Misioneros de la misericordia

BarrioBarrioMons. Julián Barrio             Queridos diocesanos:

Con este lema “Misioneros de la misericordia”, la Iglesia nos llama en la Jornada Misionera Mundial a recordar nuestro compromiso misionero, sabedores de que, como dice el Papa, “los misioneros son los que en la Iglesia “en salida”, saben adelantarse sin miedo e ir al encuentro de todos para mostrar a Dios cercano, providente y santo. Con su vida de entrega al Señor, sirviendo a los hombres y anunciándoles la alegría del perdón, revelan el misterio del amor divino en plenitud. La pasión del misionero es el Evangelio que es fuente de alegría, liberación y de salvación para todos los hombres. La Iglesia es consciente de este don, por tanto, no se cansa de proclamarlo. La misión de los servidores de la Palabra –obispos, religiosos y laicos- es la de poner a todos, sin excepción, en una relación personal con Cristo”.

Esta llamada adquiere especial relevancia cuando estamos celebrando el Año de la Vida Consagrada para la que la dimensión misionera es una dimensión intrínseca que no puede ser descuidada sin que deje un vacío que desfigure el carisma; cuando recordamos el quincuagésimo aniversario de la publicación del decreto conciliar Ad Gentes que suscitó un gran impulso misionero en los institutos de vida consagrada, promoviendo la presencia de los fieles laicos al servicio de la misión, subrayando que “los laicos cooperan a la obra de la evangelización de la Iglesia y participan de su misión salvífica a la vez como testigos y como instrumentos vivos” (Ad Gentes, 41); y cuando nos disponemos a celebrar el Jubileo Extraordinario de la Misericordia.

En esta sociedad nuestra dolorida por tanto sufrimiento humano y espiritual no podemos olvidar que la misericordia y la verdad están íntimamente unidas. Esta es nuestra misión: ser misioneros de la misericordia. Para muchas personas, “el único consuelo que les queda radica en saber que Dios es clemente y misericordioso. Esperan que al final Dios saque a la luz y ponga fin a todo el terrible entramado de destino, culpa, injusticia y mentira y que él, que se asoma a la escondida profundidad del corazón humano y conoce sus ocultas emociones, sea un juez clemente”.

En esta clave hemos de interpretar la vocación misionera, intensificando nuestra oración para que el Señor suscite muchas y fieles vocaciones para la misión así como una colaboración con las necesidades pastorales de la Iglesia universal, absolutamente necesaria. Es esperanzador el número de misioneros y misioneras españoles, casi trece mil.  “¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que proclama la paz, que anuncia la buena noticia, que pregona la justicia, que dice a Sión: Tu Dios reina” (Is 52,7). Es esperanzador también comprobar el incremento notable de la cooperación económica con las misiones. La obra misionera nos atañe a todos.

Nuestro agradecimiento a todos los misioneros y misioneras y a todas las personas que les acompañan en el compromiso de anunciar el Evangelio, asegurándoles nuestra oración, ayudando económicamente según nuestras posibilidades y apoyando las vocaciones misioneras. Es siempre hermoso salir al encuentro de los demás para anunciar a Cristo.

Os saluda con afecto y bendice en el Señor,

+ Julián Barrio Barrio,
Arzobispo de Santiago de Compostela

Mons. Julián Barrio Barrio
Acerca de Mons. Julián Barrio Barrio 161 Articles
D. Julián Barrio Barrio preside la Iglesia Compostelana desde el día 25 de febrero de 1996, fecha en que tomó posesión de la Sede para la que había sido nombrado por el Papa Juan Pablo II el día 5 de enero del mismo año. Cuando este evento se produjo, llevaba ya dos años con nosotros. Había llegado desde la Iglesia hermana de Astorga el día 7 de febrero de 1993 en pleno Año Jubilar, siendo consagrado en nuestra Catedral como Obispo Titular de Sasabe y Auxiliar de su antecesor. Desde octubre de 1994 hasta su nombramiento gobernó la archidiócesis como Administrador Diocesano. Nació en Manganeses de la Polvorosa, provincia de Zamora y Diócesis de Astorga, el 15 de Agosto de 1946. Cursó los estudios de Humanidades y de Filosofía en el Seminario Diocesano de Astorga. Distinciones: - Medalla de Honor de la Universidad en la Licenciatura de Historia de la Iglesia en la Facultad de Historia de la Universidad Pontificia Gregoriana (1974). - Medalla de Oro en el Doctorado en la Facultad de Historia de la Iglesia de la Universidad Pontificia Gregoriana (1976). - Medalla de Oro de la Ciudad de Santiago y Título de Hijo Adoptivo. - Caballero de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén. Miembro de la Confraternidad de Nosa Señora da Conceçao. - Capellán Gran Cruz Conventual “Ad honores” de la S. O. Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta. - Medalla de oro del Concello de Vila de Cruces. Premio de Santa Bona de la Ciudad de Pisa (Italia). Títulos Académicos: Es Licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca (1971), Doctor en Historia de la Iglesia por la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma (1976) y Licenciado en Filosofía y Letras, Sección de Geografía e Historia, por la Universidad de Oviedo (1979). Publicaciones: - Félix Torres Amat (1772-1847), Un Obispo reformador, Roma 1977. - La Junta de ancianos de la iglesia de Gibraltar: Anthologica Annua. - Aportación para un epistolario de Félix Torres Amat: Anthologica Annua. - Proceso a un clérigo doceañista: Astorica. - 25 Años de Postconcilio en el Seminario: 25 Años de Ministerio episcopal en la Iglesia Apostólica de Astorga, Astorga 1993. - La formación de los sacerdotes del mañana, (1989). - Peregrinar en Espíritu y en verdad. Escritos Jacobeos (2004). - Peregrinando en esperanza. Lectura creyente de la realidad actual (2007). Cargos: - Bibliotecario del Instituto Histórico Español, anejo a la Iglesia Nacional Española de Santiago y Montserrat en Roma, de donde fue Becario. - Secretario de Estudios y Vice-Rector del Seminario Mayor Diocesano de Astorga (1978-1980). - Rector del Seminario Mayor Diocesano y Director del Centro de Estudios Eclesiásticos del Seminario de Astorga (1980-1992). - Profesor de Historia Eclesiástica en el Seminario Mayor y de Historia de España en 3º de BUP y de Contemporánea en COU en el Seminario Menor (1980-1992). - Profesor de la UNED en la sección delegada de Valdeorras en A RUA PETIN (1991-1993). - Miembro del Consejo Nacional de Rectores de Seminarios (1982-1985). - Miembro del Consejo de Consultores del Obispo de Astorga. - Secretario del Consejo Pastoral Diocesano de la diócesis de Astorga (1991-1992). - Nombramiento de Obispo Auxiliar de Santiago de Compostela el 31 de Diciembre de 1992. Ordenación episcopal el 7 de Febrero de 1993. Responsable de la sección de los Seminarios Mayores en la Comisión Episcopal de Seminario y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. - Obispo Administrador Diocesano de la Archidiócesis de Santiago desde octubre de 1994. - Nombrado Arzobispo de Santiago de Compostela el 5 de enero de 1996, de cuya Sede toma posesión el 25 de febrero. - Presidente de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española (1999-2005). - Miembro de la Permanente de la Conferencia Episcopal Española (Marzo 1999…). - Presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar (Marzo 2005-2011). - Miembro del Comité ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española (2011…).