"Orar por España y su unidad" – Carta y convocatoria del Sr. Cardenal Arzobispo de Valencia y del Sr. Obispo Auxiliar

antonio_canizaresMons. Antonio Cañizares      Vigilia de oración este viernes a las 20 horas en la Catedral de Valencia
Deberíamos orar por España; lo está necesitando; es un deber de caridad y de justicia; es algo que los cristianos no podemos dejar de hacer si amamos de verdad a nuestro país. España se encuentra en una etapa crucial de su historia; esto es obvio. España se desangra, a juicio de perspicaces y atentas miradas a cuanto nos acontece. “Nos duele España”, porque hacemos nuestros los sufrimientos y dolores de los hombres y mujeres de España, de todos y cada uno de los pueblos que la formamos.En los últimos meses, y más aún en estos últimos días se ha avivado una gran cuestión que viene ya de lejos: la cuestión de su unidad. La convocatoria de las elecciones autonómicas en Cataluña el próximo día 27 la ha puesto en el primer plano de actualidad. Por todos es conocido cómo está siendo calificada la situación por expertos y no expertos, por políticos de aquí y de otros países, por personas e instituciones económicas y sociales, por medios de comunicación o comentaristas políticos de diversas tendencias. No entramos en ninguna valoración política, que no nos corresponde.

Aparte de las razones históricas, jurídicas, económicas, políticas, de ordenamiento del Estado, desde el punto de vista moral lo que suceda el 27 de septiembre plantea unas cuestiones preocupantes y de suma gravedad que afectan al corazón mismo de la realidad social, histórica, y de la verdad de España, del bien común de nuestra sociedad, del actual marco de convivencia que afecta a todos los españoles, y de la misma unidad de nuestra Nación, que también es una cuestión moral. Valoramos grandemente, agradecemos de todo corazón la Declaración hecha hace unos días por nuestros hermanos y amigos Obispos de las diócesis que están en Cataluña, y les manifestamos nuestra comprensión, nuestra cercanía y solidaridad a sus preocupaciones, inquietudes y esperanzas que esta cuestión les comporta. Esta cuestión nos atañe a todos los españoles, a todos los que integramos la realidad de lo que hoy y desde hace muchos siglos llamamos España; nos preocupa a todos, nos produce dolor y nos genera muchos interrogantes.

Tal vez convendría recordar en estos momentos un texto de la Conferencia Episcopal de 2002 que decía: «Por ser la nación un hecho, en primer lugar, cultural, el magisterio de la Iglesia lo ha distinguido cuidadosamente del Estado. A diferencia de la nación, el Estado es una realidad primariamente política; pero puede coincidir con una sola nación o, más bien, albergar en su seno varias naciones o entidades nacionales. La configuración propia del Estado es normalmente fruto de largos y complejos procesos históricos. Estos procesos no pueden ser ignorados ni, menos aún, distorsionados o falsificados al servicio de intereses particulares. España es fruto de uno de estos complejos procesos históricos. Poner en peligro la convivencia de los españoles, negando unilateralmente la soberanía de España, sin valorar las graves consecuencias que esta negación podría acarrear, no sería prudente ni moralmente aceptable. La Constitución es hoy el marco jurídico ineludible de referencia para la convivencia. Recientemente los Obispos españoles afirmábamos: “La Constitución de 1978 no es perfecta, como toda obra humana, pero la vemos como el fruto maduro de una voluntad sincera de entendimiento y como instrumento y primicia de un futuro de convivencia armónica entre todos”. Se trata, por tanto, de una norma modificable, pero todo proceso de cambio debe hacerse según lo previsto en el ordenamiento jurídico. Pretender unilateralmente alterar este ordenamiento jurídico en función de una determinada voluntad de poder o de cualquier otro tipo, es inadmisible. Es necesario respetar y tutelar el bien común de una sociedad pluricentenaria».

No podemos olvidar, por otra parte, que una decisión como la que algunos apuntan ante el 27S, la de la secesión, puede generar no pocos sufrimientos tanto en los que habitan en tierras catalanas como los que viven en el resto de los pueblos de España; sin ignorar las muchas, y previsibles consecuencias que tendría para todos. Esto también es una cuestión moral (ciertamente para la secesión no se encuentra ninguna justificación moral; por más que buscamos no encontramos ningún texto del magisterio, ni de ningún autor que lo justifique desde el punto de vista moral).

