La sed de poder

Cesar_Franco_SegoviaMons. César Franco      En su encíclica de doctrina social Sollicitudo rei socialis, San Juan Pablo II advierte de ciertas «estructuras de pecado», que van contra la voluntad divina y el bien común. Una de ellas es la sed de poder, que trata de «imponer a los demás la propia voluntad». Nadie se libra de esta peligrosa actitud del corazón humano, calificada por el Papa de «estructura de pecado», que sólo puede ser vencida mediante una actitud diametralmente opuesta: «la entrega por el bien común, que está dispuesto a “perderse”, en sentido evangélico, por el otro en lugar de explotarlo, y a “servirlo” en lugar de oprimirlo para el propio provecho» (SRS 38).

Un ejemplo de cómo esta estructura de pecado se encuentra por doquier, fuera y dentro de la Iglesia, aparece en el evangelio de hoy. Santiago y Juan, los hijos del Zebedo, tienen el arrogante descaro de pedir a Jesús sentarse a su derecha y a su izquierda en su futuro reino, que lo entendían a la manera de este mundo. Para más inri, esta petición acontece cuando Jesús acaba de anunciar su trágica muerte en manos de los hombres. Mientras Jesús habla de morir y dar la vida, los dos apóstoles pensaban en reinar y ocupar los primeros puestos.

Jesús les hace una pregunta que, al mismo tiempo,  parece una condición para acceder a lo que piden: «¿Podéis beber el cáliz que yo he de beber o de bautizaros con el bautismo con que yo me voy a bautizar?». Tanto el cáliz como el bautismo son imágenes que aluden a su muerte violenta. El cáliz es el símbolo de su muerte, como queda claro en Getsemaní cuando Cristo pide al Padre que aparte de él el cáliz. Y el bautismo significa sumergirse en la muerte como el barco naufraga en el mar. Los dos hermanos, muy seguros de sí, afirman poder hacerlo. Podrán identificarse con Cristo en el destino que les propone. Y Jesús se lo confirma, profetizándoles el martirio. Pero lo que parecía una condición indispensable para sentarse a su derecha y a su izquierda no lo es, porque, como dice Jesús, esa prerrogativa sólo es para quienes está ya reservado.

Al escuchar esta petición, los otros diez apóstoles se enfadaron con los dos hermanos, sin duda porque todos ellos ansiaban lo mismo. El afán de poder no es un pecado aislado, sino una «estructura de pecado» que pertenece a la constitución del hombre herido por el pecado. De ahí que Jesús aproveche para señalar la diferencia entre el modo de gobernar de quienes rigen los reinos de la tierra y los que quieran servir en su reino, que no es de aquí. Mientras unos tiranizan y esclavizan a sus súbditos, los apóstoles deben superar el afán por los primeros puestos, desechar la autoridad despótica y servir, como hará Jesús, hasta dar la vida por los suyos, porque «el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por muchos».

Con esta respuesta, Jesús intenta cambiar la perspectiva de Santiago y Juan y el resto de los Doce. Viene a decirles que estar con él no se identifica con sentarse a su derecha y a su izquierda. Ser y vivir como cristiano es unirse al destino de Cristo, beber su cáliz y recibir su bautismo, de manera que su vida se convierta en una imitación perfecta de la de Cristo, como decía san Ignacio de Antioquía cuando lo llevaban a Roma para ser pasto de las fieras: «Dejadme ser imitador de la pasión de mi Dios». Los que de verdad quieren seguir a Jesús, huirán de los primeros puestos, más aún, despreciarán esos honores y, precisamente porque aman a Cristo y quieren estar lo más cerca de él, entregarán su vida al servicio de los hombres, lucharán contra su sed de poder y de gloria y tendrán por una gracia única y singular beber del mismo cáliz de Cristo.

 

+ César Franco

Obispo de Segovia

Mons. César Franco Martínez
Acerca de Mons. César Franco Martínez 253 Articles
Mons. D. César Augusto Franco nació el 16 de diciembre de 1948 en Piñuecar (Madrid). Fue ordenado sacerdote el 20 de mayo de 1973. Es licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas en 1978. Diplomado en Ciencias Bíblicas por la Escuela Bíblica y Arqueología de Jerusalén en 1980. Es también Doctor en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas en 1983. CARGOS PASTORALES Fue Vicario Parroquial de las parroquias San Casimiro (1973), Santa Rosalía (1973-1975) y Ntra. Sra. de los Dolores(1975-1978/1981-1986). Capellán de las Hijas de la Caridad en el Colegio San Fernando (1980-1981); Secretario del Consejo Presbiteral de Madrid (1986 y 1994) y Consiliario diocesano de Acción Católica General y Capellán de la Escuela de Caminos y de la Facultad de Derecho (1986-1995). Fue Rector del Oratorio Santo niño del Remedio (1993 -1995) y Vicario Episcopal de la Vicarçia VII (antigua VIII) de Madrid (1995-1996). El 14 de mayo de 1996 fue nombrado Obispo Auxiliar de Madrid y Titular de Ursona, recibiendo la ordenación episcopal el 29 de junio del mismo año. Desde 1997 a 2011 fue Consiliario Nacional de la Asociación Católica de Propagandistas y ha sido el Coordinador general de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Madrid 2011. Desde noviembre de 2012 hasta su nombramiento como Obispo de Segovia fue Deán de la Catedral de Santa María la Real de la Almudena de Madrid. En su actividad docente, ha impartido cursos sobre Biblia en la Universidad Complutense de Madrid y en la Universidad Eclesiástica “San Dámaso”. El 12 de noviembre de 2014 se hizo público su nombramiento como obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 20 de diciembre del mismo año. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis desde 2014, tras ser de nuevo elegido para este cargo el 14 de marzo de 2017. Ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Liturgia (1996-1999), de Enseñanza y Catequesis (1996-2008), de Apostolado Seglar (1999-2002) y de Relaciones Interconfesionales (2008-2014).