"Misioneros de la misericordia"

gil-hellinMons. Francisco Gil Hellín      Este es el lema del DOMUND 2015 para el próximo domingo. La bula Misericordiae vultus, del papa Francisco, por la que se convoca un Año Santo de la Misericordia, ha sido la fuente de inspiración para que las Obras Misionales Pontificias se hayan decantado por esta propuesta. Los misioneros y misioneras son los que, en la Iglesia “en salida”, saben adelantarse sin miedo e ir al encuentro de todos para mostrarles al Dios cercano, providente y santo. Con su vida de entrega al Señor, sirviendo a los hombres y anunciándoles la alegría del perdón, revelan el misterio del amor divino en plenitud.

En la imagen del cartel para esta jornada, una misionera acoge y acompaña a otra persona. Así de sencillo y de sublime. Ambas personas son reales y viven apasionadamente la fuerza de la caridad. Es una imagen que trasluce amor, misericordia, ternura. El papa Francisco nos invita a sacar de nuestro interior la capacidad de amor que anida en nuestros corazones. Para ello, nos anima a descubrir que el Evangelio es fuente de alegría, de liberación y de salvación para todos los hombres. “La pasión del misionero es el Evangelio”

El papa Francisco, en su mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2015, nos dice “la misión es una pasión por Jesús pero, al mismo tiempo, es una pasión por su pueblo”. Se pregunta por los principales destinatarios del anuncio del evangélico y el papa nos dice que la respuesta es clara y que la encontramos en el mismo Evangelio: “los pobres, los pequeños, los enfermos, aquellos que a menudo son despreciados y olvidados, aquellos que no tienen cómo pagarle (cf. Lc 14,13-14)…. Existe un vínculo inseparable entre nuestra fe y los pobres. Nunca los dejemos solos”.

La evangelización es prioritaria para la vida de la Iglesia. Así lo expresaba el papa Francisco en su discurso a los directores nacionales de las Obras Misionales Pontificias el pasado 5 de junio: “La actividad misionera sigue siendo todavía hoy el mayor desafío para la Iglesia”.

Siguen siendo muchas y numerosas las situaciones misioneras que demandan una presencia cualificada de misioneros y misioneras que anuncien el Evangelio del amor, de la fraternidad y de la justicia.

La celebración del DOMUND es una buena oportunidad para que todos los bautizados sintamos que la humanidad tiene necesidad del Evangelio. Pero no podemos reducir este día a una ocasión para tranquilizar nuestras conciencias con un rezo y un donativo. Desde hace un tiempo, esta jornada se inserta en el contexto del “Octubre Misionero”, cuyas semanas se dedican sucesivamente a la oración y el sacrificio, a las vocaciones misioneras, a las limosnas y donativos, y a las comunidades eclesiales misioneras. A las puertas del Año Santo de la Misericordia se nos invita a vivir con generosidad este espíritu misionero mediante la práctica de las obras de misericordia.

España cuenta con 13.000 misioneros y misioneras y nuestra diócesis de Burgos se siente orgullosa de sus 730 misioneros y misioneras repartidos por todo el mundo. Por otra parte, España es después de los Estados Unidos, el país que más dinero envía a las misiones. El año pasado se enviaron a las misiones 13.175.081,62 euros. Nuestra diócesis aportó 201.717,79 euros, siendo la segunda, por detrás de Valladolid, dentro de las once diócesis que comprende la autonomía de Castilla-León.

 

+Francisco Gil Hellín,

arzobispo de Burgos

 

Mons. Francisco Gil Hellín
Acerca de Mons. Francisco Gil Hellín 207 Articles
Mons. D. Francisco Gil Hellín nace en La Ñora, Murcia, el 2 de julio de 1940. Realizó sus Estudios de Filosofía y Teología en el Seminario Diocesano de Murcia entre 1957-1964. Obtuvo la Licenciatura en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma entre 1966-1968. Además, estudió Teología Moral en la Pontificia Academia S. Alfonso de Roma entre los años 1969-1970. Es Doctor en Teológía por la Universidad de Navarra en 1975. CARGOS PASTORALES Ejerció de Canónigo Penitenciario en Albacete entre 1972-1975 y en Valencia de 1975-1988. Subsecretario del Pontificio Consejo para la Familia de la Santa Sede de 1985 a 1996. Fue Vicedirector del Instituto de Totana, Murcia entre 1964-1966 y profesor de Teología en la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia (1975-1985). También en el Istituto Juan PAblo II para EStudios sobre el Matrimonio y Familia (Roma, 1985-1997) y en el Pontificio Ateneo de la Santa Cruz en Roma (1986-1997). Juan Pablo II le nombraría despues Secretario del Dicasterio de 1996 a 2002. Fue nombrado Arzobispo de la Archidiócesis de Burgos el 28 de marzo de 2002, dejando su cargo en la Santa Sede, y llamado a ser miembro del Comité de Presidencia del Pontificio Consejo para la Familia desde entonces. El papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Burgos el 30 de octubre de 2015, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 28 de noviembre de 2015. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar y de la Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida desde el año 2002. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Burgos desde 2011 hasta 2015. Además fue miembro de la Comisión Episcopal del Clero de 2002 a 2005.