"Apunta a tu hijo a clase de religión"

braulioarztoledoMons. Braulio Rodríguez        En el ordenamiento jurídico de España, la Ley de Educación vigente reconoce que los padres de los alumnos, tanto en la Escuela de iniciativa pública como en los Centros Escolares concertados, tienen el derecho de optar por que sus hijos asistan a las clases de la Enseñanza Religiosa Escolar (ERE). De modo que la asignatura de Religión es obligatoria para el centro escolar y libre para los alumnos y, lógicamente, para sus padres, que la pueden o no elegir para sus hijos. Es, pues, un derecho constitucional, basado en el artículo 27,3 de nuestra Carta Magna. También está amparado este derecho por la más elemental “libertad religiosa”.

Pienso que en nuestra Diócesis son muchos los padres que eligen la clase de Religión para sus hijos porque consideran que ello es tan legítimo como darles lo necesario para su crecimiento y maduración como hombres y mujeres. Pero sería bueno considerar cómo, poco a poco, el tema “clase de religión” se enturbia por distintas razones, como cuando se piensa: “Sí los hijos tienen una asignatura menos, mejor”; “Tal vez escoger Religión puede marcar al chico/a”; “Que sean ellos los que decidan, pues son ellos los que van a ir a esa clase”. Los chicos, sin duda, reciben también otros mensajes, más o menos sutiles pero muy directos, como son los que dicen: “Basta de privilegios para la Iglesia en la enseñanza”, o “¿por qué en la Escuela pública clase de Religión Católica? Mejor en las parroquias, porque la clase de Religión es, al fin y al cabo, catequesis”.

En este tema, creo yo, hay que ser muy claros: los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos y la clase de Religión es una oportunidad y una posibilidad de que esta educación sea integral, que alcanza a todos los ámbitos de la persona. Pero no se trata sólo de saber o conocer más: es conocer a fondo una forma de vida que es la fe cristiana, proporcionando a los niños y adolescentes virtudes, maneras de vivir y comprender la vida que nace de Jesús y de su Evangelio. La Religión en el aula trata de Dios y del hecho religioso cristiano, pero también introduce al alumno en una cultura cristiana que ayuda a comprender cómo es el ser humano, la sociedad, la literatura, el arte, las tradiciones; y que ayuda sobre todo a conocer a Cristo, persona clave de la historia universal, del que los alumnos son discípulos.

La clase de Religión dará oportunidad a los hijos de conocer los fundamentos de la fe, y crecer como hombres y mujeres de bien. ¿A quién estorba la Religión en la Escuela? A mi modo de ver, a aquellos que ven en esta actividad docente una ideología, pero considerada desde su ideología propia, que piensan que es la única buena y razonable, pero que confunde lo público con lo estatal y que lo demás es privado y no debe permanecer en la esfera pública. Esta es una idea pobre, raquítica y parcial, sostenida desde hace mucho tiempo por quienes quieren reducir todo a lo público y lo demás es privado y debe guardarse en el armario del alma. Dicen, además, que la Religión cuesta mucho dinero al Estado o a las Autonomías. Pero, ¿acaso los padres católicos son menos contribuyentes que los que no lo son o no quieren que sus hijos cursen religión? ¿En qué se basan para asegurar que cualquier otra asignatura troncal del currículo escolar es mejor para la educación que la clase de Religión? Eso hay que probarlo; yo, por ejemplo, veo que todo saber es importante y que debe haber un equilibrio en el conjunto de la enseñanza.

Os animo, pues, padres y madres, a seguir eligiendo la enseñanza de la religión Católica en la escuela para vuestros hijos. Les haréis un gran bien con esta opción. No olvidéis la importancia de Dios y que su conocimiento nos hace mejores ciudadanos, mejores personas y más hermanos de los demás. En vuestra mano está apuntar a tu hijo a clase de religión Católica.

X Braulio Rodríguez Plaza

Arzobispo de Toledo

Primado de España

Mons. Braulio Rodríguez
Acerca de Mons. Braulio Rodríguez 314 Articles
Don Braulio Rodríguez Plaza nació en Aldea del Fresno (Madrid) el 27 de enero de 1944. Estudió en los Seminarios Menor y Mayor de Madrid. En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología Bíblica en la Universidad Pontificia de Comillas. En 1990 alcanzó el grado de Doctor en Teología Bíblica por la Facultad de Teología del Norte, con sede en Burgos. Ordenado presbítero en Madrid, el 3 de abril de 1972. Entre 1984 y 1987 fue miembro del Equipo de Formadores del Seminario Diocesano de Madrid. Fue nombrado obispo de Osma-Soria el 13 de noviembre de 1987, siendo ordenado el 20 de diciembre. En 1995 fue nombrado obispo de Salamanca. El 28 de agosto de 2002 se hizo público su nombramiento por el Santo Padre como arzobispo de Valladolid. Benedicto XVI lo nombró Arzobispo electo de Toledo, tomando posesión de la Sede el día 21 de junio de 2009. Es el Arzobispo 120 en la sucesión apostólica de los Pastores que han presidido la archidiócesis primada.