No temas, basta que tengas fe

Cartagena Lorca PlanesMons. José Manuel Lorca         La escena del Evangelio de esta semana podríamos decir que es una foto de lo que sucede hoy entre nosotros: Una niña a la que iba a visitar Jesús por estar enferma y porque su padre, Jairo, se lo pidió con mucha fuerza. Resulta que yendo de camino le avisan de que ya nada se puede hacer, porque ha muerto y que ya era inútil molestar a Jesucristo. Esta era la evidencia, en el ambiente se respiraba ya el luto y habían desaparecido las esperanzas. Digo que la escena se repite en nuestros días, porque entre nosotros también se vive el luto por las familias golpeadas por la crisis, con pocos recursos y sufriendo el paro, especialmente de los jóvenes; la desesperanza de una sociedad envejecida; dolorosas son también las necesidades entre los niños, ancianos o por causa de la violencia domestica… Lo grave es que algunos nos dicen, ¿para qué molestar al Maestro? Pero acabamos de escuchar la lección que nos da el Señor: “No temas, basta que tengas fe”. Jesús nos está abriendo puertas, está diciendo que por la fe lo que humanamente parecía imposible se hace posible. La fe te va centrando en la persona de Jesús que tiene el poder para realizar “los imposibles humanos” y te orienta necesariamente a la confianza total en el Señor, aunque algunos se rían o se burlen de ti.

Les ruego que se detengan en la Palabra de esta semana, que la lean despacio y dejen que entre en lo más hondo de su ser, porque tendrán la ocasión de alegrarse en el elogio de la eficacia de la fe. En este domingo se nos proponen dos vías para acercarnos a la salvación y a la vida que nos regala el Señor: la fe y la confianza. Este itinerario nos ofrece la seguridad de que Jesús no es solo el que nos puede salvar, sino quien nos quiere salvar, no es solo el que nos puede ayudar, sino quien nos quiere ayudar. El Señor obra con poder: “Niña, contigo hablo, levántate”… y le devuelve la vida. Nuestro Señor es poderoso en obras y palabras. Pero la condición humana es así de cruel y no faltaron las risas y las burlas contra Jesús. ¡Qué fácil es hacerse el interesante! ¡Qué fácil creerse autosuficientes, ególatras, simplones e importantes! No debemos tomar a broma el tema del pecado, porque es la causa de la muerte.

Nuestro Dios no es Dios de muertos, sino de vivos y lo que nos regala es la vida, está claro que somos seres para la vida, llamados por el Señor que sigue saliendo a los cruces de todos los caminos del mundo para ofrecernos la libertad y para ser sus comensales en el banquete eterno. ¡Qué ejemplo nos da el padre de esta niña en medio de los incrédulos! Este hombre se había creído que Jesús podía salvar a su niña y se fió, se dejó ayudar por Jesús y recuperó sana a su hija. Esta es la lección de fe más hermosa.

+ José Manuel Lorca Planes

Obispo de Cartagen

Mons. José Manuel Lorca
Acerca de Mons. José Manuel Lorca 357 Articles
Mons. D. José Manuel Lorca Planes nació en la localidad murciana de Espinardo, diócesis de Cartagena, el 18 de octubre de 1949. Curso los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor "San Fulgencio“ de Murcia. Es licenciado en Teología Bíblica por la Facultad de Teología de Granada. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1975. Recibió la ordenación episcopal en Teruel el 6 de marzo de 2004. Nombrado Obispo de Cartagena el 18 de julio de 2009, tomó posesión el 1 de agosto de ese mismo año. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades.