La Sábana Santa, reliquia e icono

SaizMenesesMons. Àngel Saiz Meneses       Desde el 19 de abril pasado y hasta el 24 de junio, la ciudad de Turín vivió un hecho de carácter religioso y a la vez muy popular: la llamada “ostensión” o exposición pública del Santo Sudario.

San Juan Pablo II, a propósito del Santo Sudario, que según la tradición envolvió el cuerpo de Jesucristo crucificado, habló de reliquia. Benedicto XVI utilizó la fórmula “icono del Sábado Santo”. El Santo Sudario y todo lo relativo a él tiene dos caras: la de la fe y la de la ciencia. No pretendo entrar en las discusiones científicas sobre esta pieza tan sorprendente. Sólo deseo señalar su carácter de reliquia venerable que nos recuerda la Pasión, muerte, sepultura y resurrección del Señor. En este sentido, es de una gran finura teológica la expresión utilizada por Benedicto XVI, eminente teólogo: estamos ante un “icono del Sábado Santo”.

La ostensión o muestra de esta reliquia es una manifestación de fe. No olvidemos este aspecto. El Papa Francisco, siempre tan sensible a las manifestaciones de religiosidad popular, se trasladó a Turín a finales de junio.

Para él, además, visitar Turín fue como volver a su casa, porque de la región turinesa partieron sus antepasados hacia Argentina para emprender una nueva vida.

Turín ha vivido este año un segundo acontecimiento religioso: los doscientos años del nacimiento de San Juan Bosco, el santo de los jóvenes, que en esta ciudad del norte de Italia fundó los Salesianos, siempre dedicados a la evangelización de la infancia y la juventud, especialmente de las clases populares.

De esta manera la “ostensión” del Santo Sudario se ha completado con el jubileo salesiano, que incluye una serie de actos que culminarán en un encuentro de jóvenes salesianos este verano. El Papa Francisco también mantuvo un encuentro con los jóvenes en el marco del bicentenario del nacimiento de San Juan Bosco.

“El Santo Sudario, en este tiempo de crisis, puede dar una fuerza espiritual a muchas personas”, ha declarado Monseñor Cesare Nosiglia, arzobispo de Turín y custodio del Santo Sudario. “Es un lienzo de muerte, pero para los creyentes remite a la Resurrección, la victoria del que es el Señor de la vida”.

El tema de esta edición de la “ostensión” ha sido “El amor más grande”. “Es el amor de Dios –ha explicado el arzobispo- que dio su vida por todos nosotros”. El Santo Sudario es la expresión de un misterio de amor y de fe y una incógnita para la ciencia, que quizá un día desvele los muchos interrogantes.

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 359 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.