La cuestión ecológica

ramondelhoyolopez1Mons. Ramón del Hoyo     Queridos fieles diocesanos:
     1. Acabamos de recibir una nueva Encíclica de Su Santidad el Papa Francisco que lleva por título LAUDATIO SI’. Toma este nombre del “Cántico de las criaturas”, de San Francisco de Asís.
Le expresamos nuestro agradecimiento por las orientaciones seguras de su Magisterio en materia de tanta actualidad.
Así se lo expreso en una carta dirigida a Su Persona, en nombre de todos los diocesanos, al tiempo que le felicitamos el próximo “Día del Papa”, en el tercer aniversario de su pontificado.
     2. Nuestra Santa Madre Iglesia nos invita a través de esta Carta, a profundizar y conocer tan importante temática para respetar la que el Papa Emérito Benedicto XVI llamó la “gramática” que el Creador ha inscrito en su obra, confiando al hombre el papel de guardián y administrador responsable de la creación[1].
Dios ha encomendado al ser humano la buena gestión de la naturaleza. Para ello no puede quedar supeditado o sujeto sólo a la técnica, pues la naturaleza es mucho más que un espacio para disfrutarlo o explotarlo.
De hecho, nuestra profesión de fe cristiana comienza con estas palabras: “Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la tierra”. Hemos de redescubrir y aclarar el vínculo existente entre persona humana y creación.
     3. Podremos descender, a través de su lectura y estudio de los seis capítulos del texto de la Encíclica,a una reflexión de lo que está pasando a “nuestra casa”, pues la naturaleza es, de algún modo, la casa del hombre (Cap. I); releer los relatos de la Biblia para comprobar la responsabilidad que pone Dios en el ser humano respecto a la creación (cap. II); descender a un análisis de las raíces de la situación actual, para conocer sus raíces o causas más profundas (cap. III); caer en la cuenta sobre la necesidad de elaborar unas bases a favor de una ecología integral, en que se contemplen los vínculos existentes y cuestiones sociales y humanas (cap. IV); conocer las propuestas concretas que el Papa Francisco propone sobre lo que podemos y debemos hacer en este campo (cap. V), indicándonos, finalmente, algunas líneas de maduración humana inspiradas en la experiencia cristiana. Una profunda conversión ecológica global, en definitiva, que hemos de hacer llegar a la escuela, a la familia, a los medios de comunicación social y a la catequesis (cap. VI).
En el recorrido de su lectura late este interrogante: ¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan? Lo que, a su vez, nos lleva a preguntarnos –escribe el Santo Padre–, ¿para qué pasamos por este mundo?, ¿para qué venimos a esta vida?, ¿para qué trabajamos y luchamos?, ¿para qué nos necesita esta tierra?
     4. Tratemos de sacar tiempo para conocer y dar a conocer a esta nueva Encíclica. Hagamos de ella una lectura reposada. Nos ayudará a afianzar nuestra fe sobre el alcance del proyecto creador de Dios, del que somos todos protagonistas colaboradores y defensores.
Demos también a conocer a otros el Documento pontificio, lo que encomiendo sobre todo a los sacerdotes, agrupaciones, asociaciones y movimientos eclesiales. Sería de desear su presentación,cuanto antes, en los Arciprestazgos, núcleos de población más importantes en la Diócesis, en Colegios y otras instituciones. No podemos conformarnos con noticias que nos lleguen desde otros sectores, sino desde su conocimiento directo.
Así se hará ya a nivel diocesano, una primera aproximación, el próximo día 22, a las 20.30 horas, en la Sacristía de la S.I. Catedral de Jaén.
Con mi saludo y afecto en el Señor.
Jaén, 19 de junio de 2015
+ Ramón del Hoyo López
Oispo de Jaén
Mons. Ramón del Hoyo
Acerca de Mons. Ramón del Hoyo 149 Articles
Mons. Ramón del Hoyo nació el 4 de septiembre de 1940 en Arlanzón (Burgos). Cursó estudios en los Seminarios Menor y Mayor de Burgos, entre 1955 y 1963. Obtuvo la Licenciatura en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca (1963-1965) y el Doctorado en la Pontificia Universidad Angelicum (1975-1977). Fue ordenado sacerdote para la archidiócesis de Burgos el 5 de septiembre de 1965. CARGOS PASTORALES Su ministerio sacerdotal lo desarrolló en la diócesis burgalesa. Comenzó como coadjutor de la parroquia de Santa María la Real y Antigua y Director espiritual de la Escuela media femenina “Caritas”, entre 1965 y 1968. Desde este último año y hasta 1974 fue Notario eclesiástico y Secretario del Tribunal Eclesiástico. Además, en el año 1972 fue nombrado Provisor-adjunto de la Curia de Burgos y en 1978 Provisor, cargo que desempeñó hasta 1996. También fue Vicario Judicial del Tribunal Eclesiástico Metropolitano desde el año 1978 y hasta 1993, cuando fue nombrado Vicario General y Canónigo y Presidente del Capítulo Catedral Metropolitano. Estos cargos los compaginó, desde 1977 y hasta su nombramiento episcopal, con la docencia en la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos, como profesor de Derecho Canónico. El 26 de junio de 1996 fue nombrado obispo de Cuenca y recibió la ordenación episcopal el 15 de septiembre del mismo año. El 19 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo de Jaén, diócesis de la que tomó posesión el 2 de julio de 2005. El papa Francisco acepta su renuncia al gobierno pastoral de esta diócesis el 9 de abril de 2016 y le nombra administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor,el 28 de mayo de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, de la que fue presidente de 2005 a 2011. Ha sido miembro del Consejo de Economía desde 2012 a 2017. También fue miembro de la “Junta San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia”, que se creó con el encargo de preparar la Declaración y la promoción de la figura del nuevo Doctor.