Comunicado de los obispos polacos ante el Sínodo sobre la Familia

t5La Conferencia Episcopal de Polonia expresa su gratitud al Santo Padre Francisco por el don del Sínodo de los Obispos, cuyo tema este año será «la vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en la actualidad el mundo». También damos las gracias a los millones de polacos – incluyendo las comunidades y los movimientos de la familia – que rezan por Francisco, cardenales, obispos y los que participan en el Sínodo. Animamos a todos a seguir rezando por el Sínodo, durante el cual – a petición del Santo Padre – Obispo de la polaca compartir sus alegrías y preocupaciones con respecto a las familias.

1. La enseñanza de los papas y obispos – basado en las Escrituras y la Tradición de la Iglesia Católica – indica que el matrimonio y la familia son uno de los más preciosos de la humanidad, que debe estar rodeado de un cuidado especial. Jesucristo presenta el matrimonio como un pacto entre el hombre y la mujer, que están unidos en el amor por la vida y abierta al don de una nueva existencia. El matrimonio es una realidad divina y humana que Jesucristo elevó a la dignidad de sacramento. Los cónyuges y «en su vida matrimonial y familiar pueden experimentar el amor de Dios a la gente y el amor de Jesús a la iglesia – Su novia» (San Juan Pablo II, Familiaris consortio, 56).

Muchas familias polacas destacaron en una encuesta antes del próximo sínodo que su alegría y la paz de la mente son el fruto de la fe en Dios, la vida sacramental y la oración, individual y familiar, así como el tiempo que pasa entre ellos. Hacemos hincapié para que la familia – es la Iglesia doméstica – es una realidad santa y santificante (cf. Hch 10,24-48; San Juan Pablo II, Homilía en la apertura del VI Sínodo de los Obispos, 09/26/1980).

2. Damos gracias a Dios por el hecho de que en nuestro país hay una gran cantidad de familias sanas que «el bien y el mal destino» cada guardería acerca de la fidelidad a su vocación. Como escribimos en una carta pastoral, que «la gente que cree en el amor y quiere vivir todos los días, entendiéndola no sólo como las emociones y una fuente de excitación, sino como una oportunidad feliz de asumir la responsabilidad de la persona amada para disfrutar de la indisoluble y exclusivo con ella relación para siempre. Las personas que tienen un sentido de la santidad y temor en los corazones miran el misterio del cuerpo humano y el don de la cópula conyugal, que dan la bienvenida a un nuevo bebé en la oración de la familia de alabanza y de toda vida – desde la concepción hasta la muerte natural – buscan la santidad. Las personas para quienes siempre y en todas partes el valor absoluto de la dignidad de la persona humana «(Carta de la Conferencia Episcopal de Polonia en la Fiesta de la Sagrada Familia, 30.12.2005). Damos las gracias a los sacerdotes que ministran a ellos con sabiduría paternal y dedicación.

3. «Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre» – dice Cristo (Mc 10,9). Por lo tanto, el matrimonio sacramental es esencialmente inseparables. La ley de Dios establece límites infranqueables de las decisiones humanas. El hombre no tiene «la soberanía sobre el derecho natural o positivo de Dios» (San Juan Pablo II, Discurso al Tribunal de la Rota Romana, 01/21/2000). En una situación en la que los cónyuges están en dificultad, la tarea de la Iglesia Católica es ayudar a profundizar el amor y la responsabilidad mutua y la conversión. Hoy en día, esta pastoral se necesita más que nunca.

En la Iglesia Católica no hay divorcio o procesos que conducen al divorcio. Sólo hay procesos en los que decide individualmente si el matrimonio era válido o no. Todo el mundo debería tener cuidado con una mentalidad de divorcio. Cualquier dispersión de los cónyuges ofende a Dios y trae un montón de errores y deja heridas no sólo en sí mismos, pero puso una dolorosa sombra también sobre sus hijos, de la familia inmediata, amigos, conocidos y destruir la base de toda la sociedad.

En esta posición, usted tiene la atención más pastoral a rodear viviendo en unión no sacramental. Le recordamos que los divorciados o permanecer en aislamiento, no están excluidos de la Iglesia, pero aún así son sus miembros y debe ayudarles a conservar la fe y relación con la comunidad eclesial a participar en la misa dominical, y en la vida de las comunidades de la parroquia (St. Juan Pablo II, Familiaris consortio, 84). Al mismo tiempo, animamos a los que no tienen obstáculos al matrimonio, a abrirse al amor de Dios y hemos aceptado el reto de construir sobre los sólidos cimientos de la familia de la gracia de Cristo.

