Vivamos la ternura de Jesús

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernández      Queridos hermanos y amigos:

El domingo pasado comentaba con vosotros que todos éramos enviados por el Señor a anunciar la Buena Noticia. Hoy el Evangelio que hemos escuchado en la Misa (Marcos 6, 30-34) nos da el motivo de esta necesidad: vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor, y se puso a enseñarles con calma.

Jesús al ver a la gente siente lástima. Sentir lástima es un conjunto de sentimientos de tristeza y de ternura. Al ver cómo está la gente desorientada,como ovejas sin pastor, Jesús siente tristeza que nace de la ternura de su amor.

La comparación que nos hace el evangelista es la de una oveja sin pastor. Una oveja fuera del rebaño es una oveja que vive en la desorientación, aunque lo parezca no es libre, fuera del rebaño va errando por los montes sin saber a dónde va y a la vez está expuesta al ataque de cualquier enemigo.

Todos conocemos a muchas personas que viven así, jóvenes y adultos que buscan una satisfacción a sus deseos, que buscan  por libre lo que consideran va a ser su verdadera alegría y realización, pero lejos de alcanzarla sólo encuentran la desorientación y la frustración.

Jesús se nos muestra como la expresión plena del amor por los hombres, de la ternura de Dios. Su carácter está lleno de sentimientos por todos y cada uno de los hijos de Dios. El siente una profunda pena y lástima por la desgracia o por el sufrimiento ajeno, por ello nunca deja de conmoverse y se muestra comprensivo ante las miserias y sufrimientos, motivado por un auténtico sentimiento de afecto, cariño y solidaridad.

También los hombres, para ser verdaderamente libres, necesitamos a un pastor que oriente nuestros pasos, que ilumine nuestras mentes. Porque la libertad humana es una libertad atada y sólo puede realizarse cuando el hombre escucha y responde a una llamada. Necesitamos a un pastor que nos llame.

La primera lectura (Jeremías 23, 1-6) advierte seriamente a los pastores que olvidan esta solicitud por las ovejas que le han sido encomendadas. Que olvidan la ternura de Jesús hacia el que vive en la desorientación. Aceptar ser pastor es desear ser como el Pastor, Jesucristo.

El Evangelio nos dice que Él se puso a enseñarles con calma, por ello, Él debe ser nuestro modelo. El corazón de un apóstol, no puede permanecer indiferente ante las necesidades de sus hermanos, sean estas espirituales o de otra índole. Sepamos como Jesús, mirar alrededor nuestro y veremos que hay mucho que necesitan oír una palabra de esperanza y que les hablemos del amor del Padre.

El Señor, espera de nosotros, un corazón compasivo y lleno de ternura, no dejemos de acudir en auxilio del que necesita, no dejemos de ayudar a los más necesitados. También hoy en día mucha gente anda desorientada, también hoy en día muchos caminan por el mundo como ovejas sin pastor. Parece que cada vez tenemos más problemas y menos soluciones. Nosotros sabemos que el Evangelio es la gran noticia que puede cambiar a cada hombre y mujer.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 233 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.