APUNTA A TUS HIJOS A CLASE DE RELIGIÓN CATÓLICA

ginesgarcia2Mons. Ginés García Beltrán         Cada año por estas fechas, los padres ejercen el derecho de elegir en los colegios públicos la clase de religión para sus hijos. Es un derecho amparado por el universal de la libertad religiosa, y por el propio nuestro. Querer una enseñanza que dote a sus hijos de formación en lo tocante a la religión es tan legítimo como darles lo necesario, o datarlos de los medios más apropiados para su crecimiento y maduración como hombres y mujeres.
  Pero es necesario reconocer, que como tantas otras cosas importantes en la vida, hemos hecho un problema de este derecho a recibir en la escuela una enseñanza religiosa. Pues yo me niego a verlo como un problema y no como una oportunidad. Hay problemas, claro que sí; pero la enseñanza de la religión no puede ser un problema.
  Hablamos, por tanto, de oportunidades y posibilidades.
  Los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos; las demás instancias, tanto públicas como privadas, tienen sólo un papel subsidiario para proteger y ayudar a los principales educadores. Los padres tienen que encontrar en la escuela un medio que les ayude a educar a sus hijos en los valores y creencias que ellos tienen.
  Los padres cristianos saben que una educación integral pasa por la formación religiosa de sus hijos, y así lo exigen como ciudadanos dotados de derechos a las instancias públicas. En nuestra diócesis de Guadix, más del 90% de los padres piden la educación religiosa. Sería una negación de la libertad y del derecho privar a los niños y adolescentes de esta educación.
  La religión en el aula trata sobre Dios y sobre el fenómeno religioso, pero al mismo tiempo introduce al alumno en una cultura marcada por el cristianismo. ¿Cómo se puede explicar el arte o la literatura de occidente sin conocimientos del cristianismo? ¿Cómo entender nuestro medio sin la huella cristiana? Qué importante también el conocimiento de personas que en la historia han sido modelo de vida para muchos, y  que hoy son ejemplo también para nosotros. Además, sin olvidar los valores humanos que nacen de la conciencia cristiana: amor, diálogo, tolerancia, compasión, etc.
  La clase de religión dará la posibilidad a los hijos de conocer los fundamentos de la fe y crecer como hombres y mujeres de bien. Me pregunto, ¿a quién estorba la religión en la escuela? ¿Es un problema ideológico?; en ese caso, ¿por qué no respetar las ideas del otro? ¿Acaso los padres creyentes son menos contribuyentes que los que no los son?
  No quiero olvidar al colectivo de enseñantes de religión que acompañan a los alumnos con maestría y dedicación. Yo mismo he podido ver en los centro de enseñanza de nuestra diócesis el afecto que alumnos y compañeros tienen a los profesores de religión. Y, gracias a Dios, son muchos los profesores y directivos de centros que respetan esta opción y colaboran lealmente con ella, sin zancadillas.
  Unas palabras para agradecer, de igual modo, la labor de los centros de enseñanza concertados de inspiración católica, que en nuestra diócesis son cinco, y que realizan un trabajo muy hermoso con centenares de alumnos. Bajo la guía del Evangelio hacen crecer a los niños y jóvenes como personas y como cristianos.
  Queridos padres, os invito a todos a seguir eligiendo la enseñanza de la religión católica para vuestros hijos, les haréis un gran bien con esta opción. No olvidéis que Dios sí es importante, y que su cercanía nos hace a todos mejores. Sólo por eso, apunta a tu hijo a clase de religión católica.
+ Ginés García Beltrán,
Obispo de Guadix
Mons. Ginés García Beltrán
Acerca de Mons. Ginés García Beltrán 94 Articles
S. E. R. Mons. Ginés Ramón García Beltrán, nació en Lorca (Murcia), siendo natural de Huércal-Overa (Almería), el día 3 de octubre de 1961. Después de cursar estudios de Enseñanza Media en el Instituto de Huércal-Overa de 1975 a1979, ingreso en el Seminario Conciliar de San Indalecio, de Almería. Cursó estudios de Teología en la Facultad de Teología de la Compañía de Jesús en Granada. Tras obtener la graduación de Bachiller en Teología en 1984, es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1985. Licenciado en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma en 1986. En 1987 cursó estudios de doctorado en Derecho Canónico en la misma Universidad, y especialización en derecho matrimonial en la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Ha desempeñado el ministerio sacerdotal como párroco de Mojácar (1987-1989), Rioja (1993-1994), «Santa María de los Ángeles», de la Capital (1994-996). Capellán de las Religiosas de la Inmaculada Niña «Divina Infantita» (1993-1994) y de las Religiosas Siervas de los Pobres, Hijas del Sagrado Corazón de Jesús (1990-1992 y 2004 -2005). Arcipreste en la Capital (1994-1996). En 1996 Mons. D. Rosendo Álvarez Gastón le nombra Vicario General y Moderador de Curia, cargos en los que es confirmado en 2002 hasta 2005, por Mons. Adolfo González Montes, quien le nombra Canónigo Doctoral en 2003. Administrador parroquial de La Cañada y Costacabana (2005-2006); y de nuevo párroco de la importante parroquia de San Sebastián de la Capital de Almería, desde 2006. De 1989 a 1992 ejerció como Vicerrector del Seminario, Formador y Director espiritual en los Seminarios Mayor y Menor de Almería. Defensor del Vínculo y Promotor de Justicia (desde 1989). Delegado Episcopal en el Colegio Diocesano de San Ildefonso (1991-1994). Profesor (desde 1990) y Rector en el «Instituto Teológico San Indalecio» para la formación teológica y pastoral diocesana (1993-1997). Delegado Episcopal del IV Sínodo Diocesano (1996-1999). En el «Centro de Estudios Eclesiásticos» del Seminario Conciliar (afiliado a la Facultad de Granada) ha sido Jefe de Estudios (1996-2003), Profesor de Teología (1997-2003), y es actualmente Profesor Ordinario de Derecho Canónico (desde 2005). En el «Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Almería» (adscrito a la Universidad Pontificia de Salamanca), ha sido Profesor de Derecho Canónico y Síntesis teológica (2007-2008). Entre otros cargos que ha desempeñado, el Obispo de Guadix fue durante años Profesor de Religión en diversos Institutos de Enseñanza Media (1989-1994). Responsable de Formación Espiritual de grupos de matrimonios. Como miembro del Tribunal Eclesiástico, ha sido en diversas causas Juez instructor y «ad casum»; entre ellas en la Causa de los Mártires de Almería (2003). Representante del Obispado de Almería en Unicaja (2001-2007). Miembros del Consejo Presbiteral (1995-2006), Consejo Pastoral Diocesano (1995-2006), Colegio de Consultores (desde 1995), Consejo Diocesano de Asuntos Económicos (2003-2005) y Consejo Diocesano de Arte y Patrimonio (1997-2005). El 3 de diciembre Su Santidad el Papa Benedicto XVI nombró a Mons. Ginés Ramón García Beltrán como nuevo obispo de Guadix. El 27 de febrero de 2010 fue consagrado obispo en la Plaza de Las Palomas, de la ciudad accitana. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Permanete y Presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, desde el 12 de marzo de 2014. Anteriomente había sido miembro de la CEMCS y de la Comisión Episcopal de Patrimonio, desde 2010 a 2014. En la Asamblea de Obispos del Sur de España es el Obispo delegado para los Medios de Comunicación Social. El 13 de julio de 2016 fue nombrado miembro de la Secretaría para la Comunicación de la Santa Sede.