Dios en el centro de todo

antonio_canizaresMons. Antonio Cañizares           Acabo de regresar prácticamente de Ávila donde he pasado tres días en peregrinación con los seminaristas de Valencia con motivo del jubileo teresiano por los quinientos años del centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Ha sido una auténtica inmersión en el universo teresiano: vida, enseñanzas, tiempos y lugares de la Santa. Un verdadero regalo de Dios para cuantos participamos en esta peregrinación.

Allí he tenido ocasión de reflexionar, a la luz del magisterio de Santa Teresa de Jesús, sobre lo que nos acontece en estos momentos (qué actual, siempre vivo, he encontrado el magisterio de la Santa, qué iluminador resulta, y cómo nos centra en lo que es fundamental). Vivimos momentos cruciales. Sin duda, son muchas las realidades, grandes las necesidades y abundantes los problemas que reclaman la solicitud atenta de la Iglesia. No son soluciones o respuestas parciales lo que necesitamos; por supuesto no son solo medidas económicas, ni técnicas solo; algo más substancial, central y hondo necesitamos. Junto a Santa Teresa se ve con mayor viveza el drama de nuestro tiempo; aunque se tuviera casi todo, aunque se pudiera lograr casi todo tecnológicamente hablando, aunque se tuviera todo el poder humano, todo eso puede manifestar, manifiesta de hecho, la mayor de las pobrezas, la mayor de las debilidades, porque, en este momento actual de la historia, el más hondo, vasto y auténtico problema, la mayor de las indigencias y la más absoluta debilidad, es que “Dios desaparece del horizonte de los hombres y con el apagarse de la luz que proviene de Dios, la humanidad se ve afectada por la falta de orientación, cuyos efectos destructivos son cada vez más manifiestos” (Benedicto XVI). Se palpan innumerables signos de cómo hoy nuestro mundo se está alejando de Dios y vive como si Dios no existiese, aunque Dios no se aleje de él e, incluso, hasta tal vez le esté aún más cercano porque necesita más de su misericordia, como nos señala una y otra vez el Papa Francisco, Papa de la misericordia que sólo en Dios encontramos.

Podríamos enumerar múltiples realidades y situaciones en las que hoy se está jugando la suerte del hombre y su futuro; no es difícil señalarlas. Detrás de muchas de ellas, sin duda graves, se encuentra el olvido de Dios, la ausencia de Dios, el caminar en dirección opuesta a Él y a su voluntad. No faltan incluso, por desgracia para la humanidad, proyectos sociales, globales, para los que Dios debería desaparecer de la esfera social, de la vida pública y de la conciencia de los hombres, o reducirlo a la esfera privada. Buena parte de este olvido de Dios lo refleja el laicismo sociológico reinante, al menos, en Occidente y con tendencia a extenderse al resto del mundo, en el que Dios no cuenta y conduce a vivir como si Dios no existiera; no faltan tampoco quienes consideran que la afirmación de Dios, de Dios único, es fuente de evasión, inmadurez, división, exclusión y enfrentamiento. Este olvido de Dios se manifiesta así mismo en una amplia y honda secularización de nuestro mundo, y también en la secularización interna de la Iglesia –la más grave–, o en la apostasía silenciosa de Europa, o la falta de esperanza, sobre todo entre sectores jóvenes.

Todo ello refleja la pérdida o debilidad del sentido de Dios, la fragilidad con que se vive la experiencia de Dios y la debilidad para vivir la dimensión pública de la fe. En todo ello está la clave de lo que nos sucede: esto conduce a la destrucción del cosmos y del hombre y aboca a una humanidad sin futuro. Lo que, como consecuencia de esto, está en juego es el hombre. Por eso, “la prioridad que está por encima de todas es hacer presente a Dios en este mundo y abrir a los hombres el acceso a Dios. No a un dios cualquiera, sino al Dios que habló en el Sinaí, al Dios cuyo rostro reconocemos en el amor llevado hasta el extremo, en Jesucristo crucificado y resucitado. Conducir a los hombres hacia Dios, hacia el Dios revelado en la Biblia, el que hemos visto y palpado en el rostro humano, en la humanidad de su Hijo único, ésta es la prioridad suprema y fundamental de la Iglesia y del Sucesor de Pedro en este tiempo” (Benedicto XVI). Todo eso lo he vuelto a revivir en Santa Teresa de Jesús: “Sólo Dios basta; contemplar a Jesucristo muy humanado; sentirse gozosamente hija fiel de la Iglesia”.

Ahí radica tanto el impulso urgente y decidido de una nueva evangelización para la transmisión de la fe –para la que Santa Teresa es gran maestra hoy–, como poner en el centro y en la base de la Iglesia y de su actuación la Palabra de Dios y la Liturgia: la Eucaristía, la oración y la adoración. Pocos hablan de adoración en el centro del futuro de la Iglesia y del servicio de ésta a la humanidad, ¡y depende tanto de ella! Mucho, en efecto, depende de recuperar y vivir la adoración, sobre todo de la Eucaristía, en lo más nuclear de la Iglesia, que tan claramente se percibe en las Madres Carmelitas de Ávila. Urge reavivar por doquier el verdadero sentido de la adoración, profundizar y difundir la verdadera renovación litúrgica querida por el Vaticano II, que está empapada del sentido de la adoración; apremia reavivar en las conciencias la necesidad imperiosa de la adoración, de la Liturgia, de la Eucaristía como adoración y para adorarla, si queremos una Iglesia con vida, santa en sus miembros, con capacidad evangelizadora.

