Miedo a la verdad

Cesar_Franco_SegoviaMons. César Franco      En el evangelio de este domingo hay una afirmación, dicha como de pasada, que manifiesta la complejidad de la sicología humana. Jesús, caminando con sus discípulos, les comunica su destino de muerte y resurrección. Ellos no entienden nada y, en lugar de pedir aclaración, dice el evangelista que les «daba miedo preguntarle».

¿Quién no ha tenida una experiencia semejante? Es el miedo a conocer la verdad, la profundidad de la condición humana. Escuchamos palabras de sabiduría, una predicación que nos conmueve, o sencillamente la experiencia de alguien que despierta en nosotros temores o inseguridades, y percibimos de inmediato que la verdad nos roza, nos acecha, y, en último término nos juzga. Sentimos, en cierta medida, que los fundamentos de nuestra vida, que trascurre a menudo por sendas de banalidad, pierden consistencia, se ven amenazados. Si alguien a nuestro lado, por ejemplo, tiene la libertad de confesar sus debilidades, ¿no nos sentimos retratados en su misma confesión y comprometida  nuestra intimidad? Y si, por el contrario, nos revela su deseo de romper con una vida cómoda, fácil y adocenada, ¿no escogemos el silencio ante el miedo de preguntar por sus motivaciones y sentirnos arrastrados a hacer lo mismo? Nos da miedo preguntar, porque, en el fondo, tememos conocer la verdad que pueda sacarnos de nuestro letargo.

Al escuchar a Jesús que habla de su destino de muerte y resurrección, los apóstoles tienen miedo a preguntar. Se comprende este miedo cuando, a renglón seguido, comienzan una discusión sobre cuál de ellos es el más importante. Esa era su preocupación vital: ser importante. Se movían en un mundo de aspiraciones terrenas, donde el afán de poder silenciaba otras cuestiones cruciales de las que Jesús hablaba. Si preguntaban, podían quedar al descubierto los secretos íntimos del corazón y aparecer sus verdaderas aspiraciones. Se haría patente que seguían a Jesús por intereses mezquinos de ocupar los puestos más importantes en el Reino que instauraba. Por eso no querían saber, ni preguntar acerca del destino que esperaba a Jesús: un destino de servicio humilde hasta la muerte. Se les podía aplicar el dicho de Baltasar Gracián: «Los más en el mundo no conocen ni examinan lo que cada uno es, sino lo que parece». No les importaba tanto lo que eran cuanto lo que parecían. De ahí el miedo a preguntar.

El camino hacia la verdad se inicia perdiendo el miedo a conocerla. Cuando Jesús pronunció la palabra «verdad» ante Pilato, éste preguntó escéptico: ¿qué es la verdad?, pero no esperó la respuesta de Cristo. Le faltó el valor de la mujer samaritana, que tampoco estaba dispuesta a dejar que Jesús descubriera su intimidad y esquivaba entrar dentro de sí con otras cuestiones superfluas. Hasta que Cristo, con tacto delicado, le hace entrar dentro de sí misma y conocer la verdad de su vida. La única que nos hace libres.

El hombre está hecho para conocer la verdad y saciarse con ella. Todo lo demás serán sucedáneos que nunca satisfacen y nos hacen perder la vida sin mirar de frente a Dios y a nosotros mismos, que somos imagen y semejanza suya. Por eso Jesús compara al hombre que busca la verdad con el comerciante de perlas finas que, al encontrar una de gran valor, vende todo lo que tiene para adquirirla. Ser sabio en la vida exige indagar, preguntar, perseguir la verdad. Exige perder el miedo a esa vocación propia del hombre que consiste en entrar dentro de sí sin miedo y responder a las preguntas ineludibles del corazón, esas que silenciamos cuando percibimos que la verdad nos acecha y nos busca. Todo lo contrario de lo que hicieron los discípulos: callar por miedo a saber. Y eso que tenían delante al Verbo de Dios hecho carne.

 

+ César Franco

Obispo de Segovia

Mons. César Franco Martínez
Acerca de Mons. César Franco Martínez 252 Articles
Mons. D. César Augusto Franco nació el 16 de diciembre de 1948 en Piñuecar (Madrid). Fue ordenado sacerdote el 20 de mayo de 1973. Es licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas en 1978. Diplomado en Ciencias Bíblicas por la Escuela Bíblica y Arqueología de Jerusalén en 1980. Es también Doctor en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas en 1983. CARGOS PASTORALES Fue Vicario Parroquial de las parroquias San Casimiro (1973), Santa Rosalía (1973-1975) y Ntra. Sra. de los Dolores(1975-1978/1981-1986). Capellán de las Hijas de la Caridad en el Colegio San Fernando (1980-1981); Secretario del Consejo Presbiteral de Madrid (1986 y 1994) y Consiliario diocesano de Acción Católica General y Capellán de la Escuela de Caminos y de la Facultad de Derecho (1986-1995). Fue Rector del Oratorio Santo niño del Remedio (1993 -1995) y Vicario Episcopal de la Vicarçia VII (antigua VIII) de Madrid (1995-1996). El 14 de mayo de 1996 fue nombrado Obispo Auxiliar de Madrid y Titular de Ursona, recibiendo la ordenación episcopal el 29 de junio del mismo año. Desde 1997 a 2011 fue Consiliario Nacional de la Asociación Católica de Propagandistas y ha sido el Coordinador general de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Madrid 2011. Desde noviembre de 2012 hasta su nombramiento como Obispo de Segovia fue Deán de la Catedral de Santa María la Real de la Almudena de Madrid. En su actividad docente, ha impartido cursos sobre Biblia en la Universidad Complutense de Madrid y en la Universidad Eclesiástica “San Dámaso”. El 12 de noviembre de 2014 se hizo público su nombramiento como obispo de Segovia, sede de la que tomó posesión el 20 de diciembre del mismo año. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis desde 2014, tras ser de nuevo elegido para este cargo el 14 de marzo de 2017. Ha sido miembro de las Comisiones Episcopales de Liturgia (1996-1999), de Enseñanza y Catequesis (1996-2008), de Apostolado Seglar (1999-2002) y de Relaciones Interconfesionales (2008-2014).