Josefa, Fidela y Facunda, ¡Rogad por nosotros!

Mons. Francesc Pardo i ArtigasMons. Francesc Pardo i Artigas         El próximo sábado 5 de septiembre, en nuestra catedral, las religiosas Fidela, Josefa y Facunda, del Instituto de Religiosas de San José de Girona, serán beatificadas. La celebración será presidida por el delegado del papa Francisco, el cardenal Ángelo Amato, prefecto de la Congregación para la causa de los Santos.

¿Quiénes eran estas tres hermanas?

Eran religiosas del Instituto que María Gay Tibau, venerable sirvienta de Dios, fundó en Girona el año 1870 para asistir a los enfermos, aliviarles el dolor y sembrar paz en sus corazones. Fueron conocidas popularmente como las “veladoras”, por su servicio de vela a los enfermos. El Instituto sigue ejerciendo su misión en Europa, América y África.

Escuché por primera vez elogios al Instituto en Roma, nombrado obispo de Girona y pendiente aún de la ordenación. En un encuentro con otros nuevos obispos de diferentes partes del mundo —algunos de ellos sudamericanos— me alabaron el Instituto y su misión. Es así como pude apreciar que el nombre de Girona, en muchos lugares, y gracias al Instituto de Religiosas de San José, se identifica con el servicio a los enfermos, a los pobres, a los ancianos, a los más marginados.

La hermana Fidela nació en Banyoles y profesó muy joven como religiosa. Atendía a los enfermos con total dedicación y caridad. Fundó la comunidad de Gandía, donde fue detenida y martirizada por los milicianos el 30 de agosto de 1936.

La hermana Josefa nació en Gandía. Desde muy joven se sintió urgida, en razón de su fe, a servir a los pobres. Tras resolver ciertas circunstancias familiares decidió integrarse en el Instituto y, destinada a Villareal, se refugió en la casa de su hermano en Gandía, donde sufrió el martirio junto a la hermana Fidela, a los 35 años. Los testimonios han recogido una expresión suya: “Me gustaría ser mártir  y ofrecer mi vida por la conversión de los pecadores, si ésta es la voluntad de Dios”.

La hermana Facunda nació en Girona y profesó en el Instituto a la edad  de 20 años. Vivió en distintas comunidades dedicando todas sus horas y energía a servir a los enfermos con gran amor y compasión. Permaneció junto al enfermo al que asistía hasta que fueron a buscarla para conducirla al martirio. Tenía 60 años.

¿Qué significa para nosotros la beatificación de las tres religiosas?

–         Invitación a la  misión de dar testimonio de Jesucristo y de su Evangelio, que levanta y salva a las personas, tal como el papa Francisco reclama en multitud de ocasiones.

–         Tener el coraje de dar razón de nuestra esperanza cuando  el entorno no es favorable, cuando experimentamos incomprensiones, cuando no palpamos los resultados de nuestros esfuerzos y trabajos, cuando la propuesta de Jesús no es bien entendida y hasta rechazada.

–           La comunión con todos los hermanos y hermanas de las Iglesias que hoy sufren persecución y martirio por el sólo hecho de llevar el nombre de cristianos.

–       Valorar la misión del Instituto de Religiosas de San José  de Girona de “aliviar el dolor y sembrar la paz en los corazones”, sentirnos estimulados a hacer lo mismo desde la responsabilidad y la vida de cada uno de nosotros.

–      Pedir la intercesión de los mártires de todos los tiempos, añadiendo a las tres religiosas, cuando experimentemos las cruces de la vida.

Como obispo de Girona, doy gracias a Dios y os invito a vivir este acontecimiento en la Catedral o en cada comunidad parroquial donde celebréis la eucaristía dominical, recordando que este año agradecemos especialmente el don de la Vida Consagrada.

Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 407 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.