El curso que empieza

salvadorjimenezMons. Salvador Giménez           Este mes de septiembre  ha sido un poco raro para mí. El cambio de diócesis me ha supuesto un fuerte trasiego de emociones y, por las fechas en que se ha desarrollado todo, una ausencia y falta de apoyo del pastor para impulsar ese curso pastoral que ahora juntos iniciamos.

No es cuestión de pedir disculpas y sí de agradecimientos. Personalmente quiero agradecer a todos los que han hecho posible que el curso empiece con normalidad y que la diócesis sea un organismo dinámico que, con el paso de los años, vive y hace vivir el mensaje, la obra y la persona de Jesucristo. En primer lugar al obispo Piris que ha trabajado con coraje y tenacidad entregando su vida al servicio de esta porción del Pueblo de Dios. Han sido siete años muy beneficiosos para todos y nos deja el listón muy alto para mejorar su inestimable dedicación.

En nombre propio y en el de todos agradezco la gestión del Administrador Diocesano durante estas últimas semanas que acumulaba ya su experiencia como Vicario General y responsable de tantos asuntos que diariamente afrontaba. Con él a todos sus colaboradores de la Curia diocesana que tanto velan y se preocupan por la buena marcha de la diócesis.

Deseo manifestar mi inmensa gratitud a todos los responsables de las distintas Áreas pastorales y movimientos apostólicos, de las parroquias y comunidades cristianas, de las comunidades de Vida Consagrada porque han empezado el curso con interés y entusiasmo tratando de ilusionar a quienes colaboran con ellos en la vivencia y en la transmisión de la fe.

Agradezco y rezo por todos los catequistas y agentes evangelizadores. Me consta que habéis abierto las puertas del curso a la gran tarea de la Iniciación Cristiana y, con los párrocos, ofrecéis a nuestra sociedad y a las familias cristianas un inmejorable servicio para que todos conozcan, amen, celebren y sigan a Jesucristo.

No puedo olvidar a los equipos de liturgia y oración. Su labor constante sirve de fuerte apoyatura para las actividades de toda la comunidad cristiana.

En este resumen de agradecimientos no podían faltar todos los grupos que sensibilizan a la sociedad viviendo y animando a sus colaboradores en la acción caritativa y social de la Iglesia. Los distintos sectores sociales esperan mucho de nosotros y juntos le pedimos al Señor que no defraudemos nunca su orientación evangélica y sepamos abrir nuestro corazón y ampliar nuestro servicio  a los más necesitados.

Doy gracias a Dios por haber permitido que me incorporara a esta diócesis que camina, que tiene iniciativas nuevas y elabora proyectos renovados de implicación comunitaria, que ha empezado con normalidad este curso pastoral y desea que el nuevo obispo sea un buen vehículo, y nunca un obstáculo, de comunicación y encuentro con Cristo.

He leído con interés el Informe de la tasca pastoral duta al Bisbat de Lleida de l’any 2008 al 2015, está fechado en el mes de julio pasado y tiene como título Església de Lleida, què dius de tu mateixa? Me ha resultado de mucho provecho y es muy esclarecedor para contemplar la vida diocesana, para recibir y compartir la alegría de la reflexión de tantos cristianos y para continuar con brío y con constancia haciendo realidad el impulso acogedor y misionero que contienen sus páginas. No cabe duda de que será un buen referente para este curso que empieza.

+Salvador Giménez

Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 219 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.