Carta a los niños de catequesis

mons_martorellMons.  Julián Ruiz Martorell         Queridos niños:

Habéis comenzado la catequesis y estáis muy contentos.  Este verano habéis disfrutado montando en bicicleta, comiendo macarrones y helados. Habéis hecho excursiones. Habéis estado en el pueblo, en la playa o en casa, pero con un horario muy diferente. Cada mañana os levantabais más tarde de lo que hacéis ahora.  Algunos es la primera vez que asistís a la catequesis y casi todo es nuevo para vosotros. Otros ya estuvisteis el curso pasado. Y es que vais creciendo.  Hay días en los que no es fácil estar atentos en catequesis. Son muchas las cosas que tenéis que hacer después de clase. Un montón. Los mayores las llamamos “actividades extraescolares”. Este año vuestros padres os han apuntado a música, inglés, natación, fútbol, baloncesto, jota y muchas otras.

De vez en cuando les decís a vuestros padres que no os queda tiempo para nada. Y es que, además de las clases, al volver a casa tenéis de merendar, hacer las tareas, jugar un rato, ver un poco la tele, preparar la mochila para el día siguiente y dormir pronto.

Y todo esto cuando las cosas van bien y no tenéis visita con el dentista, el oculista o el médico de la tos.

Pero lo que más os gusta es saber cosas de Jesús. Os interesa mucho conocer sus milagros y escuchar sus palabras. Disfrutáis cuando os leen lo que les pasa a todos los que se acercan a Jesús. Se vuelven a casa siendo mejores de lo que eran antes. A veces Jesús los cura de sus enfermedades. Otras veces los llama para que sean sus amigos. O les dice que vayan a anunciar su palabra.

Lo mejor de todo es que Jesús quiere ser vuestro amigo, vuestro compañero. Está siempre a vuestro lado y no os olvida. Conoce vuestro nombre. Sabe lo que os preocupa. Se alegra con vuestras alegrías y no os abandona cuando estáis tristes.

En catequesis parece que estáis en un aula del colegio, porque hay mesas, sillas, libros, cuadernos, fichas, lápices, gomas y pinturas. Pero es distinto. Es otra cosa. Tiene mucho que ver con el corazón.       Os gusta mucho pintar las fichas. Tenéis vuestras propias pinturas, pero las que más os gustan son las de los catequistas. Porque siempre están bien preparadas, con la punta afilada, en orden, por colores. Bueno, no siempre. Después de un rato, las pinturas ya están un poco descolocadas, pero las podéis compartir entre todos. Y, a la semana siguiente, parecen nuevas.

Aprendéis oraciones de memoria, porque sois listos y os resulta fácil recordar las palabras, sobre todo cuando las repetís varias veces. Y, si no os acordáis, las tenéis escritas en el catecismo. Y cuando rezáis juntos, es más fácil todavía.

Os enseñan canciones. ¡Qué bonitas son! Cuando volvéis a casa las vais repitiendo por el camino. Al llegar a casa las volvéis a repetir. Y, al final, vuestros padres también se las saben. Y vuestros abuelos.

De vez en cuando veis algunas películas. Son muy breves. Suelen terminar con un consejo o algo para pensar.

Ya es hora de ir terminando la carta.

Jesús os quiere mucho.  Yo también.

¡Hasta otro día!

+Julián Ruiz Martorell,

Obispo de Jaca y de Huesca  

Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 400 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.