Centro Hermano de Badajoz cumple 20 años atendiendo a personas sin hogar

Mérida-Badajoz Centro-HermanoEl Centro Hermano de Badajoz, es uno de los recursos que desde Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz, se pusieron hace 20 años en la ciudad de Badajoz. Actualmente se encuentra ubicado dentro del Área de Inclusión social, en el que también se enmarca el Centro Padre Cristóbal de Mérida.

Este centro nación  porque existía una necesidad que actualmente se mantiene porque la demanda persiste, aunque durante sus 20 años de existencia, que este año cumple, el Centro Hermano de Badajoz ha evolucionado, a la par que sus usuarios. Según los datos de su director, Pedro Herrera, durante este tiempo habrán pasado por las instalaciones más de 12.000 personas.

Cifra que con el paso de los años se ha ido reduciendo, ya que la estación de los usuarios se ha ido prolongando, desde esa visión de conjunto de la persona. El centro que cuenta con  28 plazas sin plazo”, esto quiere decir que los usuarios pueden permanecer en el centro un tiempo ilimitado. “Una persona que lleva en la calle años, no podemos pretender recuperarla en 4 o 15 días”. Esta línea de trabajo se introdujo hace más de cinco años “porque no adelantamos nada con estar rulando por los centros de acogida de toda España”.

El perfil de los usuarios del Centro Hermano ha variado mucho en este tiempo. Hoy en día la población sin hogar está más estabilizada y ya no hay transeúntes, una definición que apenas subsiste, sino que quien vive a la intemperie permanece en la misma ciudad durante meses. Son personas sin hogar “que terminan en la calle no por un solo motivo sino por un cúmulo de motivos, es la mochila, que tiene penas, desgracias, problemas físicos, de salud mental o adicciones”. Y es que “una persona termina definitivamente en la calle porque la familia la deja o porque no tiene familia”. Pedro Herrera apunta que ahora están llegando casos de parejas divorciadas, en las que él o ella se quedan sin hogar, casi siempre ellos y también mujeres maltratadas.

Pedro Herrera lleva 9 años y en estetiempo, “las personas que iban antes no son las que están ahora”. Ya no hay tantos inmigrantes porque hubo un momento en que a Badajoz llegaban muchos saharauis para regularizar su situación. Sí se han incrementado los usuarios con enfermedades mentales, que no tienen tratamiento “y no saben siquiera que tienen ese problema”, o personas que estaban en la calle por otras circunstancias y terminan con problemas mentales.

Este cambio en el perfil también se ha traducido en una evolución en la metodología de trabajo. En el Centro Hermano ya no se ofrece una asistencia “de albergue, comida, cama y ropa”, sino que la atención que se presta es de “acompañamiento”, lo que conlleva asistencia psicológica, cercanía con el educador. Se les ayuda con la burocracia para que tengan documentos de identificación y sanitarios o para tramitar ayudas. “Ahora lo que se prima con mucho cuidado es el proceso personal individualizado, porque se trata de que una persona retome su vida y su situación cambie”. Y lo consiguen.

El director del Centro Hermano asegura que existen muchos casos de usuarios que han recuperado a sus familias y se han integrado, desde el punto de vista social y laboral. Cáritas trabaja en red con los recursos propios y los ajenos. En su centro de empleo atiende a quienes pasan por estas instalaciones y también con las instituciones públicas. “Se trata de reconstruir a la persona y de recuperarla porque es válida para la sociedad, si está en la calle es un capital social que se pierde”.

Cuando las plazas de Badajoz no son suficientes, los demandantes se derivan a otros centros. Además, cuenta con los pisos tutelados, para los que ya gozan de mayor autonomía. Respecto a las actuales instalaciones, Herrera confía que en que se resuelva pronto entre el ayuntamiento y la Universidad de Extremadura.

(Diócesis de Mérida-Badajoz)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41517 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).