1973-1975) y Ntra. Sra. de los Dolores(1975-1978/1981-1986). Capellán de las Hijas de la Caridad en el Colegio San Fernando (1980-1981); Secretario del Consejo Presbiteral de Madrid (1986 y 1994) y Consiliario diocesano de Acción Católica General y Capellán de la Escuela de Caminos y de la Facultad de Derecho (1986-1995). Fue Rector del Oratorio Santo niño del Remedio (1993 -1995) y Vicario Episcopal de la Vicarçia VII (antigua VIII) de Madrid (1995-1996). El 14 de mayo de 1996 fue nombrado Obispo Auxiliar de Madrid y Titular de Ursona, recibiendo la ordenación episcopal el 29 de junio del mismo año. Desde 1997 a 2011 fue Consiliario Nacional de la Asociación Católica de Propagandistas y ha sido el Coordinador general de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Madrid 2011. Desde noviembre de 2012 hasta su nombramiento como Obispo de Segovia fue Deán de la Catedral de Santa María la Real de la Almudena de Madrid. En su actividad docente, ha impartido cursos sobre Biblia en la Universidad Complutense de Madrid y en la Universidad Eclesiástica “San Dámaso”. El 12 de noviembre de 2014 se hizo público su nombramiento como obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 20 de diciembre del mismo año. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis desde 2014, tras ser de nuevo elegido para este cargo el 14 de marzo de 2017. Ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Liturgia (1996-1999), de Enseñanza y Catequesis (1996-2008), de Apostolado Seglar (1999-2002) y de Relaciones Interconfesionales (2008-2014).