El estilo cristiano es la humildad

SaizMenesesMons. Àngel Saiz Meneses               Hoy os sugiero reflexionar sobre el estilo cristiano, sobre la manera de comportarnos los cristianos en el mundo. Porque los cristianos no vivimos en otro mundo, sino que peregrinamos en este nuestro mundo. Voy a hacerlo con unas reflexiones sobre la humildad, que he encontrado en el mensaje del Papa Francisco en la pasada Pascua de Resurrección.

El papa recordó que Jesucristo, por amor a nosotros, se despojó de su gloria divina; se vació de sí mismo, asumió la forma de siervo y se humilló hasta la muerte, y muerte de cruz. Por esto Dios lo ha exaltado y le ha hecho Señor del universo (cf. Fl 2,5-11). Jesús es el Señor: ésta es la profesión de fe más breve y más antigua que conservamos en la Iglesia.

Con su muerte y resurrección, Jesús muestra a todos la vía de la vida y de la felicidad: y esta vía es la humildad, que comporta también la humillación. Es casi una provocación hablar de humildad y de humillación en el mundo de hoy, tan afirmativo de si mismo y tan competitivo. Pero creo que fue el gran escritor Chesterton quien dijo que la humildad debería ser la virtud que caracterizara a los cristianos. Sólo quien se humilla puede ir hacia “los bienes de allá arriba”, a Dios (cf. Col 3,1-4). El orgulloso mira “desde arriba hacia abajo”, el humilde, “desde abajo hacia arriba”.

El Papa Francisco propuso, en su mensaje pascual, un significativo ejemplo de humildad en los apóstoles. Y explicó que, en la mañana de Pascua, advertidos por las mujeres, Pedro y Juan corrieron al sepulcro y lo encontraron abierto y vacío. Entonces se acercaron y se “inclinaron” para entrar en la tumba. Para entrar en el misterio –explicó el papa Francisco- hay que “inclinarse”, abajarse. Sólo quien se abaja comprende la glorificación de Jesús y puede seguirlo en su camino.

El mundo –señaló el Papa- propone imponerse a toda costa, competir, hacerse valer… Pero los cristianos, por la gracia de Cristo muerto y resucitado, son los brotes de otra humanidad, y tratan de vivir al servicio de los demás, de no ser altivos, sino disponibles y respetuosos.

“Esto no es debilidad –subrayó el Papa Francisco- , sino auténtica fuerza. Quien lleva en sí el poder de Dios, de su amor y su justicia, no necesita usar violencia, sino que habla y actúa con la fuerza de la verdad, de la belleza y del amor”.

Frente a nuestro mundo, los cristianos hemos de implorar del Señor resucitado y de su Espíritu Santo –que él nos ha enviado- la gracia de no ceder al orgullo que fomenta la violencia y las guerras, sino que pongamos en obra el valor humilde del perdón y de la paz. Pidamos a Jesús victorioso del pecado y de la muerte, por su cruz y su resurrección, que alivie el sufrimiento de tantos hermanos nuestros perseguidos a causa de su nombre y por su condición de cristianos. Y también pedimos por las víctimas de los conflictos y las violencias que se están produciendo en nuestro mundo. Que son muchas.

La vía cristiana y el estilo cristiano de la humildad pueden parecer débiles e ineficaces. Pero el mensaje pascual –central en la fe cristiana- nos asegura que es el camino más eficaz para la salvación del mundo. Es el camino seguido por el mismo Jesucristo. ¿Qué otro camino podríamos seguir nosotros?

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa.

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 384 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.