Ante esta situación creada, por algunos calificada de crítica, invitamos a todos los fieles de nuestra diócesis de Valencia a orar insistentemente y con fe: la oración es la fuerza que tenemos los creyentes ante situaciones que no podemos o no sabemos resolver los hombres, que expresa nuestra confianza plena en Dios para quien nada es imposible; invitamos, además, a orar como ejercicio también de la caridad, del amor a Dios y de Dios que es Padre y nos hace a todos hermanos; e invitamos a orar como expresión de nuestro ser de Iglesia, a la que no le es ajeno nada de lo humano que afecta al hombre, y como un deber del cuarto mandamiento de la Ley de Dios que nos manda honrar también a la patria. Pedimos a todos, queridos diocesanos de Valencia, que roguemos a Dios por España y los pueblos que la forman, entre ellos Cataluña: a todos nos concierne esta situación.

Que Jesucristo, que es Luz, Sabiduría, Misericordia, Verdad y Paz para las gentes y los pueblos, nos haga vivir estos momentos con serenidad. Que conceda luz, prudencia, sabiduría, valor, discernimiento y acierto a nuestros políticos y gobernantes, a las instituciones del Estado, incluidas las de la Comunidad Autónoma de Cataluña, y a todos los ciudadanos, vivan en Cataluña o en otras tierras de España, para encontrar salidas justas y razonables, conformes con el bien común, a esta situación. Que Dios proteja y ayude a España y a todos sus pueblos, especialmente a Cataluña; y que nos dé la fortaleza y el corazón para el entendimiento y la cordura, para la convivencia y para el respeto al Derecho. Todos nos necesitamos: siempre es mejor la unidad que la división. En todo caso, recordamos con qué fuerza defendía la unidad de Italia el Papa San Juan Pablo II cuando el asunto similar de La Padania: “L´unitá dell´Italia, non sí toca”.

Pidamos por España, pidamos por Cataluña pidamos por su fidelidad a las raíces que las sustentan, por su progreso, por su bienestar, por cuanto les afecta y necesitan. Pidamos que Dios ilumine y dé sabiduría y discernimiento a los legisladores, para que a la hora de legislar respeten y promuevan la verdad y el bien de la familia, la totalidad de los derechos humanos con sus deberes, libertades y exigencias, sin discriminaciones ni exclusiones, por el bien común de España con Cataluña, por la convivencia, correspondencia, solidaridad y colaboración justa entre todos los que formamos este noble y diversificado pueblo con un proyecto común y una empresa compartida desde siglos. Pidamos por la implantación cada día mayor de la justicia social en nuestras tierras, por la extensión de la solidaridad y la justicia en favor de los pobres y menos favorecidos de la sociedad, de los que no tienen trabajo, de los inmigrantes y refugiados, que nos ayude a acoger a los inmigrantes y refugiados, a los que vienen de otras culturas o de otras religiones, de situaciones de extrema violencia e injusticia, y encontrar caminos justos y posibles en esta acogida. Pidamos por los gobernantes y por los que gestionan el bien común para que en todo no busquen otra cosa  que ese bien común y lo promuevan en toda la amplitud posible. Que Dios nos conceda cordura, sabiduría, prudencia, discernimiento para saber lo que es bueno y justo, valor, bien hacer y justo proceder, corazón y mirada limpia para actuar en estos momentos conforme a la sabiduría que procede de Dios.

En estos momentos es necesario promover la presencia de los católicos en la vida pública y rogar por ello; los católicos no pueden engrosar el número extenso de lo que alguien ha llamado la “cofradía de los ausentes”; es necesaria su presencia, en virtud de su fe y no a pesar de ella, en la cosa pública para llevar el Evangelio a ésta, y transformar y renovar desde dentro nuestra sociedad. Por ello, también es necesario pedir que Dios fortalezca la fe de los cristianos laicos y que les ayude, nos ayude a todos, en la imprescindible tarea de formación en la doctrina social de la Iglesia y sus contenidos esenciales e irrenunciables, para poder asegurar así en la vida social y política una presencia unida, coherente, honesta, desinteresada, abierta a la colaboración con todas las fuerzas sanas de la Nación.

