Abrir la puerta al Señor

martorell7Mons. Julián Ruiz Martorell         Queridos hermanos en el Señor:

Os deseo gracia y paz.

El libro de la Sabiduría, escrito probablemente en Alejandría de Egipto hacia el año 30 a.C., recoge en el capítulo segundo un razonamiento, calificado como equivocado, que tiene muchas semejanzas con el pensamiento actual de muchas personas. Nos fijamos en cinco expresiones puestas en labios de “los impíos”:

1) “Razonando equivocadamente se decían: «Corta y triste es nuestra vida y el trance final del hombre es irremediable; no consta de nadie que haya regresado del abismo»” (v. 1).

2) “Nacimos casualmente y después seremos como si nunca hubiésemos existido. Humo es el aliento que respiramos y el pensamiento, una chispa del corazón que late” (v. 2).

3) “Cuando ésta se apague, el cuerpo se volverá ceniza y el espíritu se desvanecerá como aire tenue” (v. 3).

4) “Con el tiempo nuestro nombre caerá en el olvido y nadie se acordará de nuestras obras. Pasará nuestra vida como rastro de nubes y como neblina se disipará, acosada por los rayos del sol y abatida por su calor” (v. 4).

5) “Nuestra vida, una sombra que pasa, nuestro fin, irreversible; puesto el sello, nadie retorna” (v. 5).  Los impíos piensan que la solución es disfrutar de los bienes presentes y gozar de lo creado con ardor juvenil (v. 6), embriagarse de vinos exquisitos y de perfumes, no dejar escapar una flor primaveral (v. 7), coronarse con capullos de rosas antes que se marchiten (v. 8), que ningún prado escape a sus orgías y dejar por doquier señales de su gozo (v. 9).

Se proponen oprimir al pobre inocente y no tener compasión de la viuda, ni respetar las canas venerables del anciano (v. 10); que sea su fuerza la norma de la justicia, pues, según ellos “lo débil es evidente que de nada sirve” (v. 11).

Se animan a acechar al justo, que les resulta fastidioso, porque se opone a su modo de obrar, les reprocha las faltas contra la ley y les reprende contra la educación recibida (v. 12).

Dicen del justo: “presume de conocer a Dios y se llama a sí mismo hijo de Dios” (v. 13). Añaden: “Es un reproche contra nuestros criterios, su sola presencia nos resulta insoportable. Lleva una vida distinta de todos los demás y va por caminos diferentes. Proclama dichoso el destino de los justos, y presume de tener por padre a Dios” (vv. 14-15.16b).

Impío es el que vive de espaldas a Dios; el que no reconoce una relación fundante con Dios; el que, rechazando la luz, camina hacia la oscuridad, la noche y la muerte. El capítulo segundo de la Sabiduría afirma: “así discurren pero se equivocan, pues los ciega su maldad” (v. 21).

El “justo” por excelencia es Jesucristo, que disipa nuestros razonamientos equivocados; que nos revela el rostro del Padre, “amigo de la vida” (Sab 11,26); que nos descubre un horizonte insospechado; que afirma: “yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante” (Jn 10,10); que se nos manifiesta con estas palabras: “Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre” (Jn 11,25-26); que dice de sí mismo: “Yo soy el camino y la verdad y la vida” (Jn 14,6); que repite incesantemente: “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada” (Jn 15,5).

Jesucristo es el que nos dice a cada uno: “Mira, estoy de pie a la puerta y llamo. Si alguien escucha mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo” (Ap 3,20).

Recibid mi cordial saludo y mi bendición.

+Julián Ruiz Martorell,

Obispo de Jaca y de Huesca

Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 387 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.