Mes del Rosario

HoyoLopezRamonMons. Ramón del Hoyo     Queridos fieles diocesanos:

1. Durante el mes de octubre ocupa un lugar de honor el rezo del Santo Rosario.

Se trata de una devoción muy arraigada en nuestros pueblos y ciudades. Es una práctica piadosa que debemos, sin duda, a la Orden dominicana, cuyo VIII Centenario celebraremos próximamente a partir del día 7 de noviembre, pero que también promovieron con entusiasmo sus hermanos mendicantes, los Franciscanos. No es extraño, por ello, que la fiesta de Nuestra Señor del Rosario y la de San Francisco de Asís estén tan próximas: días 4 y 7 de octubre.

2. Lo sencillo es muchas veces lo más hermoso. Esta bella oración en honor de la Santísima Virgen ante su Hijo Jesucristo, hunde sus raíces en la piedad popular.

Recordemos las palabras del Beato Pablo VI en elogio de esta piedad cuando escribió que “cuando está bien orientada, sobre todo mediante una pedagogía de evangelización, contiene muchos valores. Refleja una sed de Dios que solamente los pobres y sencillos pueden conocer… engendra actitudes interiores… como la paciencia, sentido de la cruz en la vida cotidiana, desapego, aceptación de los demás, devoción… Bien orientada, esta devoción popular puede ser cada vez más un verdadero encuentro con Dios en Jesucristo”[1].

3. El Rosario cumple perfectamente lo que el Concilio Vaticano II pide a la piedad popular en la Iglesia, a saber, que sea bíblica, trinitaria y cristológica.

Lo de ser bíblica es una evidencia, porque los misterios son un resumen perfecto de la vida oculta y pública de Jesús. Estrinitaria, porque todos los misterios concluyen con la doxología: “Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo”. Es cristológica,porque el Avemaría está orientada hacia sus últimas palabras: “de tu vientre Jesús”. Además, es una oración de ferviente súplica por nuestras necesidades y las de todo el mundo, especialmente por la Iglesia.

Conviene hacer un silencio entre misterio y misterio, para contemplar sus contenidos y formular alguna intención especial. Sugiero pedir juntos, por intercesión de nuestra Madre del Rosario, por el Sínodo Extraordinario sobre la Familia, que se celebrará en Roma durante el mes de octubre, por el drama de los refugiados e inmigrantes en busca de un sustento del que carecen, por los cristianos perseguidos, y por nuestra preparación interior para el próximo Año jubilar extraordinario de la Misericordia… y cerrar esta oración con los 50 piropos a María Santísima de la Letanía.

4. El rezo del Rosario no ha pasado de moda, ni mucho menos. Hemos de preocuparnos en transmitir esta oración a las generaciones jóvenes de cristianos. Sería éste un acertado compromiso, y procurar que en todas las Parroquias de la Diócesis y Comunidades se dé la oportunidad a los fieles para la práctica de esta devoción de la piedad popular, acomodándose a las circunstancias concretas. Así se lo pido, y animo para ello, a mis hermanos sacerdotes, contando con la colaboración de los fieles.

Que nuestra “Madre de la Misericordia” nos acompañe para seguir conociendo la profundidad del misterio del amor de Dios sobre nosotros. Que ella sea “Arca de Alianza” entre Dios y nuestras vidas.

Con mi saludo y afecto en el Señor.

Jaén, 20 de septiembre de 2015

+ Ramón del Hoyo López
Obispo de Jaén

[1] B. Pablo VI, Exhortación Apostólica Evangelii nuntiandi, nº 48

Mons. Ramón del Hoyo
Acerca de Mons. Ramón del Hoyo 149 Articles
Mons. Ramón del Hoyo nació el 4 de septiembre de 1940 en Arlanzón (Burgos). Cursó estudios en los Seminarios Menor y Mayor de Burgos, entre 1955 y 1963. Obtuvo la Licenciatura en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca (1963-1965) y el Doctorado en la Pontificia Universidad Angelicum (1975-1977). Fue ordenado sacerdote para la archidiócesis de Burgos el 5 de septiembre de 1965. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal lo desarrolló en la diócesis burgalesa. Comenzó como coadjutor de la parroquia de Santa María la Real y Antigua y Director espiritual de la Escuela media femenina “Caritas”, entre 1965 y 1968. Desde este último año y hasta 1974 fue Notario eclesiástico y Secretario del Tribunal Eclesiástico. Además, en el año 1972 fue nombrado Provisor-adjunto de la Curia de Burgos y en 1978 Provisor, cargo que desempeñó hasta 1996. También fue Vicario Judicial del Tribunal Eclesiástico Metropolitano desde el año 1978 y hasta 1993, cuando fue nombrado Vicario General y Canónigo y Presidente del Capítulo Catedral Metropolitano. Estos cargos los compaginó, desde 1977 y hasta su nombramiento episcopal, con la docencia en la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos, como profesor de Derecho Canónico. El 26 de junio de 1996 fue nombrado obispo de Cuenca y recibió la ordenación episcopal el 15 de septiembre del mismo año. El 19 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo de Jaén, diócesis de la que tomó posesión el 2 de julio de 2005. El papa Francisco acepta su renuncia al gobierno pastoral de esta diócesis el 9 de abril de 2016 y le nombra administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor,el 28 de mayo de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, de la que fue presidente de 2005 a 2011. Ha sido miembro del Consejo de Economía desde 2012 a 2017. También fue miembro de la “Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia”, que se creó con el encargo de preparar la Declaración y la promoción de la figura del nuevo Doctor.