"El monasterio de Montserrat y la liturgia"

cardenalsistachMons. Lluís Martínez Sistach          Me parece muy oportuno recordar un centenario que se cumple estos días: el del primer Congreso Litúrgico de Montserrat, que se celebró del 5 al 10 de julio de 1915, convocado por todos los obispos de las diócesis catalanas y presidido por el nuncio Francesco Ragonesi, siendo el secretario un destacado sacerdote de Sabadell, el doctor Lluís Carreras, que fue quien presentó la propuesta al abad Marcet de Montserrat.

El Congreso reunió a más de dos mil personas -entre las cuales a un arquitecto llamado Antoni Gaudí, muy interesado en todos los aspectos de la liturgia cristiana- y tuvo una gran importancia para introducir a los fieles de las diócesis catalanas en la liturgia y para dar más dignidad a las celebraciones de la fe católica, finalidades que hicieron de este acontecimiento un hito importante en la renovación de la espiritualidad litúrgica en nuestra tierra.

Se señalaron cuatro objetivos del Congreso, todos ellos en torno a la liturgia: profundización, participación activa, fomento de la vida sacramental y reactivación de la vida comunitaria. Resulta muy significativo que estos objetivos ya anunciaban los de la reforma litúrgica promovida por el Concilio Vaticano II: medio siglo antes del gran concilio ecuménico del siglo XX, en Cataluña ya se sintonizaba con el movimiento litúrgico europeo, uno de los movimientos que sin duda prepararon la reforma del Vaticano II.

Un detalle significativo de este Congreso fueron las celebraciones litúrgicas, en torno al metropolitano y los obispos de la Tarraconense, en las que sobresalieron la homilía del obispo de Vic Josep Torras i Bages y las palabras de clausura del nuncio pontificio Francesco Ragonesi. Las conclusiones estaban centradas en la participación activa de todos los cristianos en la liturgia; una participación integral que se deseaba que fuera a la vez interna y externa, y que se abría a la función de la lengua vulgar y el canto en el culto.

El primer Congreso no fue un hecho aislado sino que encontró entre nosotros un clima favorable. Después vino, ya en tiempos del Vaticano II –en 1965–, el segundo Congreso Litúrgico de Montserrat, impulsado por el abad Gabriel María Brasó, del que surgió la Societat Catalana d’Estudis Litúrgics, filial del Institut d’Estudis Catalans. Y posteriormente se celebraría el tercer Congreso Litúrgico de Montserrat, celebrado el año 1990, fruto del cual los obispos de las diócesis catalanas publicaron la comunicación pastoral La liturgia, fuente de vida espiritual.
Es de desear que la conmemoración del centenario del primer Congreso nos mantenga a todos activos en el compromiso de seguir profundizando en el surco de la dignidad y la belleza de la liturgia y el canto, y que nos estimule a celebrar de tal manera que todo facilite la participación plena, activa y fructífera de todos los fieles. Así daremos continuidad a los propósitos de aquellos que promovieron, hace cien años, un congreso sobre la liturgia en Montserrat.

+ Lluís Martínez Sistach
Cardenal arzobispo de Barcelona

Mons. Lluís Martínez Sistach
Acerca de Mons. Lluís Martínez Sistach 187 Articles
El Cardenal Martínez Sistach nace en Barcelona el 29 del abril de 1937. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Mayor de Barcelona entre los años 1954 y 1961. Fue ordenado sacerdote el 17 de septiembre de 1961 en Cornellá de Llobregat. Entre 1962 y 1967 cursó estudios jurídicos en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma, doctorándose en Derecho Canónico y Civil. Terminados sus estudios jurídicos en Roma, fue nombrado Notario del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, cargó que ocupo desde 1967 a 1972. Desde ese mismo año y hasta 1979, fue Vicario Judicial Adjunto del Tribunal Eclesiástico de Barcelona, y de 1975 a 1987, Profesor de Derecho Canónico de la Facultad de Teología de Cataluña, en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona y en el Instituto de los PP. Salesianos de Barcelona. De 1979 y 1987 fue Vicario General de la archidiócesis de Barcelona. En 1983 fue elegido Presidente de la Asociación Española de Canonistas. CARGOS PASTORALES Fue nombrado Obispo auxiliar de Barcelona el 6 de noviembre de 1987. Recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. Fue nombrado Obispo de Tortosa el 17 de mayo de 1991. El 20 de febrero de 1997 fue promovido a Arzobispo Metropolitano de Tarragona y el 15 de junio de 2004 a Arzobispo Metropolitano de Barcelona. El 6 de noviembre de 2015 el papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Barcelona, siendo administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, el 26 de diciembre del mismo año. Es Gran Canciller de la Facultad de Teología de Catalunya y de la Facultad de Filosofía de Catalunya, y Presidente de la Fundación “Escola Cristiana de Catalunya”. Creado Cardenal en el Consistorio de noviembre de 2007. En la Curia Romana es miembro, desde mayo de 2008, del Pontificio Consejo para los Laicos, del que ya era consultor desde 1996; del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos de la Iglesia, desde 2002, y desde julio de 2006, es también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, cargo para el que fue ratificado en mayo de 2008. Desde junio de 2010 es miembro de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. El 9 de abril de 2013 la Generalitat de Cataluña le otorgó la Medalla de Oro. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos, de la que ya fue miembro desde 1987 al 2005 y Presidente de 1990 al 2002. Formó parte del Comité Ejecutivo de 2005 al 2011, año que fue elegido Presidente de la Comisión de Liturgia para el trienio 2011-2014. Desde este último y hasta diciembre de 2015, era miembro de la Comisión Permanente.