4. Abrazamos la pastoral del matrimonio, que durante años se espera un hijo. Al mismo tiempo, recordamos que la inseminación artificial no es la manera correcta de resolver el problema de la infertilidad y los católicos no puede utilizar este método (Francisco, Audiencia de la Asociación de Médicos Católicos Italianos, 11/15/2014). Compartimos el dolor de las familias que están pasando por el drama del aborto espontáneo o cuyos hijos nacieron muertos. Le recordamos que cada uno de estos niños tienen el derecho completo a un  funeral católico .

5. Esperamos que durante el Sínodo gratitud aún más elocuente a los cónyuges que con prudencia y generosidad (Gaudium et spes, 50) optó por un mayor número de hijos, dándoles vida y el mantenimiento y el cuidado de su puesta en el mundo de la fe y la cultura (Pontificia Consejo. Familia, la familia y la procreación humana, 18-19). La gratitud también incluye a los cónyuges que adoptan los niños y las personas que crean hogares para niños de la familia.

Creemos que el Sínodo puede ayudar a cambiar la narrativa de lo social a las familias numerosas, que atrajo la atención de Francisco durante una reunión con varios miles de familias con muchos niños, cuando el respeto y la gratitud más profunda hablaban de su contribución indispensable para el futuro de la Iglesia y del mundo e hizo un llamamiento a las estructuras la sociedad se les garantiza una asistencia adecuada (Francisco, familias con muchos niños la esperanza de la sociedad, audiencia, 12/28/2014; cf. Lo mismo, familia – niños, público Miércoles, 04/08/2015).

6. Atención a las familias más pobres, las familias con personas con discapacidad y mayores matrimonio debe ser una parte integral de la pastoral familiar. Se debe sensibilizar a las nuevas generaciones sobre todo para las personas y las familias que necesitan todo tipo de ayuda. Hay que rodear el cuidado pastoral de las familias que sobreviven la separación asociada con la migración. Al mismo tiempo, les recordamos la necesidad de un pago justo por el trabajo: «La sociedad y el Estado también debe garantizar un nivel de ingresos que pagan lo suficiente para mantener al trabajador y su familia, y también permitir la recaudación de ciertos ahorros» (San Juan Pablo II, Centesimus annus, 15).

7. El número de personas que viven solas. Encontramos entre ellos los que por diversas razones no pueden casarse y aquellos que conscientemente elegir el camino de la soledad en un mundo que, en muchas maneras de servir a los demás. También están aquellos que – renunciar a una mentalidad consumista – permanezca solitario para su propia conveniencia. Todas estas personas deben tener cuidado pastoral de una manera tal como para incluirlos en la vida de la Iglesia y el ministerio a las familias que necesitan apoyo (San Juan Pablo II, Familiaris consortio, 85).

8. Se observa que, por un lado aprox. 90% de la juventud polaca ve en el matrimonio y la familia de la manera de lograr la felicidad en la vida adulta. Por otra parte, el creciente número de personas que viven en uniones de hecho. A menudo también hay un miedo a la responsabilidad y entrega de manera irrevocable. Por lo tanto, es necesaria la apreciación de la institución del compromiso y la extensión directa del período de preparación para la celebración del sacramento del matrimonio. Gracias por cónyuges que hablan a otras parejas que dan testimonio de que el amor conyugal hermosa y fiel es factible ti.

9. En relación con la discusión de la Santa Comunión de divorciados y permanecer en las uniones civiles repetidos, damos las gracias a Francisco, un recordatorio de que «la Eucaristía no es una oración privada o hermosa experiencia espiritual. (…) La alimentación para el Pan de Vida está entrando en comunión con el corazón de Cristo, asimilando sus elecciones, sus pensamientos, sus actitudes «(Angelus, 8.16.2015). Para llevar una vida tan eucarística, es necesario profundizar en la adoración de la Eucaristía (Benedicto XVI, Sacramentum caritatis, 66). Queda enseñanza inmutable de la Iglesia Católica habla del hecho de que con el fin de proceder a la Sagrada Comunión debe perseverar en la gracia santificante (1 Cor 11,26-29;.. 1 Cor 6,9-10 Código de Derecho Canónico, c 916).

La familia es el trabajo y la propiedad de Dios. Es por eso que nos preparamos para el próximo Sínodo de fe, esperanza y amor.

Mensaje original aquí

(Traducción no oficial)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39698 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).