"Alabado seas", la encíclica de la ecología humana integral (y 2)

vivessiliaMons. Joan E. Vives      A lo largo de 6 capítulos, 246 números y 200 páginas, la encíclica del Papa Francisco con el título «Laudato si’«, «reflexión gozosa y dramática a la vez», urge a crear un sistema normativo que incluya «límites infranqueables» y asegure la protección de los ecosistemas ante «nuevas formas de poder derivadas del paradigma tecnoeconómico». Anima a cambiar los «hábitos perjudiciales de consumo» que a veces parecen «suicidas», como el creciente aumento del uso y la intensidad del aire acondicionado. «El ritmo de consumo, de desecho y de alteración del medio ambiente ha superado las posibilidades del planeta, de tal modo que el estilo de vida actual, por ser insostenible, sólo puede terminar en catástrofes». Además, relaciona el cuidado del medio ambiente con algunas cuestiones éticas y asegura que «no es compatible» la defensa de la naturaleza con la justificación del aborto. «Cuando no se reconocen el valor de un pobre, de un embrión humano, de una persona con discapacidad, difícilmente escucharán los gritos de la naturaleza». Por eso podemos decir que esta es laencíclica de la ecología humana integral.

«No parece factible un camino educativo para acoger a los seres débiles que nos rodean, que a veces son molestos o inoportunos, si no se protege un embrión humano, aunque su llegada sea causa de molestias y dificultades». Además, considera «preocupante» que algunos movimientos ecologistas reclamen, «con razón», ciertos límites a la investigación científica y, en cambio hacia la vida humana «se justifique traspasar todos los límites», como «cuando se experimenta con embriones». También critica el Papa Francisco todas aquellas políticas que en lugar de resolver los problemas de los pobres y de pensar en un mundo diferente, sólo proponen una reducción de la natalidad con presiones internacionales a los países en vías de desarrollo, condicionando ayudas económicas a ciertas políticas de ‘salud reproductiva’, dicen. Para el Papa, la «culpa» no es del aumento de la población sino del «consumismo extremo de algunos».

Apunta, también, que los países del Norte tienen una «deuda ecológica» con el Sur debido al uso «desproporcionado» de los recursos naturales llevado a cabo. El enorme consumo de algunos países ricos tiene repercusiones en los lugares más pobres. No se debe hacer desarrollo «a costa» de los más pobres. Precisamente, alerta de que los peores impactos de la crisis ecológica «recaerán en las próximas décadas sobre los países en desarrollo». Estos efectos ya se observan en el «trágico» aumento del número de emigrantes que huyen de la miseria de sus países empeorada por la degradación ambiental y que no son reconocidos como refugiados en las convenciones internacionales, quedando «sin protección de ninguna normativa». Otro de los graves problemas es «la calidad del agua disponible para los pobres, que provoca muchas muertes cada día» y advierte de la falta de conciencia sobre la gravedad de conductas como «gastar y tirar» este recurso vital hasta «niveles inauditos».

Con esta Encíclica, el Papa Francisco se alinea con las corrientes científicas más fundamentadas, y con los enfoques que ven en el desarrollo sostenible un paradigma para el estudio de las políticas de bienestar y desarrollo. La defensa de la creación es elevada por Francisco a la categoría de deber moral para con Dios y los hombres, por lo que pasa a ser tan vertebradora, universal e imperativa como la paz, la igualdad, la dignidad y la justa distribución de la riqueza.

+ Joan E. Vives

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 336 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).