SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI: LA FIESTA DEL AMOR CRISTIANO

eusebiohernandezobtarazonaMons. Eusebio Hernández       Queridos hermanos y amigos:

Celebramos en este domingo la solemnidad del Corpus Christi, una de las fiestas más populares y arraigadas en nuestra nación, pocos serán los pueblos o ciudades que no tengan en este día una solemne y popular procesión acompañando a Jesús Eucaristía por sus calles. Una participación importante es la de tantos niños y niñas que con sus vestidos de la primera comunión acompañaran a Cristo en las distintas procesiones.

Cristo ocupa hoy las calles de nuestras ciudades y pueblos y con Él el pueblo cristiano que, junto a su Señor, quiere transmitir un mensaje de amor, de esperanza y de paz a todos los que la contemplan.

La Eucaristía está unida a la caridad y al amor cristiano, en la Eucaristía recibimos el amor de Cristo entregado por nosotros y, llenos de Él, somos invitados a vivir como transmisores de su amor y su caridad. Por eso hoy la Iglesia en España une a este día una jornada dedicada a Cáritas.

Cáritas es la presencia caritativa de la Iglesia que presta hoy en día un servicio imprescindible en nuestra sociedad y lleva a todos el esfuerzo que los cristianos realizamos con nuestros donativos para paliar las dificultades y sufrimientos de muchas familias que sufren la dureza de la crisis económica.

La Iglesia se preocupa por los problemas que hoy en día azotan a nuestra sociedad y quiere poner a disposición de ella aquello que pueda colaborar en un mundo más justo en el que el bien de cada persona prime por encima de la codicia financiera y la avaricia personal.

Recientemente los obispos españoles hemos querido transmitir esta preocupación con una reflexión sobre estos problemas de nuestra sociedad. El pasado 24 de abril en Ávila, en la conclusión de la Plenaria de la Conferencia Episcopal, quisimos transmitir a nuestra sociedad una Instrucción Pastoral titulada Iglesia, servidora de los pobres.

Como decimos en la Introducción de este documento: Como pastores de la Iglesia, queremos compartir con los fieles y con cuantos quieran escucharnos nuestra preocupación ante la difícil situación que estamos viviendo y que a tantos afecta. Nuestra reflexión en esta Instrucción es algo que modestamente queremos ofrecer a nuestra sociedad basada en la Doctrina Social de la Iglesia.

Ningún cristiano puede permanecer indiferente ante la situación social que nos interpela, por ello quiero agradecer a todas las instituciones eclesiales que, con un esfuerzo generoso y muchas veces con escasos recursos, colaboran a mantenernos solidarios con los que más lo necesitan.

Especialmente en este día quiero manifestar mi agradecimiento a Cáritas que en nuestra diócesis de forma humilde pero eficaz, a pesar de sus menguados ingresos, multiplican por mil la caridad de todos. Apoyemos hoy a Cáritas con nuestra oración y con nuestras donaciones.

Con todo afecto os saludo y os bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 278 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.