VERANO JOVEN

Mons. Carlos EscribanoMons. Carlos Escribano      Una vez culminado el curso escolar y universitario nuestros niños y jóvenes hacen un alto en su tarea ordinaria y durante los meses estivales recuperan fuerzas para afrontar nuevos retos el curso próximo. Desde siempre la Iglesia ha ofrecido, desde distintos ámbitos, actividades especialmente dedicadas a ellos, para ayudarles a aprovechar el tiempo vacacional brindándoles experiencias que les ayuden a crecer como personas y como creyentes.

Las iniciativas en nuestra diócesis surgen de parroquias, asociaciones y de la misma delegación de pastoral juvenil. Es importante cuidar a nuestros niños y jóvenes para que descubran su espacio en la Iglesia y vayan asumiendo que ellos pueden ser evangelizadores privilegiados de otros jóvenes.

Dos campamentos se ofrecen en el mes de Julio. El campamento Monesmon organizado por un grupo de parroquias en Alcalá de la Selva y el que organiza la Acción Católica General, sector de infancia, en el campamento de Lomas Altas. Ambos tienen siempre un buen número de participantes que, junto a sus monitores, disfrutan de unos días de descanso, convivencia y formación.

La delegación de Pastoral Juvenil ofrece este año una actividad, en el mes de Agosto, que se divide en dos momentos. En primer lugar el Camino de Santiago y en segundo lugar el Encuentro Europeo de Jóvenes, organizado por la Conferencia Episcopal Española en Ávila, con motivo del V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Partirán el 31 de Julio y llegarán a la capital compostelana después de caminar más de 110 kilómetros. Acuden a la cita entre 60 y 70 jóvenes de nuestra diócesis. Una de las cuestiones que siempre suscita el Camino de Santiago es preguntarse qué significa peregrinar, ponerse en camino. Peregrinar, nos recuerda el Papa Francisco, “es imagen del camino que cada persona realiza en su existencia. La vida es una peregrinación y el ser humano es viator, un peregrino que recorre su camino hasta alcanzar la meta anhelada. (Misericordie Vultus 14). Se trata de ponerse en camino, de salir de nuestra tierra, de nuestras circunstancias. En una palabra, “desinstalarnos” para poder caminar, ligeros de equipaje, con el corazón abierto en busca de los otros y del Otro. El Camino de Santiago es una experiencia espiritual milenaria, un camino de fe recorrido por multitud de peregrinos a lo largo de los siglos en los que se conjugan múltiples aspectos que la hacen una experiencia única.

Y desde Santiago nuestros los jóvenes de Teruel acudirán a Ávila para encontrarse con jóvenes cristianos de otras diócesis españolas y de otros países europeos. El Encuentro Europeo de jóvenes es un gran acontecimiento eclesial que quiere expresar de forma visible la fe en Jesucristo y el dinamismo de la Iglesia, dando testimonio de la actualidad del mensaje cristiano. Los jóvenes se reunirán en torno a Cristo, convocados por santa Teresa de Jesús, para crecer, profundizar y dar testimonio de su fe en Jesús.

Os pido que en estas semanas de Julio encomendéis todas estas actividades con jóvenes en nuestra diócesis. Damos gracias a los catequistas, monitores y responsables por el gran trabajo que realizan y pedimos que sean muchos los frutos que se deriven de estas experiencias de fe y amistad.

+ Carlos Escribano Subías,
Obispo de Teruel y de Albarracín

Mons. Carlos Escribano Subías
Acerca de Mons. Carlos Escribano Subías 177 Articles
Monseñor Carlos Manuel Escribano Subías nació el 15 de agosto de 1964 en Carballo (La Coruña), donde residían sus padres por motivos de trabajo. Su infancia y juventud transcurrieron en Monzón (Huesca). Diplomado en Ciencias Empresariales, trabajó varios años en empresas de Monzón. Más tarde fue seminarista de la diócesis de Lérida -a la que perteneció Monzón hasta 1995-, y fue enviado por su obispo al Seminario Internacional Bidasoa (Pamplona). Posteriormente, obtuvo la Licenciatura en Teología Moral en la Universidad Gregoriana de Roma (1996). Ordenado sacerdote en Zaragoza el 14 de julio de 1996 por monseñor Elías Yanes, ha desempeñado su ministerio en las parroquias de Santa Engracia (como vicario parroquial, 1996-2000, y como párroco, 2008-2010) y del Sagrado Corazón de Jesús (2000-2008), en dicha ciudad. En la diócesis de Zaragoza ha ejercido de arcipreste del arciprestazgo de Santa Engracia (1998-2005) y Vicario Episcopal de la Vicaría I (2005-2010). Como tal ha sido miembro de los Consejos Pastoral y Presbiteral Diocesanos. Además, ha sido Consiliario del Movimiento Familiar Cristiano (2003-2010), de la Delegación Episcopal de Familia y Vida (2006-2010) y de la Asociación Católica de Propagandistas (2007-2010). Ha impartido clases de Teología Moral en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón desde el año 2005 y conferencias sobre Pastoral Familiar en diferentes lugares de España. Finalmente, ha formado parte del Patronato de la Universidad San Jorge (2006-2008) y de la Fundación San Valero (2008-2010). Benedicto XVI le nombró obispo de Teruel y de Albarracín el 20 de julio de 2010, sucediendo a monseñor José Manuel Lorca Planes, nombrado Obispo de Cartagena en julio de 2009. Ordenado como Obispo de Teruel y de Albarracín el 26 de septiembre de 2010 en la S. I. Catedral de Teruel.