Si queremos una Iglesia conforme pide “Gaudium et Spes”, es preciso poner en la base “Sacrosanctum Concilium”, como hizo el Concilio Vaticano Il. Es necesario en estos momentos dar un nuevo impulso a lo que constituye lo más genuino de la adoración eucarística, tan dentro de la renovación litúrgica conciliar, darlo a conocer, interiorizarlo y aplicarlo fielmente, impulsar un gran movimiento de formación 1itúrgica, para celebrar bien y para participar adecuadamente en la celebración, haciendo de ella un verdadero acto de adoración, que se prolonga en la adoración eucarística fuera de la Misa.

En todo caso, en estos momentos cruciales, teniendo muy en cuenta la lección de Santa Teresa, nos vendría muy bien recordar aquellas palabras de la Carta a los Hebreos: “corramos en la carrera que nos toca, sin retirarnos, fijos los ojos en el que inició y completa nuestra fe: Jesús, que, renunciando al gozo inmediato, soportó la cruz, sin miedo a la ignominia… y no os canséis ni perdáis el ánimo” (Heb 12, 1-3). No nos cansemos de dar razón de nuestra esperanza, que es Cristo, “que tiene palabras de Vida eterna” (Jn 6, 68).

+ Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Card. Antonio Canizares
Acerca de Card. Antonio Canizares 246 Articles
Emmo. y Rvmo. Sr. Antonio CAÑIZARES LLOVERA El Cardenal Antonio Cañizares, nombrado el 28 de agosto de 2014 por el papa Francisco arzobispo de Valencia, nació en la localidad valenciana de Utiel el 15 de octubre de 1945. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Valencia y en la Universidad Pontificia de Salamanca, en la que obtuvo el doctorado en Teología, con especialidad en Catequética. Fue ordenado sacerdote el 21 de junio de 1970. Los primeros años de su ministerio sacerdotal los desarrolló en Valencia. Después se trasladó a Madrid donde se dedicó especialmente a la docencia. Fue profesor de Teología de la Palabra en la Universidad Pontificia de Salamanca, entre 1972 y 1992; profesor de Teología Fundamental en el Seminario Conciliar de Madrid, entre 1974 y 1992; y profesor, desde 1975, del Instituto Superior de Ciencias Religiosas y Catequesis, del que también fue director, entre 1978 y 1986. Ese año, el Instituto pasó a denominarse «San Dámaso» y el Cardenal Cañizares continuó siendo su máximo responsable, hasta 1992. Además, fue coadjutor de la parroquia de "San Gerardo", de Madrid, entre 1973 y 1992. Entre 1985 y 1992 fue director del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española. Creado Cardenal en marzo de 2006 El papa Juan Pablo II le nombró Obispo de Ávila el 6 de marzo de 1992. Recibió la ordenación episcopal el 25 de abril de ese mismo año. El 1 de febrero de 1997 tomó posesión de la diócesis de Granada. Entre enero y octubre de 1998 fue Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena. El 24 de octubre de 2002 fue nombrado Arzobispo de Toledo, sede de la que tomó posesión el 15 de diciembre de ese mismo año. Fue creado Cardenal por el Papa Benedicto XVI en el Consistorio Ordinario Público, el primero de su Pontificado, el 24 de marzo de 2006. Cargos desempeñados en la CEE y en la Santa Sede En la Conferencia Episcopal Española ha sido vicepresidente (2005-2008), miembro del Comité Ejecutivo (2005-2008), miembro de la Comisión Permanente (1999-2008), presidente de la Subcomisión Episcopal de Universidades (1996-1999) y de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis (1999-2005). El Papa Juan Pablo II lo nombró miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 10 de noviembre de 1995. El 6 de mayo de 2006, el Papa Benedicto XVI le asignó esta misma Congregación, ya como Cardenal. También como Cardenal, el Papa le nombró, el 8 de abril de 2006, miembro de la Comisión Pontificia “Ecclesia Dei”. El Cardenal Cañizares ha sido fundador y primer Presidente de la Asociación Española de Catequetas, miembro del Equipo Europeo de Catequesis y director de la revista Teología y Catequesis. Es miembro de la Real Academia de la Historia desde el 24 de febrero de 2008. Igualmente, el Papa nombró al Cardenal Cañizares Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en diciembre de 2008. De otro lado, el cardenal fue nombrado en 2010 “Doctor Honoris Causa” por la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV) Nombrado Arzobispo de Valencia el 28 de agosto de 2014. Tomó posesión de la Archidiócesis el 4 de octubre de 2014