Ante la premura de lo que nos acontece, ante la gravedad y lo decisivo de la situación que atravesamos convocamos a toda la diócesis a una jornada de oración, en esta misma semana en que nos encontramos, en todas las parroquias y comunidades, colegios diocesanos y escuelas católicas, en las universidades de la Iglesia. Pueden promover vigilias de oración, rezo del Santo Rosario, visitas al Santísimo, actos de Adoración al Santísimo, rezo de alguna hora litúrgica con una convocatoria especial, tiempo para la oración privada y personal. En todo caso, pedimos a todos que durante un mes al menos, a partir de hoy mismo, se introduzcan preces especiales en la oración de los fieles en la Santa Misa con esta intención, para que sea una oración incesante, constante, que llegue a Dios. Por nuestra parte, ofrecemos e invitamos a cuantos les sea posible a participar en la vigilia de oración que tendremos en nuestra Catedral el día 25 de septiembre, viernes, a las 8 de la tarde.

Muchísimas gracias a todos; que Dios os bendiga. La oración de la comunidad eclesial es nuestra arma más poderosa y la más eficaz siempre. Gracias, de nuevo.

+ Antonio, Card. Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

+ Esteban Escudero
Obispo auxiliar de Valencia

Card. Antonio Canizares
Acerca de Card. Antonio Canizares 236 Articles
Emmo. y Rvmo. Sr. Antonio CAÑIZARES LLOVERA El Cardenal Antonio Cañizares, nombrado el 28 de agosto de 2014 por el papa Francisco arzobispo de Valencia, nació en la localidad valenciana de Utiel el 15 de octubre de 1945. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Valencia y en la Universidad Pontificia de Salamanca, en la que obtuvo el doctorado en Teología, con especialidad en Catequética. Fue ordenado sacerdote el 21 de junio de 1970. Los primeros años de su ministerio sacerdotal los desarrolló en Valencia. Después se trasladó a Madrid donde se dedicó especialmente a la docencia. Fue profesor de Teología de la Palabra en la Universidad Pontificia de Salamanca, entre 1972 y 1992; profesor de Teología Fundamental en el Seminario Conciliar de Madrid, entre 1974 y 1992; y profesor, desde 1975, del Instituto Superior de Ciencias Religiosas y Catequesis, del que también fue director, entre 1978 y 1986. Ese año, el Instituto pasó a denominarse «San Dámaso» y el Cardenal Cañizares continuó siendo su máximo responsable, hasta 1992. Además, fue coadjutor de la parroquia de "San Gerardo", de Madrid, entre 1973 y 1992. Entre 1985 y 1992 fue director del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española. Creado Cardenal en marzo de 2006 El papa Juan Pablo II le nombró Obispo de Ávila el 6 de marzo de 1992. Recibió la ordenación episcopal el 25 de abril de ese mismo año. El 1 de febrero de 1997 tomó posesión de la diócesis de Granada. Entre enero y octubre de 1998 fue Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena. El 24 de octubre de 2002 fue nombrado Arzobispo de Toledo, sede de la que tomó posesión el 15 de diciembre de ese mismo año. Fue creado Cardenal por el Papa Benedicto XVI en el Consistorio Ordinario Público, el primero de su Pontificado, el 24 de marzo de 2006. Cargos desempeñados en la CEE y en la Santa Sede En la Conferencia Episcopal Española ha sido vicepresidente (2005-2008), miembro del Comité Ejecutivo (2005-2008), miembro de la Comisión Permanente (1999-2008), presidente de la Subcomisión Episcopal de Universidades (1996-1999) y de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis (1999-2005). El Papa Juan Pablo II lo nombró miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 10 de noviembre de 1995. El 6 de mayo de 2006, el Papa Benedicto XVI le asignó esta misma Congregación, ya como Cardenal. También como Cardenal, el Papa le nombró, el 8 de abril de 2006, miembro de la Comisión Pontificia “Ecclesia Dei”. El Cardenal Cañizares ha sido fundador y primer Presidente de la Asociación Española de Catequetas, miembro del Equipo Europeo de Catequesis y director de la revista Teología y Catequesis. Es miembro de la Real Academia de la Historia desde el 24 de febrero de 2008. Igualmente, el Papa nombró al Cardenal Cañizares Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en diciembre de 2008. De otro lado, el cardenal fue nombrado en 2010 “Doctor Honoris Causa” por la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV) Nombrado Arzobispo de Valencia el 28 de agosto de 2014. Tomó posesión de la Archidiócesis el 4 de octubre de 2014