A mis queridos nuevos diocesanos de Lleida

salvadorjimenezMons. Salvador Giménez        Estimados hermanos de la Diócesis de Lleida:

Con estas primeras líneas quiero empezar expresando mis sentimientos de profunda gratitud al Santo Padre por la confianza que ha depositado en mí, manifestando mi adhesión y fidelidad fraterna al sucesor de Pedro. Por supuesto, como acostumbra a pedirnos a todos, ofrezco mis plegarias al Señor para su ministerio en la Iglesia universal, a la vez que solicito las suyas para mi vida y para el ministerio que ahora inicio.

Quiero también transmitir un cordial saludo a todos los que formáis parte de nuestra Iglesia diocesana en la cual tenéis tareas pastorales concretas, colaboráis en iniciativas caritativas o solidarias o simplemente utilizáis los servicios parroquiales o diocesanos para cultivar vuestra fe y profundizar en vuestra vida cristiana. A todos, sacerdotes, miembros de la Vida Consagrada, laicos, deseo acercarme con un sincero agradecimiento por haber mantenido la herencia cristiana que os legaron vuestros antepasados.

Me incorporo a una Iglesia con una larga historia y una tradición singular dónde ha permanecido siempre viva la presencia de la Persona, de la obra y del mensaje de Jesucristo. Y esto ha sido posible por la fuerte convicción de los obispos, sacerdotes, religiosos y laicos que han mostrado el sentido y la felicidad en el seguimiento del Señor y lo han sabido transmitir a sus contemporáneos. Me incorporo sin haber participado nunca en vuestro camino particular, podría decir que con mis manos vacías de colaboraciones leridanas, pero con el corazón alegre y animoso por pertenecer, vosotros y un servidor, a la única Iglesia de Cristo que toma cuerpo en los diferentes lugares de nuestra geografía. Rogad por mí cómo yo lo hago por todos vosotros.

Sirva este breve saludo para decir que fui bautizado y educado en la fe en el seno de una familia creyente de Muro de Alcoy, de la provincia de Alicante y de la diócesis de Valencia, ingresé en el Seminario Metropolitano de Valencia con doce años, siendo ordenado sacerdote en 1973; pertenecí a aquel presbiterio con diferentes servicios como rector de parroquia, director de colegio diocesano y escuela de Magisterio, Rector del Seminario Menor, Vicario Episcopal y Obispo Auxiliar, recibiendo la ordenación episcopal el año 2005. Desde el año 2009 he ocupado la sede episcopal de Menorca desde donde vengo cargado de ilusión y gratitud por todo lo que en esta comunidad diocesana he aprendido y me han enseñado. Con los menorquines he tenido una única preocupación: saber orientar a cada uno y a todas las comunidades hacia la alegría del encuentro con el Señor.

Estoy convencido que la Iglesia de Dios que peregrina en Lleida sabrá acogerme como padre y pastor, con las limitaciones y defectos personales, pero contando con la fuerza de la gracia que supera vacilaciones y rutinas, regalándonos la alegría y el coraje del Evangelio.

Pido a Dios que me conceda luz para ser un buen pastor según el Corazón de Cristo y ya desde ahora que sepa apoyar a todas las iniciativas pastorales que entre todos estáis llevando a cabo. Agradezco la tarea de mi antecesor, el obispo Joan Piris, que se ha desgastado durante los últimos siete años en el servicio a la comunidad diocesana.

Ya cuento con la intercesión de San Juan Bautista, patrón de la Diócesis y la misma Virgen María, bajo la advocación de la Academia; a ellos me encomiendo.

 

+ Salvador Giménez

Obispo electo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 203 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.