CRISTIANOS PERSEGUIDOS

Mons. Jaume PujolMons. Jaume Pujol     Durante años hemos asociado la persecución de los cristianos a los primeros siglos del cristianismo, a Nerón y a otros emperadores. Hemos visto películas de cómo eran buscados, encarcelados y a veces arrojados a las fieras en los espectáculos públicos.

En los últimos años se fortalece la conciencia de que, si bien estas fueron historias verdaderas, no lo es menos otra realidad: hoy son más los cristianos perseguidos y martirizados que en aquellos siglos primeros. Los medios de comunicación nos hablan de ellos en países tan diversos como Egipto, Indonesia, Irak, Libia, Siria, Somalia, Nigeria…

Con frecuencia el papa Francisco ha llamado la atención sobre este goteo de holocausto que de vez en cuando tiene episodios más resonantes, como el asesinato de 30 cristianos ortodoxos etíopes en Libia, la matanza de 150 estudiantes de una universidad de Nairobi, la ejecución de 21 cristianos coptos a manos de yihadistas, por citar algunos.

Ante estos hechos hemos de rezar por las víctimas, sus familias y para el arrepentimiento de sus verdugos. Rezar para que gane terreno la paz en estas zonas castigadas por una violencia irracional y sectaria de quienes utilizan el nombre de Dios para matar a otras personas.

También hemos de procurar movilizar a quienes puedan hacer algo para evitar estos martirios, que en otras ocasiones no son de sangre, pero sí de discriminación, impidiendo la residencia o el trabajo a quienes se confiesan cristianos.

La mayoría de países en los que se producen estos hechos son de mayoría musulmana, pero sería por nuestra parte un error y una gran injusticia atribuir estos hechos a la fe del islam mediante una generalización que también podría hacerse, y sería igualmente errónea, en donde haya alguna conducta no evangélica de fieles cristianos. Personalmente tengo contactos con autoridades musulmanas y me consta que rechazan estos sucesos como nosotros.

Está en nuestra mano rezar por los perseguidos y ayudarles en lo posible, exigiendo para toda Europa una mayor apertura de fronteras para los refugiados. El pasado Viernes Santo el obispo de Erbil (Irak) pidió a los fieles, en su homilía, prepararse por si llega el momento del martirio. ¿Nos  imaginamos una situación en la que el simple hecho de ir a misa pueda ser un acto heroico?

La  admiración que sentimos por los primeros cristianos la experimentamos también ahora cuando nos llegan noticias de este tipo. Pidamos a la Virgen María, Reina de la Paz, que cesen estas persecuciones y la familia humana se reencuentre a sí misma en el amor.

+ Jaume Pujol Bacells

Arzobispo de Tarragona  primado

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.