Preparando el Año de la Misericordia

Mons. Joan PirisMons. Joan Piris           Con motivo de los 50 años de la clausura del Concilio Vaticano II, el Papa Francisco ha anunciado un Año santo o Jubileo extraordinario sobre la misericordia. Sigue siendo actual lo que sobre este mismo tema dice su documento programático sobre la Alegría del Evangelio: «Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia» (EVG, 3). Por eso es necesario que la Iglesia y cada cristiano mantengan vivo «un deseo inagotable de ofrecer misericordia, fruto de haber experimentado la infinita misericordia del Padre y su fuerza difusiva» (n 24). El Papa nos propone «primerear, involucrarse, acompañar, fructificar y festejar» el mensaje del Evangelio, para difundir esta buena noticia.

Consciente de ello, «la Iglesia debe ser el lugar de la misericordia gratuita, donde todo el mundo pueda sentirse acogido, amado, perdonado y alentado a vivir según el Evangelio» (n. 114); y donde se valoren los pequeños pasos, agradeciéndolos como don gratuito de Dios: «Un pequeño paso, en medio de grandes límites humanos, puede ser más agradable a Dios que la vida exteriormente correcta de quien transcurre sus días sin afrontar importantes dificultades…» (n. 44).

El Papa pide que la acción evangelizadora procure mantener bien visible la identidad cristiana: «el abrazo bautismal que el Padre nos dio de pequeños, nos hace anhelar, como hijos pródigos -y predilectos en María-, el otro abrazo, el del Padre misericordioso que nos espera en la gloria. La dura pero hermosa tarea de lo que predica el Evangelio es hacer que nuestro pueblo se sienta como en medio de estos dos abrazos» (n. 144).

Es aquí donde, como una respuesta a la misericordia que Dios ha tenido con nosotros, debe situarse la absoluta prioridad de «salir de sí» hacia los hermanos, particularmente los más necesitados: «La Iglesia, guiada por el Evangelio de la misericordia y por el amor al hombre, escucha el clamor por la justicia y quiere responder a él con todas sus fuerzas» (n. 188). La Biblia «invita con mucha contundencia al amor fraterno, al servicio humilde y generoso, a la justicia, la misericordia con el pobre» (n. 194). Sobre todo, hay que tener presente que Jesús se identificó con los más débiles: «’Tenía hambre, y me disteis de comer’, y enseñó que la misericordia para con ellos es la clave del cielo» (cf. Mt 25,35) (n. 197).

En continuidad con sus predecesores, Francisco insiste: «La opción por los pobres es para la Iglesia una categoría teológica antes que cultural, sociológica, política o filosófica. Dios les otorga ‘su primera misericordia’ (cfr. Juan Pablo II, Homilía en Santo Domingo, 1984). Y añade: «Esta preferencia divina tiene consecuencias en la vida de fe de todos los cristianos, llamados a tener los mismos sentimientos de Jesucristo» (EVG n. 198).

Hoy, a las puertas de la Solemnidad de san Pedro Apóstol, roguemos intensamente por su Sucesor y Obispo de Roma: que el Señor nos otorgue -a él y a nosotros- dar claramente testimonio de misericordia, de comunión, de servicio, de fe viva y generosa, de justicia y de amor a los pobres, para que la alegría del Evangelio se extienda por todo el mundo y ninguna periferia se prive de su luz.

Recibid el saludo de vuestro hermano obispo,

+ Joan Piris Frígola,

Obispo de Lleida

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Articles
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia. En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984. CARGOS PASTORALES Ha sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste. El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año. El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.