LA MESA DE LA CARIDAD – Con motivo de la solemnidad del Corpus Christi

ginesgarcia2Mons. Ginés García Beltrán        La solemnidad del Corpus Christi es, cada año, la oportunidad que nos ofrece el Señor de detenernos ante el misterio de la Eucaristía, que es signo de la presencia y del amor que Dios tiene a los hombres. Es un momento para pensar, más aun, para contemplar lo que significa esto que algunos celebramos cada día, otros el domingo, y muchos otros ni siquiera lo celebran. Es una oportunidad para todos, incluso para los que no creen, pero sí conocen y valoran lo que es el verdadero amor, el amor que se entrega hasta las últimas consecuencias.
  La Eucaristía es el sacramento de la presencia del Señor en medio de la Iglesia y del mundo. Como leemos en el evangelio de san Juan: Jesús, “habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo”. Efectivamente, porque no hay amor más grande que entregar la vida. Y el gesto tan sencillo realizado por Jesús en la última cena con el pan y el vino, se convierte en anuncio de su muerte y resurrección, y para nosotros en sacramento de una ofrenda que se renueva cada día. En la Misa somos testigos y participes de la entrega del Hijo de Dios por cada uno de nosotros. Es grande, ¿verdad?
  De la mesa de la Eucaristía nace la caridad. La caridad de Dios para nosotros, que alimenta nuestra caridad para con los demás. Sin Eucaristía no habrá caridad cristiana. Por eso, al estilo de Jesús, ser caritativo no es dar cosas, sino darse a sí mismo. Ir a Misa los domingos no es sólo una obligación moral, sino, principalmente, la necesidad de estar con el Señor, para llenarme de Él, y dejar que me vaya transformado en Él. Podemos decir en este caso que somos lo que celebramos. En la Eucaristía el Señor nos hace como Él, nos identifica con Él. ¿Por qué tengo que ir a Misa? Sencillamente, porque tienes que vivir, y vivir es ser para los demás.
  Os invito, querido hermanos y hermanas, a celebrar la Eucaristía cada domingo. Dejad otras ocupaciones, incluso el legítimo derecho al descanso. En la Misa no habéis de hacer muchas cosas; se trata de estar y abrir todos los sentidos y el corazón para contemplar la presencia de un Dios que nos ama. Basta con que nos dejemos hacer por el Señor, esa es nuestra participación fructuosa; y seguro que, sin darnos cuenta, el Señor irá cambiando nuestro corazón, y nos hará hombres y mujeres de fe, de esperanza, con el corazón lleno de paz, con alegría. Nos acercará a los demás, a los que ya veremos como hermanos. La participación en la Eucaristía nos dará un corazón compasivo.
  Vivimos en un mundo tocado por la indiferencia; muchas veces descubrimos que el otro no nos importa tanto como decimos; que buscamos nuestra seguridad y bienestar, sin permitir que nada ni nadie nos moleste. “La clave para salir de la indiferencia está en entregarse a los demás como lo hace Jesús. Él sigue partiendo su Cuerpo y derramando su Sangre en la Eucaristía para que nadie pase hambre ni tenga sed” (Comisión Episcopal de Pastoral Social. Mensaje con motivo de la festividad del Corpus Christi).
  Que la fiesta del Corpus Christi sea la oportunidad de acercarnos al Dios en el misterio de la Eucaristía, y a los hermanos. Que la mesa de la Eucaristía, la mesa del Señor, sea de verdad la mesa de  la caridad para todos.
  Que María, la Virgen, nos acompañe y bendiga siempre nuestro camino de fe.
  Con mi afecto y bendición.
 + Ginés García Beltrán,
Obispo de Guadix
Mons. Ginés García Beltrán
Acerca de Mons. Ginés García Beltrán 94 Articles
S. E. R. Mons. Ginés Ramón García Beltrán, nació en Lorca (Murcia), siendo natural de Huércal-Overa (Almería), el día 3 de octubre de 1961. Después de cursar estudios de Enseñanza Media en el Instituto de Huércal-Overa de 1975 a1979, ingreso en el Seminario Conciliar de San Indalecio, de Almería. Cursó estudios de Teología en la Facultad de Teología de la Compañía de Jesús en Granada. Tras obtener la graduación de Bachiller en Teología en 1984, es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1985. Licenciado en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma en 1986. En 1987 cursó estudios de doctorado en Derecho Canónico en la misma Universidad, y especialización en derecho matrimonial en la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Ha desempeñado el ministerio sacerdotal como párroco de Mojácar (1987-1989), Rioja (1993-1994), «Santa María de los Ángeles», de la Capital (1994-996). Capellán de las Religiosas de la Inmaculada Niña «Divina Infantita» (1993-1994) y de las Religiosas Siervas de los Pobres, Hijas del Sagrado Corazón de Jesús (1990-1992 y 2004 -2005). Arcipreste en la Capital (1994-1996). En 1996 Mons. D. Rosendo Álvarez Gastón le nombra Vicario General y Moderador de Curia, cargos en los que es confirmado en 2002 hasta 2005, por Mons. Adolfo González Montes, quien le nombra Canónigo Doctoral en 2003. Administrador parroquial de La Cañada y Costacabana (2005-2006); y de nuevo párroco de la importante parroquia de San Sebastián de la Capital de Almería, desde 2006. De 1989 a 1992 ejerció como Vicerrector del Seminario, Formador y Director espiritual en los Seminarios Mayor y Menor de Almería. Defensor del Vínculo y Promotor de Justicia (desde 1989). Delegado Episcopal en el Colegio Diocesano de San Ildefonso (1991-1994). Profesor (desde 1990) y Rector en el «Instituto Teológico San Indalecio» para la formación teológica y pastoral diocesana (1993-1997). Delegado Episcopal del IV Sínodo Diocesano (1996-1999). En el «Centro de Estudios Eclesiásticos» del Seminario Conciliar (afiliado a la Facultad de Granada) ha sido Jefe de Estudios (1996-2003), Profesor de Teología (1997-2003), y es actualmente Profesor Ordinario de Derecho Canónico (desde 2005). En el «Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Almería» (adscrito a la Universidad Pontificia de Salamanca), ha sido Profesor de Derecho Canónico y Síntesis teológica (2007-2008). Entre otros cargos que ha desempeñado, el Obispo de Guadix fue durante años Profesor de Religión en diversos Institutos de Enseñanza Media (1989-1994). Responsable de Formación Espiritual de grupos de matrimonios. Como miembro del Tribunal Eclesiástico, ha sido en diversas causas Juez instructor y «ad casum»; entre ellas en la Causa de los Mártires de Almería (2003). Representante del Obispado de Almería en Unicaja (2001-2007). Miembros del Consejo Presbiteral (1995-2006), Consejo Pastoral Diocesano (1995-2006), Colegio de Consultores (desde 1995), Consejo Diocesano de Asuntos Económicos (2003-2005) y Consejo Diocesano de Arte y Patrimonio (1997-2005). El 3 de diciembre Su Santidad el Papa Benedicto XVI nombró a Mons. Ginés Ramón García Beltrán como nuevo obispo de Guadix. El 27 de febrero de 2010 fue consagrado obispo en la Plaza de Las Palomas, de la ciudad accitana. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Permanete y Presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, desde el 12 de marzo de 2014. Anteriomente había sido miembro de la CEMCS y de la Comisión Episcopal de Patrimonio, desde 2010 a 2014. En la Asamblea de Obispos del Sur de España es el Obispo delegado para los Medios de Comunicación Social. El 13 de julio de 2016 fue nombrado miembro de la Secretaría para la Comunicación de la Santa Sede.