Carta a los turistas 2015

Mons. Francesc Pardo i ArtigasMons.  Francesc Pardo i Artigas      ¡Bienvenida, bienvenido!

Te lo deseo como obispo de la Iglesia Católica en Girona, lugar que has escogido para pasar unos días o semanas de vacaciones, buscando descanso, nuevos paisajes, descubrimientos culturales o ambientes de fiesta para rehacer las fuerzas del cuerpo y del espíritu.

Quizá hayas encontrado esta carta al entrar en alguna de nuestras iglesias –para rezar, para celebrar la eucaristía dominical, o sencillamente para visitarla– o en alguno de los hoteles donde resides.

Me atrevo a proponerte algunas sugerencias, para que estos días te aporten todo lo que has soñado, e incluso alguna buena experiencia inesperada, que sea un regalo o don añadido.

Para ello, ante todo nos presentamos. La Diócesis u Obispado de Girona tiene su origen hacia los siglos III-IV. San Félix y San Narciso son mártires insignes. Durante siglos, la Iglesia en nuestra tierra ha actualizado la misión del Señor.

Si eres miembro de nuestra Iglesia te acogemos con todo el afecto como hermano/na, y te ofrecemos la atención pastoral que desees. En las parroquias encontrarás lo que necesites para cuidar tu vida cristiana durante estos días. A nosotros, tu presencia en las celebraciones nos alienta y nos hace experimentar la dimensión católica de nuestra comunidad.

Si eres miembro de otras iglesias y/o confesiones cristianas te saludamos con un abrazo fraterno, recordando que tenemos un único Señor a quien servimos, y que va preparando misteriosamente los caminos hacia la unidad plena. Te ofrecemos nuestros templos para que encuentres espacios de silencio, para que puedas rezar, y para que saborees la belleza de la fe expresada en tantas obras de arte.

Si profesas otra religión deseamos que descubras, por medio de las obras artísticas y culturales, que el hecho religioso ha encontrado su lugar en nuestras villas y ciudades, signo de su importancia para el presente, y de su incidencia para la vida de las personas y pueblos.

A la vez, todos juntos, en la naturaleza y sobre todo en las personas, descubrimos la primera carta de amor de Dios a la humanidad.

Sin embargo, no olvido a quienes, buscando el tesoro de la vida, no habéis descubierto la manifestación de Dios, o que no la consideráis una Buena Noticia. Que la experiencia del descanso, de la belleza y la visita a nuestro patrimonio cultural sean estímulo para la búsqueda de respuestas a las grandes preguntas de la existencia. El descanso del cuerpo y del espíritu no está reñido con la búsqueda. Al contrario: es una ayuda.

Te ruego que contemples especialmente como hermanos a quienes durante estos días te servirán y harán que tu estancia sea más agradable. Descubre nuestra identidad, nuestras raíces profundamente cristianas; maravíllate de las obras que la fe, la vida social y la cultura han levantado con una gran sintonía. Déjate impresionar por todo aquello que veas y, sobre todo, por las cualidades y valores de nuestra gente. Sé consciente también de los retos que tenemos y compartimos. Así, no solamente serás un visitante temporal, sino un hermano, un amigo, alguien que, aquí entre nosotros, descubre su hogar.

Lo deseo, lo pido al Señor, y ruego a los diocesanos que lo favorezcan.

A vuestro servicio, con mi afecto y mi bendición.

Francesc Pardo i Artigas,

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 406 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.