Los católicos filipinos se adhieren a la petición sobre el clima

AP2944226_LancioGrandeVeinte millones de firmas para pedir a los líderes mundiales – que se reunirán en París el próximo mes de diciembre para la Cumbre de la ONU sobre el clima (Cop21) – la drástica interrupción de las emisiones de los gases de efecto invernadero para contener de este modo el aumento de la temperatura del planeta por debajo del umbral crucial, que es de 1,5 grados, y ayudar a los países más pobres y expuestos a los cambios climáticos.

Se trata de un ambicioso objetivo que espera alcanzar la petición católica sobre el clima, organizada por una red global de 140 organizaciones católicas, que fue creada el pasado mes de enero para hacer oír fuertemente su voz, con vistas a las importantes decisiones que se deberán tomar en la capital de Francia.

Movilización de la Iglesia en Filipinas contra el cambio climático

Esta iniciativa responde a la invitación que el Papa Francisco dirige en su Encíclica “Laudato sì”  a detener la destrucción del planeta y salvar nuestra “casa común”. Tal como refiere el periódico británico “The Guardian”, los movimientos ambientalistas católicos de Filipinas han acogido esta invitación con entusiasmo adhiriendo a la iniciativa de la red global organizadora con el objetivo de recoger la mitad de las veinte millones de firmas requeridas.

En efecto, la opinión pública de Filipinas percibe claramente esta emergencia ambiental, puesto que se trata de uno de los países más afectados en estos últimos años por los fenómenos climáticos extremos, entre los cuales el devastador tifón Haiyan, que ha sido el más grande de su historia. De hecho, un tercio de los ciudadanos filipinos consideran laemergencia ecológica el mayor problema del mundo actual. Se trata de una preocupación que la Iglesia comparte, y que precisamente por esta razón, desde hace años lucha contra la explotación indiscriminada de los recursos naturales del país, denunciando, como el Papa Francisco, el estrecho lazo existente entre la destrucción del ambiente y la pobreza.

Los Obispos filipinos dicen que no somos dueños, sino custodios de la tierra

Esta posición acaba de ser reafirmada en una declaración de los Obispos filipinos hecha pública con vistas a la Cumbre de París, en la que subrayan que la Encíclica “Laudato sì” enseña que “el corazón de la cuestión de los cambios climáticos es la justicia social” y que “no somos propietarios de la tierra, sino custodios, por lo que debemos cuidar sus recursos, no sólo para nosotros, sino también para las generaciones futuras”.

(María Fernanda Bernasconi – RV)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41467 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).