No es lo mismo apretujar a Jesús que tocarlo con fe

Albacete Obispo CiriacoMons. Ciriaco Benavente      Nos cuenta el evangelio de este domingo dos signos de Jesús. Imaginemos la escena. La multitud se arracima en torno a él hasta impedirle andar. En esto llega un jefe de la sinagoga, que, echándose a sus pies, le ruega insistentemente que vaya a imponer las manos sobre su niña, que está agonizando. El segundo caso es el de una mujer, que sufría hemorragias desde hacía doce años. Ésta se acerca a Jesús por detrás, segura de que si tocaba su manto quedaría curada.

En el primer caso, cuando llegaron a la casa la niña ya había muerto. “Basta que tengas fe” le dice Jesús al padre. Y la tuvo. Fue así como su preciosa niña resplandeció de nuevo con todos los colores de una vida de doce años. Lo mismo le pasó a la hemorroisa, que, superando el miedo a la ley (la hemorragia la convertía en impura y por tanto indigna de tocar a nadie), osó tocar el manto de Jesús y quedó totalmente curada.

Jesús, que siempre rehúye el sensacionalismo, sólo se hace acompañar, en el primer caso, de tres de sus discípulos. Cuando oye el griterío de los familiares y de las plañideras dice con serenidad: “¿A qué viene ese alboroto?, la niña no está muerta sino dormida”. Entra en la habitación acompañado sólo del padre, la madre y los tres discípulos. Marcos cita en arameo, el dialecto materno de Jesús, sus palabras-: “talitha qumi” “¡contigo habloniña, levántate!”-, conservadas seguramente en la memoria de Pedro, a cuya sombra escribe el evangelista Marcos.

En el caso de la hemorroisa, cuando Jesús se percató de que una fuerza sanadora había salido de él preguntó: “¿Quién me ha tocado?”. Pregunta extraña, pues la gente le estrujaba por los cuatro costados. Jesús, que es buen educador y sabe que se trata de una creencia imperfecta, quiere que la mujer supere sus creencias mágicas para pasar a una fe superior, al encuentro con su persona. Y la mujer, postrada a sus pies, temblando de miedo y de asombro, acaba confesando toda la verdad.

Para Jesús lo esencial no es lo espectacular, lo milagroso, lo “maravilloso”, sino la salvación. Sus palabras – “talitha qumi” o “tu fe te ha salvado, vete en paz y queda curada”, contempladas a la luz de la Pascua, que es como se escriben los evangelios, son como un anuncio de la salvación que viene por la fe y el encuentro con Cristo.

La vida se le va a chorros a mucha gente, que no se da cuenta del inmenso caudal de juventud o de madurez, de amor o de vida que acaban malogrando.

“Parar creer en Jesús hay que empezar primero por verse enfermo, triste, pobre. Dejar que brote y tome cuerpo una sed de otra agua, de otra plenitud. Mirarlo después a él, sentir que lleva la respuesta a todas mis preguntas, que guarda la llave de todos mis anhelos; poner el corazón de rodillas y tender hacia él las manos suplicantes. En esa exacta medida el encuentro con él calmará mi sed, su medicina curará mis heridas” (J Guillén).

Quizá entre los miles de comulgantes que nos acercamos cada domingo a participar de la Eucaristía haya muchos que siguen cerrados en si mismos, incapaces de vivir la comunión con nadie, incapaces de compartir, muchos a los que, tal vez, se les va la vida a chorros. Es que no es lo mismo apretujar a Jesús que tocarlo con fe. No es lo mismo el consumo de sacramentos que entrar en comunión con la muerte y la  resurrección de Cristo.

Nos acercamos con verdad a los sacramentos cuando dejan de ser actos sociales o puramente rutinarios; cuando sabemos que algo importante para nuestra vida se ventila tras los signos que los significan y arropan. Entonces, aunque estemos muertos, como la niñita de Jairo; aunque llevemos doce años, como la hemorroisa, viendo cómo la vida se nos escapa a chorros, podemos sentir que nos hemos encontrado con quien dijo: “Yo he venido para que los hombres tengan vida, y vida en plenitud”. Entonces podremos cantar con el salmista: “Sacaste mi vida del abismo; me hiciste revivir cuando bajaba a la fosa. Cambiaste mi luto en danzas; te daré gracias por siempre”.

+ Ciriaco Benavente Mateos

Obispo de Albacete

Mons. Ciriaco Benavente Mateos
Acerca de Mons. Ciriaco Benavente Mateos 200 Articles
Mons. D. Ciriaco Benavente Mateos nació el 3 de enero de 1943 en Malpartida de Plasencia, provincia de Cáceres y diócesis de Plasencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario de Plasencia y fue ordenado sacerdote el 4 de junio de 1966. Es Graduado Social por la Universidad de Salamanca (1971). Comenzó su ministerio sacerdotal en el pueblo salmantino de Béjar, donde fue coadjutor, de 1966 a 1972, y luego párroco, de 1973 a 1979, de la Parroquia de San Juan Bautista. Desde 1979 a 1982 fue Rector del Seminario de Plasencia y Delegado Diocesano del Clero entre 1982 y 1990. Este último año fue nombrado Vicario General de la diócesis, cargo que desempeñó hasta su nombramiento episcopal. El 22 de marzo de 1992 fue ordenado Obispo en Coria. Obispo de la diócesis de Coria-Cáceres hasta diciembre de 2006. En la Conferencia Episcopal Española ha sido Presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones desde 1999 hasta 2005. En la Conferencia Episcopal Española en la actualidad es miembro de las Comisiones Episcopales de Migraciones y de Pastoral Social. Con fecha 16 de octubre de 2006 fue nombrado por el Santo Padre Benedicto XVI Obispo de Albacete, tomando posesión de la sede el día 16 de diciembre de 2006.