También nosotros somos enviados

eusebiohernandezobtarazonaMons.  Eusebio Hernández           Queridos hermanos y amigos: En el Evangelio de este domingo (Marcos 6, 7-13) vemos a Jesús que envía a sus Apóstoles de dos en dos; hace partícipes a los Doce de la misión que Él ha recibido del Padre. El envío tiene la fuerza en su palabra, por ello, los manda con lo imprescindible: un bastón y nada más, pero ni pan ni alforja, ni dinero suelto en la faja, que llevasen sandalias pero no una túnica de repuesto.

Recibir la misión confiada es un acto de fe y saber que Dios en su providencia los va a sostener. Sólo dos elementos, subraya el Evangelio, pueden llevar, un bastón y sandalias. Podemos comparar el bastón con la cruz, es decir el leño donde poder apoyarnos en los momentos difíciles de nuestra misión. Las sandalias nos recuerdan el texto del profeta Isaías 52, 7: ¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del que trae buenas nuevas, del que anuncia la paz, del que trae las buenas nuevas de gozo, del que anuncia la salvación, y dice a Sion: Tu Dios reina!

Jesús, que es conocedor de sus Apóstoles, sabe de sus debilidades y de los momentos difíciles por los que pueden pasar pero, a la vez, sabe que es necesario que experimenten lo que después de Pentecostés va a ser su misión. Por ello los envía de dos en dos; un compañero da fuerza y puede alentar en las circunstancias difíciles, el ir de dos en dos es signo de apoyo mutuo.

Escuchando este Evangelio de hoy también todos nosotros nos debemos sentir enviados por Jesús para anunciar la Buena Noticia e invitar a la conversión. Lo hacemos no apoyados en nosotros mismos, sino fiándonos de su Palabra. Igual que conocía a sus apóstoles, nos conoce a nosotros, comprende nuestras limitaciones y nuestros miedos. El Señor ha confiado la transmisión de su mensaje a personas normales y con medios normales.

Para nosotros también la cruz debe ser nuestro bastón que nos sostenga en la misión. Cuando vivimos nuestra fe cristiana puede haber incomprensiones y dificultades pero si vamos apoyados en la cruz de Cristo, Él será nuestra fortaleza. Cuando la cruz nos acompaña y está presente en nuestras vidas se convierte en un signo de esperanza.

Para la evangelización hace falta también alegría, es decir vivir nuestra fe con alegría, con ilusión, sabiendo que llena de sentido toda nuestra existencia. Como nos decía el texto de Isaías que antes citaba, transmitir nuestra fe es llevar buenas nuevas, paz, gozo, salvación.

Ante esta misión no estamos solos, ni somos enviados solos; el Señor quiso enviar a sus apóstoles de dos en dos. En cada comunidad cada uno debe ayudar a su hermano, animarle en los momentos difíciles, sostenerle con su oración. Nuestras comunidades son pequeñas y por ello es más fácil tratarse, conocerse y animarse unos a otros en la misión que hemos recibido. Nada peor que una parroquia o comunidad pesimista que se fija más en sus limitaciones que en sus posibilidades por pequeñas que estas sean. La bondad que descubro en todos vosotros durante visita pastoral me hace esperar en que podemos crear entre todos una sociedad más humana y más evangelizadora.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 233 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.