Exigencias ecológicas

cardenalsistachMons. Lluís Martínez Sistach        El verano nos acerca a la naturaleza y hace que nos abramos más a la belleza de la creación. Parece que valoremos mejor las exigencias de una ecología auténtica y equilibrada. El contacto con la naturaleza nos hace ser más conscientes de la belleza de nuestro hábitat, que incide ciertamente en nuestra vida y en la vida de las generaciones que vendrán.

Es muy cierto que el nivel de vida de hoy hace que los elementos que constituyen nuestro ambiente natural se resientan mucho más que antes por el uso, y por supuesto por el mal uso, que se hace de ellos. No hay duda de que el deterioro de la naturaleza es también consecuencia del consumismo y del carácter desordenado de nuestro desarrollo y progreso.

El papa Francisco, inspirándose en el «Canto de las criaturas» de san Francisco de Asís, ha publicado recientemente la encíclica Laudato si’, en la que nos propone una ecología integral. San Juan Pablo II también habló en dos encíclicas de la cuestión ecológica y afirmaba que el carácter moral del desarrollo no puede prescindir del respeto por los seres que constituyen la naturaleza visible, que los griegos llamaban “el cosmos». Hay que tomar mayor conciencia de que no se pueden utilizar impunemente las diversas categorías de seres vivos o inanimados según las propias exigencias económicas o como mejor nos plazca. Por el contrario, conviene tener en cuenta la naturaleza de cada ser y su conexión en un sistema ordenado como es el cosmos.

Este documento pontificio es pastoral, evangelizador y también técnico, porque trata de contenidos del ambiente que son técnicos y eso pide este tratamiento específico. Va dirigido a todos, pero especialmente a los responsables más directos del medio ambiente. El Papa se hace esta pregunta al inicio de la encíclica: «¿Qué tipo de mundo deseamos transmitir a los niños que van creciendo?» Este interrogante está en el corazón de la Laudato si’ y nos lleva a preguntarnos sobre el sentido de la existencia y sobre los valores que están en la base de nuestra vida social. Una buena ecología pide una buena antropología.

El Papa lanza un mensaje esperanzador diciendo que «la humanidad aún tiene capacidad de colaborar para construir nuestra casa común». Y añade: «El ser humano todavía es capaz de intervenir positivamente» porque «no todo está perdido».

Tenemos que agradecer al papa Francisco esta encíclica, leerla y aplicarla en bien de todos. Ante la naturaleza visible del cosmos estamos sometidos a leyes no sólo biológicas, sino también morales, cuya transgresión no queda impune.

 

+ Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Articles
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.