Qué nos proponemos para el presente curso 2015-2016

Mons. Francesc Pardo i ArtigasMons. Francesc Pardo i Artigas       Prioridades pastorales 

¿Qué significa la expresión “prioridades pastorales”?

Llamo prioridades o acentos a una serie de propuestas de acciones o actividades que considero deben ser estudiadas y valoradas para orientar, renovar y promover la misión en nuestras parroquias, movimientos… —también pensando en las comunidades religiosas, escuelas cristianas…— para que cada parroquia, desde las menores a las mayores, a partir de su situación actual, de su historia y de sus posibilidades decida qué es necesario acentuar durante este curso 2015-2016.

¿Por qué unas prioridades pastorales?

La misión permanente de la Iglesia —ya lo sabemos— es anunciar el Evangelio de Jesucristo, enseñar y educar para vivir la vida cristiana, celebrar la fe mediante los sacramentos, dar testimonio amando y sirviendo a las personas desde la propia vida, en las responsabilidades que tenemos y por medio de las instituciones que concretan la caridad y el servicio, especialmente hacia los más necesitados. Pero vivimos un tiempo que no solo es una época de cambios, sino que es un cambio de época, una invitación a dar respuesta a los nuevos retos que se nos plantean. No para arriar velas, sino para ofrecer la propuesta de Jesús con convencimiento, alegría, coherencia… como lo mejor para la vida, tal como insiste repetidamente el papa Francisco.

¿Cómo se han elaborado y decidido estas prioridades?

Nos podemos preguntar por qué se han escogido unas prioridades y no otras. Es decir, como se han elaborado. No son resultado de un trabajo de despacho, ni de creación de “unos expertos”, sino que se han recogido los retos pastorales y, por ello, las prioridades sugeridas por el Consejo presbiteral, el Consejo pastoral diocesano, el Colegio de Arciprestes de la diócesis, por las delegaciones episcopales, los documentos del papa Francisco, las prioridades de cursos anteriores y las reflexiones, casi semanales, del Consejo episcopal. Las prioridades no son un resultado de laboratorio, sino que parten de las necesidades y urgencias que nos plantea la propia vida de las parroquias, instituciones y personas.

¿Cuáles son estas prioridades?

Conviene subrayar un resumen:

  1. La finalidad de toda acción o actividad pastoral: conocer a Jesucristo para amarle, seguirle y testimoniarlo.
  2. Buscar y ofrecer espacios para un primer anuncio por el que se descubra o redescubra la propuesta cristiana. Pensemos en las posibilidades que nos ofrecen las habituales actividades organizadas por parroquias y movimientos.
  3. Atención a las familias para que perciban su responsabilidad en cuanto a la educación cristiana. La familia es la primera evangelizadora a partir de la propia vida familiar.
  4. Formación de los cristianos para vivir y razonar la fe; y muy especialmente de los que asumen servicios eclesiales.
  5. La misión, la evangelización y la educación llevan a la celebración de la fe. Y la celebración lleva a la evangelización y al testimonio de vida (hechos y palabras).
  6. Somos y actuamos como Iglesia que muestra el rostro de la misericordia de Dios, acogiendo, acompañando, sirviendo a todos, a las familias y a los que tienen mayores necesidades.
  7. Actualización y concreción de las obras de misericordia corporales y espirituales. Las obras de misericordia se han de convertir en acciones concretas a las comunidades parroquiales.
  8. Es necesario que seamos más corresponsables entre parroquias, responsables pastorales, instituciones de apostolado y obras educativas de las familias religiosas.
  9. Una Iglesia que acoge y acompaña a las familias en sus diversas situaciones.

Que cada uno de nosotros, desde su respectiva responsabilidad, sea consciente que el Señor nos necesita para continuar amando, para proclamar el Evangelio y ofrecerlo.

+Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 434 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.